Domingo, 16 de Junio del 2024

Últimas noticias

OBSTETRICIA

Ciertos fármacos para la depresión y la ansiedad se asocian con parto prematuro

JANO.es · 26 enero 2010

Tomar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y benzodiacepinas durante la gestación incrementan el riesgo de algunas complicaciones

Las embarazadas que toman ciertos fármacos para la depresión o la ansiedad podrían correr más riesgo de dar a luz prematuramente o de presentar otras complicaciones del parto, según un nuevo estudio, publicado en el “American Journal of Obstetrics & Gynecology”.

Un equipo halló entre casi 3.000 mujeres que tuvieron un niño en el estado de Washington, que aquellas que habían comenzado a tomar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) en el segundo o tercer trimestre tenían mayor riesgo de parto prematuro.

Pero ese riesgo no se observó en las mujeres que habían empezado a usar los ISRS antes del embarazo o durante el primer trimestre de gestación. El equipo identificó también un aumento del riesgo de parto prematuro entre las usuarias de benzodiacepinas, sin importar cuándo habían comenzado a tomarlas. Esos tratamientos también aumentaron el riesgo de sufrir otras complicaciones, incluido bajo peso al nacer, problemas respiratorios en el recién nacido y un baja puntuación en el test de Apgar.

Aún no está claro qué significa el estudio para las mujeres que toman ISRS o benzodiacepinas. Un problema es que la investigación no pudo estimar los beneficios de la medicación, señaló la Dra. Ronit Calderon-Margalit, Hebrew University (Israel). Todo peligro de usar esos fármacos en el embarazo se debe comparar con el riesgo de dejar sin tratamiento a personas con ansiedad y depresión, señalan los autores.

El estudio incluyó a 2.793 embarazadas. El 11% usaba un pscofármaco en el embarazo. De este grupo, 138 tomaban un ISRS y 85, una benzodiacepina.

El 9% de las mujeres que no usaban esos fármacos dio luz un niño prematuro, comparado con la mitad de las usuarias de benzodiacepinas. El 14% de las mujeres que tomaban ISRS tuvo un niño prematuro, pero el aumento del riesgo se concentró en el grupo que había comenzado a tomar un antidepresivo después del primer trimestre. De esas 21 mujeres, 16 tuvieron un parto prematuro.

Otro tipo de complicaciones, a menudo asociadas con el parto antes de término, también fueron más altas en las usuarias de benzodiacepinas que en el resto. El 17% de los recién nacidos presentó síndrome de estrés respiratorio y un tercio necesitó hospitalización en unidades de terapia intensiva. Esas cifras fueron un 3% y un 6%, respectivamente, para los recién nacidos de las mujeres que no habían usado fármacos psiquiátricos durante el embarazo.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?