Miércoles, 20 de Febrero del 2019

Últimas noticias

MEDICINA PREVENTIVA

Más urgencias e ingresos hospitalarios en Navidad

JANO.es · 18 diciembre 2008 12:09

Crisis hipertensivas, diabetes, gota y patologías del tracto digestivo son las causas principales que se atienden con mayor frecuencia en urgencias durante estas fechas

"Las descompensaciones de patologías previas son el motivo más frecuente por el que aumenta el número de consultas de los servicios de urgencias y de ingresos hospitalarios durante la fechas navideñas", tal y como señala la Dra. Carolina Díaz, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Internacional Xanit.
 
Este aumento ronda aproximadamente el 25% y las descompensaciones más frecuentes durante esta época son las crisis hipertensivas, diabetes, gota y patologías del tracto digestivo (gastritis, reflujo gastroesofágico, pancreatitis, cólicos biliares y gastroenteritis), que se producen como consecuencia de los excesos en la alimentación que tienen lugar estos días.
 
Dado que estas patologías suelen ser las que se ven más afectadas por los excesos, los pacientes con hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, cardiopatías, enfermedades renales, hepatopatías u otras patologías digestivas deben tener un cuidado especial. Asimismo, "las enfermedades neurológicas, como por ejemplo la epilepsia, se ven claramente influenciadas por la ingesta de alcohol o la falta de horas de sueño", apunta la Dra. Díaz.
 
En este sentido, el exceso de alcohol puede producir efectos sobre el organismo o sobre el comportamiento. "En relación con el organismo —indica la Dra. Díaz— el alcohol puede producir irritación de la mucosa gástrica, nauseas, vómitos, cefaleas, trastornos de la visión, de la marcha y del equilibrio, del lenguaje y de los reflejos. En caso de intoxicación etílica grave, el paciente puede entrar en coma o sufrir una parada respiratoria como consecuencia de depresión del sistema nervioso central".
 
Sobre cómo afecta en el comportamiento, el alcohol produce sensación de euforia, desinhibición, agitación, labilidad emocional e incluso amnesia del periodo de embriaguez.
 
Asimismo, "tras la ingesta de alcohol es recomendable ingerir agua en cantidades abundantes antes de irse a dormir, de forma profiláctica, y por la mañana tomar infusiones mentoladas, dieta suave, lácteos y algún analgésico y antiemético si fuera preciso".
 
En cuanto a los efectos del exceso de comida las consecuencias más comunes serían: digestiones pesadas, nauseas, vómitos, ardores, diarrea y las descompensaciones de patologías prevalentes.
 
Consejos generales para evitar que los excesos tengan consecuencias sobre la salud:
 
-Realizar ejercicio físico diario.
-Beber agua en cantidad suficiente.
-Dormir un mínimo de horas.
-Realizar almuerzos más frugales si el exceso lo vamos a cometer en la cena.
-Procurar no llegar con mucho apetito a la comida, tomando un aperitivo sano previamente, como por ejemplo un yogurt o una fruta.
-Servir la comida en platos pequeños.
-Masticar despacio.
-Tras la cena, esperar 2-3 horas antes de dormir.
-Sustituir el café por infusiones.
 

Noticias relacionadas

04 Jan 2008 - Actualidad

Gastroenteritis más frecuentes en Navidad

La mayor incidencia de infecciones víricas y los excesos en las comidas han incrementado de manera notable los casos de la enfermedad en los servicios de Urgencias

11 Dec 2007 - Actualidad

Secuelas de la Navidad

Médicos de familia alertan sobre crisis emocionales por ausencias o por malas relaciones familiares y sobre los trastornos físicos derivados de los excesos de comida

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?