Viernes, 01 de Marzo del 2024

Últimas noticias

PREVENCIÓN Y SALUD PÚBLICA

Contestar mensajes al volante es tan peligroso como duplicar la tasa de alcoholemia permitida

JANO.es · 12 marzo 2013

Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, comparan los efectos del uso del móvil con los del alcohol en la conducción a través de una simulación.

Las universidades australianas de Wollongong, Victoria, Tecnológica de Swinburne, y el Instituto para la Respiración y el Sueño, han medido, junto con la Universidad de Barcelona, la capacidad de reacción al volante de doce voluntarios sanos mientras participaban en un test de simulación de conducción que duró dos días (separados por una semana).

Por un lado, los voluntarios realizaron la prueba después de consumir alcohol, y por otro, mientras utilizaban el teléfono móvil. Quedaron excluidos del test los bebedores habituales y los individuos que no habían ingerido nunca alcohol antes del experimento.

“El estudio lo realizamos en Australia y los participantes, estudiantes con permiso de conducción, tenían que mantener su posición en el centro del carril de la izquierda de la pantalla, a una velocidad entre 60 y 80 kilómetros por hora, y frenar cada vez que veían aparecer un camión”, explica a SINC Sumie Leung Shuk Man, investigadora de la Universidad de Barcelona y coautora del estudio, que publica la revista Traffic Injury Prevention.

Al comparar el nivel de concentración de alcohol en sangre (BAC) con los efectos del uso del móvil, los investigadores observaron que cuando la conversación telefónica requería una mayor atención, el equivalente en el test de alcoholemia se hallaba por encima de lo permitido en España (0,5 gramos/litro). Para simular el efecto del manos libres utilizaron unos auriculares y un micrófono.

El manos libres no supera el test

“Cuando se trataba de una conversación simple, a través del manos libres, los efectos eran comparables al nivel de alcoholemia de 0,04 g/l –que está por debajo del límite legal de 0,5 g/l de países como en España y Australia–. Sin embargo, cuando la conversación requería más atención, su análogo en nivel de alcohol se disparaba hasta el 0,7 g/l –por encima del límite legal en estos dos países, pero por debajo del de otros como EE UU o Reino Unido, que permiten hasta un 0,8 g/l–  y si se trataba de contestar a mensajes de texto, hasta una tasa de 1 g/l –que es ilegal en cualquiera de estos países–“, explica esta científica.

“Nuestros resultados sugieren que el uso de dispositivos de manos libres también pueden suponer un riesgo importante para los conductores. Ahora requieren más investigaciones y que las autoridades nacionales conozcan los pros y los contras minuciosamente”, concluye la experta.

Noticias relacionadas

03 Jan 2013 - Actualidad

El Gobierno planea restringir el consumo de alcohol en adolescentes

El delegado para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Babín, aboga por poner "barreras y límites a la accesibilidad de esta sustancial" tras los buenos resultados de la ley antitabaco.

27 Jan 2012 - Actualidad

El alcohol está detrás de la mitad de las urgencias por politraumatismos graves

Un estudio del Hospital Clínic muestra que la edad media de los accidentados es de 38 años, y que en el 19% de los casos se había consumido algún otro tipo de sustancia, al margen del alcohol.

09 Jan 2012 - Actualidad

Un 11% de los conductores españoles se pone al volante bajo los efectos de las drogas

Un estudio promovido por la Comisión Europea subraya que el porcentaje de individuos que conduce después de consumir cannabis o cocaína supera al de quienes únicamente han tomado alcohol.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?