Jueves, 18 de Abril del 2024

Últimas noticias

UROLOGÍA

Cada año 15.000 españoles son diagnosticados de cáncer de vejiga

JANO.es · 16 junio 2008

La incidencia de este tumor va en aumento debido, en gran parte, a una mayor esperanza de vida de la población y a su incremento entre la población femenina

Cada año algo más de 15.000 españoles son diagnosticados de cáncer de vejiga, un tumor cuya incidencia va en aumento debido, en gran parte, a una mayor esperanza de vida de la población y a su incremento entre la población femenina. El hábito del tabaco está haciendo que esta enfermedad, poco frecuente hasta ahora en mujeres, aumente de forma extraordinaria. De hecho, se estima que en un futuro cercano la incidencia del cáncer de vejiga se igualará entre ambos sexos precisamente por el incremento de mujeres fumadoras. "Desde hace 20 años hay un aumento de incidencia de cáncer de vejiga en nuestro país. La principal razón es el aumento del consumo de tabaco, y que este consumo comienza cada vez a edades más jóvenes", afirmó el Dr. Juan Palou, jefe de la Unidad de Urología Oncológica de la Fundació Puigvert, y miembro de la Asociación Española de Urología (AEU), que hoy clausura su LXXIII Congreso Nacional en Barcelona.
 
El 60% de los tumores de vejiga se produce en fumadores activos. Entre un 50 y un 70% de los fumadores acaban desarrollando este tumor. Se trata del cuarto cáncer más común en el varón y del tumor urológico más frecuente, detrás del de próstata, y el que más consultas e ingresos hospitalarios motiva. El tabaquismo es uno de los factores más importantes junto a otros como la exposición mantenida a determinadas sustancias relacionadas con industrias de colorantes, tintes, disolventes, etc.
 
Según los especialistas, el tumor vesical es un proceso oncológico que en muchas ocasiones posee una evolución favorable, por lo que la tasa de mortalidad no es tan elevada como haría prever su elevada incidencia. "El perfil del paciente con un tumor vesical en nuestro país suele responder al de un varón de entre 55 y 75 años, fumador durante varios años y que presenta sangre en la orina o hematuria. La intensidad del consumo de tabaco, el número de años fumando y la edad de inicio son variables por tanto que incrementan el riesgo", explica el Dr. Palou.
 
Por su parte, el Dr. Bernardino Miñana, jefe de Servicio de Urología del Hospital Morales Meseguer de Murcia, considera que el cáncer de vejiga debería ser considerado un verdadero problema sanitario en España. "Su importancia se pone de manifiesto al considerar que está a la cabeza de incidencia y mortalidad en Europa. Se diagnostican algo más de 15.000 pacientes anuales y la tasa de mortalidad en el varón supera los 13 casos por cien mil habitantes y año, representando alrededor del 6% de las defunciones por cáncer en varones", resalta el citado especialista.
 
Sangre en la orina: principal signo de alerta
En todos los casos el principal síntoma que alerta al paciente es la presencia de sangre en la orina (hematuria). "La aparición inesperada de sangre en la orina -explica el Dr. Palou-, es un signo por excelencia. Frente a esta manifestación tenemos la obligación de pensar que se puede tratar de un caso de cáncer de vejiga, por lo que hay que analizarla". La hematuria suele aparecer la mayoría de las veces de manera aislada: no se acompaña de dolor, ni urgencia en las ganas de orinar, ni de otros trastornos miccionales. Los urólogos recomiendan al paciente acudir inmediatamente a la consulta cuando aparece este síntoma.
 
El diagnóstico precoz de este proceso oncológico es el medio más eficaz de combatir un tumor cuya capacidad de diseminación, y por tanto de desarrollar metástasis, se produce en una fase avanzada de su evolución. "Sin embargo, en este tipo de tumores no se está haciendo cribado de población, como se hace en el de mama o próstata, por lo que es más difícil detectar precozmente al tumor. De todas formas –apunta este especialista-, los pacientes cada vez acuden antes a la consulta al aparecer sangre en la orina, por lo que probablemente podemos actuar con mayor brevedad y aumentar la posibilidad de curación en los tumores músculo-invasivos o infiltrantes" destaca el Dr. Palou.
 
