elsevier

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'BMC NUTRITION'

Descubren por qué las bebidas azucaradas y las comidas ricas en proteínas no combinan bien

JANO.es · 21 julio 2017 02:05

Un estudio desvela que hasta un tercio de las calorías adicionales que aportan las bebidas no se acaba gastando, al tiempo que se produce una disminución de la eficiencia metabólica que lleva al organismo a almacenar más grasa.

Comer un plato rico en proteínas acompañado de una bebida azucarada no suele ser una buena combinación, según han visto científicos del Centro de Investigación de Nutrición Humana de Grand Forks, Estados Unidos, ya que puede alterar de forma negativa el balance energético y conllevar una mayor acumulación de grasa.

Así se desprende de los resultados de un pequeño estudio publicado en la revista BMC Nutrition, que desvela que hasta un tercio de las calorías adicionales que aportan las bebidas azucaradas no se acaban gastando, al tiempo que se produce una disminución de la eficiencia metabólica que "lleva al organismo a almacenar más grasa", apunta Shanon Casperson. Los investigadores descubrieron que la inclusión de una bebida azucarada redujo en un 8% la oxidación de la grasa, que inicia la descomposición de las moléculas de grasa después de una comida.

Si la bebida azucarada se consumió junto con alimentos en los que las proteínas representaban el 15% de toda la ingesta, la oxidación de la grasa disminuyó en 7,2 gramos de media. Y si la bebida azucarada se consumía con un consumo de proteínas del 30%, la oxidación de la grasa disminuía hasta 12,6 gramos de media.

Asimismo, comer con una bebida azucarada también aumentaba la cantidad de energía utilizada para metabolizar la comida. "Nos sorprendió el impacto que las bebidas azucaradas tuvieron en el metabolismo cuando se tomaron con comidas de alto contenido proteico. Esta combinación también aumentó el deseo de los participantes de comer alimentos salados durante las cuatro horas posteriores", ha explicado Shanon Casperson, autora del estudio.

En total reclutaron 27 adultos sanos (13 hombres y 14 mujeres) de unos 23 años de edad media, que recibieron dos comidas (desayuno y almuerzo) con un contenido de proteínas superior al 15 por ciento tras un día de ayuno nocturno, y otras dos comidas en las que las proteínas representaban el 30 por ciento de la dieta, también después de otra noche de ayuno.

El aumento del contenido proteico se compensó con una disminución de los carbohidratos. Además, todas las comidas contenían 17 gramos de grasa y 500 kilocalorías, con la diferencia de que en una de ellas tomaron una bebida azucarada y en la otra una sin azúcar.

Un calorímetro para observar el impacto en cada caso

Los investigadores utilizaron un calorímetro ambiental que mide la constante térmica y permite predecir cómo los cambios en la dieta afectan al gasto energético y la forma en que los nutrientes son procesados por el organismo. De hecho, es capaz de determinar cuántos gramos de carbohidratos, proteínas y grasas se están usando y cuántas calorías se están quemando cada minuto. "Nuestros hallazgos sugieren que consumir una bebida azucarada con la comida afecta a ambos lados de la ecuación del equilibrio energético", según Casperson.

En lo que respecta a la ingesta, la energía adicional de la bebida no hizo que la gente se sintiera más saciada, mientras que las calorías adicionales no se gastaron y la oxidación de la grasa se redujo. Unos resultados que proporcionan una mayor comprensión del papel potencial de las bebidas azucaradas en el aumento de peso y la obesidad, ha explicado.

No obstante, los autores aclaran que los cambios en la dieta se midieron sólo por un tiempo corto y se debe tener precaución cuando se extrapolan los datos a cambios nutricionales más prolongados. Asimismo, entienden que como el estudio se ha llevado a cabo en adultos con un peso saludable, las personas con sobrepeso pueden responder de manera diferente a los cambios en la dieta.

Noticias relacionadas

20 Dic 2016 - Actualidad

La subida de los impuestos a las bebidas azucaradas repercute en la salud pública si conlleva una reformulación de las bebidas

La reducción del 30% del contenido de azúcar en las bebidas con niveles más altos y de un 15% en las bebidas con azúcar medio propiciaría que en Reino Unido hubiera 14.400 obesos menos.

12 Jul 2016 - Actualidad

Más de 5 bebidas azucaradas o light por semana incrementan el riesgo de desarrollar síndrome metabólico

Así lo revela una investigación realizada con 1.868 personas de entre 55 y 80 años con alto riesgo cardiovascular.

03 Nov 2015 - Actualidad

Más riesgo de insuficiencia cardíaca con 2 bebidas azucaradas al día

Durante 12 años, más de 42.000 habitantes de Suecia anotaron a diario cuántas bebibas endulzadas tomaban; ahora, el estudio de esos datos vincula la ingesta de dos o más vasos con un mayor riesgo de IC.

JANO:
Política de privacidad
Publicidad
Sitios Elsevier:
Elsevier.es
Elsevier.com
Fisterra.com

JANO.es es un portal dirigido exclusivamente a los profesionales de la salud.

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utlización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.