elsevier

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'NEUROLOGY'

El enfriamiento corporal tras un paro cardíaco durante 24 horas reduce el riesgo de daño cerebral

JANO.es · 11 mayo 2017 13:05

Un estudio con pacientes tratados con descargas en el corazón después de un paro cardíaco y que están en coma, muestra que enfriar el cuerpo a 32-34 ºC, aumenta la probabilidad de recuperar la función cerebral.

El enfriamiento del cuerpo puede reducir las lesiones cerebrales de las personas en estado de coma después de haber sido revividos de un paro cardíaco, según revela una nueva guía desarrollada por la Academia Americana de Neurología (AAN) y publicada este miércoles en Neurology. La guía -apoyada por la Sociedad de Cuidados Neurocríticos-- recomienda a las familias que pregunten si su ser querido cumple los requisitos para ser sometido a este procedimiento.

"Las personas que están en coma después de ser resucitadas de un paro cardíaco requieren complejos neurológicos y atención médica y los neurólogos pueden desempeñar un papel clave en la mejora de los resultados mediante el suministro de técnicas de enfriamiento del cuerpo", explica el presidente del comité de la guía, Romergryko G. Geocadin, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, y miembro de la Academia Americana de Neurología. "Esta guía recomienda que el enfriamiento se utilice más a menudo para los pacientes que cumplan los requisitos", añade.

Para la guía, 11 expertos revisaron todas las evidencias disponibles de estudios realizados durante los últimos 50 años sobre maneras de reducir las lesiones cerebrales en personas que están comatosas después de la reanimación por paro cardíaco. Encontraron pruebas sólidas de que para pacientes tratados con descargas eléctricas en el corazón después de un paro cardíaco extrahospitalario y que están en coma, enfriar el cuerpo a entre 32 a 34 ºC durante 24 horas, lo que se llama hipotermia terapéutica, es eficaz para mejorar sus posibilidades de recuperación de la función cerebral.

También hallaron evidencia moderada de que mantener el cuerpo enfriado a 36 grados C durante 24 horas seguido de recalentamiento a 37,5 grados C durante 8 horas, lo que se denomina control de temperatura dirigido, también resulta efectivo a la hora de ayudar a reducir la lesión cerebral después de un paro cardíaco.

"Aunque se ha debatido sobre qué protocolo de enfriamiento es mejor, nuestra guía encontró que ambas terapias han mostrado el mismo resultado --destaca Geocadin--. Las familias pueden preguntarle a su médico si su ser querido cumple los criterios para el enfriamiento del cuerpo". La directriz de la Academia Americana de Neurología recomienda que los estudios futuros traten de encontrar las temperaturas óptimas objetivo y las tasas de enfriamiento y recalentamiento del cuerpo, así como examinar qué métodos de enfriamiento funcionan mejor.

Noticias relacionadas

05 Dic 2012 - Actualidad

La hipotermia a 32 ºC reduce las secuelas cerebrales de una parada cardíaca en el 44% de los casos

Dos tercios de las personas que sobreviven a una parada cardiaca arrastran secuelas neurológicas

20 Nov 2012 - Actualidad

La hipotermia mejora la recuperación tras una parada cardíaca

El Hospital Clínic de Barcelona trata con esta técnica al menos a un paciente al mes en situación de parada cardíaca súbita.

20 Mar 2012 - Actualidad

Vall d’Hebron coordinará en España el mayor estudio europeo sobre el uso de la hipotermia en el ictus

El proyecto, dotado con cerca de 11 millones de euros, pretende determinar los beneficios de someter al cerebro a temperaturas de 33-34 ºC durante las 6 horas inmediatamente posteriores a un ictus.

JANO:
Política de privacidad
Publicidad
Sitios Elsevier:
Elsevier.es
Elsevier.com
Fisterra.com

JANO.es es un portal dirigido exclusivamente a los profesionales de la salud.

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utlización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.