Sábado, 08 de Mayo del 2021

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'NATURE'

Confirmado el papel de la quinasa S6K1 en obesidad y envejecimiento

JANO.es · 09 febrero 2017

Un estudio apunta que la fosforilación de una enzima media las respuestas metabólicas S6K1-dependientes relacionadas con estos dos procesos.

Científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y de la Universidad de Barcelona (UB), con George Thomas y Sara Kozma a la cabeza, publican en la revista Nature un artículo sobre el rol de la quinasa S6K1 en el cambio de función de la enzima glutamil-prolil-tRNA sintetasa (EPRS).  

Así, dicha enzima pasaría de inhibidora de la traducción a transportadora de ácidos grasos. El estudio se llevó a cabo en colaboración con expertos de la Cleveland Clinic y la Universidad de Illinois, y podría conducir potencialmente al desarrollo de biomarcadores y terapias dirigidas contra la obesidad y el envejecimiento.

Estudios anteriores de Thomas, jefe del grupo de investigación en Metabolismo y el Cáncer, y Kozma ya habían demostrado que S6K1 desempeña un papel crítico en la expansión de los tejidos grasos mediante la regulación transcripcional de la diferenciación de las células madre mesenquimales (MSC) en  adipocitos (células de grasa).

“Mientras tanto”, cuenta Thomas, "Paul Fox se puso en contacto con nosotros proponiendo una posible conexión entre S6K1 y la enzima EPRS. Juntos descubrimos que la fosforilación de S6K1 es necesaria para liberar EPRS de su papel habitual en la síntesis de proteínas y formar el complejo  inhibidor de la traducción de interferón ɣ (GAIT), que bloquea la traducción de genes regulados por el interferón".

Doble papel de S6K1

Paralelamente, los autores observaron que EPRS media la localización de la proteína de transporte de ácidos grasos 1 (FATP1) a la membrana, estimulando la captación de ácidos grasos de cadena larga.

"Esto confirmó el doble papel de S6K1 en su contribución a la adiposidad y el envejecimiento. De hecho, los ratones con EPRS sin fosforilar presentan las mismas características físicas (fenotipo) que los ratones deficientes en S6K1: peso corporal bajo, masa de tejido adiposo reducida y aumento de la esperanza de vida. Estos resultados refuerzan el concepto de que S6K1 puede servir como biomarcador de la obesidad o como diana de fármacos contra la obesidad", añade Kozma.

Kozma colabora actualmente con el grupo de investigación CIBERobn en Girona para obtener muestras de tejido graso humano para validar estos resultados en seres humanos y desarrollar nuevos biomarcadores de expansión del tejido adiposo.

Noticias relacionadas

06 Feb 2017 - Actualidad

La pobreza acorta la vida más que la obesidad, el alcohol y la hipertensión

Un macroestudio critica que la OMS no incluya la desigualdad como factor determinante de la salud, tan importante o más que otros que sí forman parte de sus objetivos y recomendaciones.

20 Jan 2017 - Actualidad

Los niños con asma presentan un mayor riesgo de obesidad

Un estudio muestra que los niños pequeños con asma son un 51% más propensos a convertirse en obesos en la siguiente década en comparación con los niños que no tienen asma.

10 Jan 2017 - Actualidad

El gen FTO, asociado a la obesidad, no limita el efecto de las dietas ni el del ejercicio

Investigadores de la Universidad de Navarra, junto con 10 equipos internacionales, han analizado los datos de 10.000 voluntarios.

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?