Martes, 15 de Octubre del 2019

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'THE ANNALS OF THORACIC SURGERY'

Asocian los niveles de urea en sangre en pacientes operados de corazón con el riesgo de ictus postoperatorio

JANO.es · 09 abril 2015

Un estudio sobre 5.498 adultos intervenidos establece que en los individuos con valores superiores a 25 mg/dl, la probabilidad de accidente cerebrovascular es mayor.

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) señala que los niveles de urea en sangre, así como el control de los factores de riesgo (edad, hipertensión, sedentarismo, obesidad, dislipemia o tabaquismo) se asocian con el 9% de los ictus postoperatorios en pacientes intervenidos del corazón. Así lo indica un estudio llevado a cabo por investigadores del Wake Forest Baptist Medical Center, que analizó un total de 5.498 adultos intervenidos de corazón con edades comprendidas entre los 18 y los 90 años y resultó que 180 pacientes sufrieron un ictus durante los diez días posteriores a la operación.

La investigación, publicada en The Annals of Thoraric Surgery, examinó la urea en sangre de los pacientes y observó que aquellos que presentan niveles superiores a 25 mg/dl tienen un mayor riesgo de padecer un ictus. “El estudio muestra que los pacientes que presentan en el postoperatorio inmediato unos niveles de urea en sangre superiores a los óptimos, de 6 a 20 mg/dl, se encuentran en una situación de enfermedad vascular, en este caso renal, ya que el volumen de sangre que circula por los vasos sanguíneos hasta los riñones es menor y estos no funcionan de manera correcta”, explica la Dra. Rosa María Lidón Corbí, presidenta de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la SEC. “La arteriopatía es una enfermedad generalizada, de modo que una persona que padezca una patología aterosclerótica vascular en el riñón será propensa a que esta se encuentre presente en otros órganos, incluyendo los vasos intracraneales que acaben desembocando en un ictus”, aclara.

Los investigadores del estudio detectaron diferentes momentos en que los pacientes intervenidos desarrollaron el ictus. Por una parte, aquellos que habían padecido el accidente cerebrovascular durante la operación debido a procedimientos quirúrgicos, como la manipulación de la arteria aorta; y por otra, un 13,5% de los pacientes analizados padecieron un ictus en los diez días después del procedimiento quirúrgico. La Dra. Lidón apunta que, “cuando el paciente se despierta tras la operación y no presenta manifestaciones neurológicas, no se puede relacionar la intervención con el ictus que pueda sufrir en los días sucesivos. En este caso, y dado el aumento de urea en sangre del paciente ya operado, el desarrollo del ictus podría deberse a otros factores como mala perfusión o cierto grado de deshidratación que impide que la sangre circule de forma fluida por los vasos sanguíneos. Por ello, de este estudio cabe destacar el uso de los niveles elevados de urea en sangre como potentes marcadores de ictus, junto a los factores de riesgo cardiovascular, que permitirán ver en qué grupo de pacientes tenemos que prestar especial atención”.

Este nuevo indicador cerebrovascular se une a los ya conocidos factores de riesgo. En esta línea, la investigación identificó que el riesgo de padecer un ictus postoperatorio se multiplica entre 2 y 3 veces por cada uno de los siguientes factores: ser fumador, tener la presión diastólica (la mínima) alta antes de la cirugía, que la cirugía se haya tenido que hacer de forma urgente o cuando los niveles de urea en sangre en el postoperatorio inmediato son elevados.

Por ello, la SEC recomienda controlar estos factores de riesgo, ya que aumentan de manera notable el riesgo de padecer un ictus tras una operación de corazón. “Las posibilidades de sufrir un ictus postoperatorio se sitúan entre un 0,8% y un 9%, un porcentaje que varía según el control que tengamos de los factores de riesgo. Controlando el hábito tabáquico, el consumo excesivo de alcohol o la presión arterial reducimos casi en un 10% este riesgo. Estas cifras resaltan la importancia de mantener unos hábitos saludables y controlar los factores de riesgo cardiovascular clásicos, y así evitar cualquier episodio, tanto cardiaco como cerebrovascular”, cuenta la Dra. Lidón Corbí, quien afirma que “un simple análisis de sangre realizado inmediatamente tras una operación de corazón que determine los niveles de urea en sangre, como ha demostrado el estudio, son un potente predictor de ictus que añade valor pronóstico a los factores de riesgo convencionales”.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular causada por una disminución u obstrucción del flujo sanguíneo, de modo que la sangre no llega al cerebro. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2013 se produjeron 27.850 muertes en España, y se calcula que cada seis minutos se produce un ictus en nuestro país. Hasta un 30% de estas patologías cerebrovasculares están relacionadas con enfermedades cardiovasculares como la fibrilación auricular, la insuficiencia cardiaca congestiva, el infarto agudo de miocardio e incluso los pacientes sometidos a intervenciones cardiacas como un cateterismo o una operación de bypass pueden padecer un ictus, tal y como demuestra el estudio.

Noticias relacionadas

25 Jun 2012 - Actualidad

Científicos españoles participan en la primera guía clínica sobre los fallos en el ciclo de urea

La publicación incluye siete enfermedades que provocan errores del ciclo de la urea, y que en España afectan a uno de cada 5.000 - 20.000 recién nacidos al año.

21 May 2008 - Actualidad

Primer trasplante celular hepático de España

Llevado a cabo por médicos del Hospital La Fe de Valencia a una niña de 12 años con déficit metabólico de urea

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?