Lunes, 04 de Julio del 2022

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'DIABETES'

Científicos del IRB descubren cómo la conexión entre hígado y cerebro regula el apetito

JANO.es · 13 noviembre 2014

Un estudio liderado por Joan J. Guinovart demuestra que cuando el hígado tiene reservas altas de glucosa evita que engorden, aunque se les ofrece una dieta muy apetitosa, porque se sienten saciados.

Los pacientes diabéticos no almacenan bien la glucosa en el hígado, uno de los motivos –no el único- por el que sufren hiperglucemia, es decir, por el que tienen demasiado azúcar en la sangre. Un estudio liderado por Joan J. Guinovart en el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) ha demostrado que cuando el hígado tiene reservas altas de glucosa, los pacientes experimentan sensación de saciedad, lo que evita que engorden. Se trata de la primera vez que se observa esta conexión entre hígado y apetito. Los autores del estudio, publicado en Diabetes, concluyen que aumentar la producción de glucógeno hepático sería un tratamiento eficaz para mejorar la diabetes y la obesidad.

“Es interesante comprobar que lo que ocurre en el hígado tiene efectos directos sobre el apetito y desvelamos lo que ocurre a nivel molecular”, explica Guinovart, quien dirige uno de los laboratorios más experimentados del mundo en metabolismo del glucógeno y patologías asociadas. “Entendiendo qué funciona mal en diabetes y obesidad a nivel molecular estaremos más cerca de proponer nuevas dianas terapéuticas y encontrar soluciones”, prosigue, no sin puntualizar que ambas patologías se pueden prevenir comiendo equilibradamente y haciendo ejercicio diario. “Ya sólo con buenos hábitos los casos de diabetes tipo 2 caerían a la mitad”, recuerda Guinovart.

Conexión hígado-cerebro

Los científicos se preguntaron por qué los ratones que acumulaban más glucógeno en hígado, aún sometiéndolos a una dieta apetitosa, no engordaban. Así, observaron que, en el cerebro de estos ratones, había pocas moléculas estimulantes del apetito y muchas moléculas depresoras. “Y dimos por fin con la pista, con la señal que podía explicar la conexión hígado-cerebro”, explica Iliana López-Soldado, investigadora postdoctoral que ha trabajado 3 años en los experimentos.

La clave de la conexión entre hígado y cerebro es el ATP, la molécula utilizada por todos los organismos vivos para proporcionar energía a las células, y que está habitualmente alterada en diabetes y obesidad. “Hemos constadado cómo se correlacionan los niveles altos de glucógeno en hígado, los niveles constantes de ATP y los niveles altos de moléculas saciantes en el cerebro de los ratones”, explica López-Soldado.

Este trabajo ha sido financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y la red CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas (CIBERDEM) de la que forma parte el laboratorio dirigido por Joan Guinovart, también catedrático de la Universidad de Barcelona.

Noticias relacionadas

13 Nov 2014 - Actualidad

Asocian el incremento de la prevalencia de la diabetes con el avance de la obesidad

Las nuevas terapias logran un buen control glucémico sin ganancia de peso o incluso con reducciones significativas, según subrayan los especialistas.

13 Nov 2014 - Actualidad

Más del 50% de los pacientes cardiópatas presenta diabetes o trastornos metabólicos

Pese a que el conocimiento de los cardiólogos en relación con los antidiabéticos orales (ADO) ha aumentado, un 80,7% considera que el grado de formación sobre la enfermedad es insuficiente.

06 Nov 2014 - Actualidad

La actividad física, fundamental para pacientes con diabetes

El representante de la Sociedad Española de Diabetes Ángel Díaz recuerda que "los mejores tratamientos contra esta patología, al margen de los farmacológicos, son las dietas y el ejercicio".

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?