Tratamiento y avances
El tratamiento se selecciona en función del momento evolutivo del tumor. Básicamente se pueden distinguir dos tipos de tumor: los superficiales o no músculo-invasivos y los infiltrantes o invasivos. Los primeros son los que, en la mayoría de los casos, no comportan un riesgo vital para el paciente y afortunadamente son los más numerosos. En ellos se consigue un control de casi el 80% de los casos con tratamientos conservadores, sin necesidad de extirpar la vejiga, y con un seguimiento adecuado del paciente. "En la actualidad, en al campo de los pacientes con tumores que no infiltran el músculo se está avanzando en varios sentidos –asegura el Dr. Miñana-. Por un lado, en la realización de intervenciones más precisas gracias a la ayuda de la endoscopia de fluorescencia. Por otro, se están centrando los esfuerzos en poder perfilar mejor a los pacientes según diferencias de riesgo para adecuar la carga de recursos al mismo. De todas formas, seguimos en la búsqueda de tratamientos endovesicales más efectivos y tolerados para el control local de la enfermedad".
 
Los pacientes con tumores que infiltran al músculo tienen un peor pronóstico y, con frecuencia (30-40%) presentan metástasis ganglionares o viscerales en el momento del diagnóstico. La supervivencia global a los 5 años está alrededor del 60%. "Desafortunadamente, se ha avanzado poco en la mejora de la supervivencia global en de estos pacientes –asegura el Dr. Miñana-, especialmente por la ausencia de una quimioterapia sistémica realmente efectiva que permita el control de las micrometástasis a distancia. Por ello, los esfuerzos actuales se centran en tratar de identificar aquellos pacientes con mayor riesgo de enfermedad sistémica al diagnóstico para aplicar tratamientos multimodales que permitan mejorar la supervivencia".
 
Entre los nuevos avances, el Dr. Palou resalta el descubrimiento, en colaboración con el CNIO, de un nuevo marcador, la proteína ezrin, en pacientes con un tumor no invasivo y de mal pronóstico. "Se trata de un grupo de pacientes con cáncer superficial, que en un 20-30% acaban desarrollando un tumor agresivo y en muchos casos provocando su fallecimiento. Hemos descubierto que los tumores que tienen déficit de esta proteína tienen un mal pronóstico, por lo que debemos tratarlos desde el principio con cirugía radical, en lugar de las instilaciones de BCG, para evitar así su progresión y peor pronóstico", destaca el especialista.
 
Igualmente, el Dr. Palou subraya que han empezado a utilizar la cirugía laparoscópica robotizada en algunos pacientes. "Concretamente en nuestro centro, ya hemos intervenido con el robot Da Vinci a cinco pacientes y los resultados han sido muy positivos. La cirugía robótica nos permite ser más precisos, reducir la hemorragia, y mejorar la potencia sexual postoperatoria", concluye este especialista.
 

Noticias relacionadas

23 May 2008 - Actualidad

Aumenta el cáncer de vejiga en la población femenina

Según los especialistas, la principal causa de este incremento de la incidencia es el tabaquismo, cada vez más prevalente entre las mujeres

03 Apr 2008 - Actualidad

Nuevo marcador del riesgo de cáncer de vejiga

Investigadores españoles señalan que medida global de la hipometilación del ADN en sangre es un factor de riesgo independiente de este tipo de tumor

13 Dec 2007 - Actualidad

Prueba genética para la detección del cáncer de vejiga

Investigadores de la Fundación Puigvert de Barcelona han identificado 14 marcadores de este tumor que pueden identificarse en muestras de orina, sin utilizar métodos invasivos más dolorosos para el paciente

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?