Domingo, 18 de Agosto del 2019

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'CIRCULATION'

Dejar de fumar tras un infarto proporciona una rápida mejoría

JANO.es · 26 agosto 2015

Un estudio estadounidense muestra que los pacientes que abandonan el hábito después de un infarto presentan un nivel de recuperación intermedio en lo que respecta a dolor torácico, salud mental y calidad de vida.

Un estudio acaba de demostrar que dejar de fumar después de un ataque al corazón tiene beneficios inmediatos, incluyendo menos dolor en el pecho, mejor calidad de la vida cotidiana y mejor salud mental. Muchos de estos progresos se hacen evidentes tan sólo un mes después de abandonar el tabaco y son más pronunciados después de un año, según una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos.

"Incluso en las personas que fumaban y tuvieron un ataque al corazón, vemos mejoras bastante rápidas en medidas importantes de la salud y la calidad de vida cuando dejan de fumar después de sus ataques al corazón, en comparación con las personas que continúan fumando", afirma la profesora asistente de Medicina Sharon Cresci, autora principal del trabajo, que se publica en Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

Hace tiempo que se sabe que dejar de fumar después de un ataque al corazón reduce el riesgo de que se produzca otro ataque ataque y el riesgo de muerte en general, pero se sabía poco acerca de otros beneficios que podrían tener un efecto más inmediato en la vida cotidiana de la y proporcionar una motivación adicional para dejar el hábito.

Los investigadores analizaron los datos de cerca de 4.000 pacientes que participan en varios ensayos grandes que analizan los ataques cardiacos y la recuperación. En el momento de los ataques cardiacos, los pacientes fueron clasificados como personas que nunca habían fumado, exfumadores que dejaron el tabaco antes de los ataques al corazón o fumadores activos. Entre los fumadores activos, el 46% abandonó el hábito en el primer año después de sus ataques al corazón.

"Obviamente, los pacientes que nunca habían fumado evolucionaron mejor después de sus ataques al corazón --señala Cresci--; los que habían dejado de fumar antes de los ataques al corazón se hallaban en un estado semejante al de quienes nunca habían fumado, y los pacientes que habían dejado de fumar después de los ataques al corazón presentaban un nivel intermedio de recuperación, pero se hallaban notablemente mejor que los fumadores activos, a los que les fue peor en la cantidad de dolor en el pecho que experimentan y en sus respuestas a los cuestionarios que evalúan la salud mental y calidad de vida".

Las mejoras en la salud siguieron siendo significativas incluso cuando los científicos controlaron otros factores que inciden en la salud mental y la calidad de vida, como depresión prexistente, otros trastornos médicos y factores socioeconómicos. Uno de los indicadores más importantes de cómo le va a un paciente después de un ataque al corazón es la frecuencia y el grado de angina --dolor o pesadez en el pecho que puede irradiarse hacia el brazo izquierdo y el cuello--. A veces incluye náuseas y dificultad para respirar.

Cuando se mantiene durante un periodo de tiempo, la angina de pecho puede indicar que una persona está teniendo un ataque al corazón. Además, episodios breves, incluso intermitentes, durante un paseo o cuando se suben escaleras, pueden ser alarmantes, reduciendo la calidad de vida y afectando a la salud mental.

"La angina de pecho puede ser muy debilitante para los pacientes --apunta Cresci, cardiólogo que trata a pacientes en el 'Barnes-Jewish Hospital', en Saint Louis, Estados Unidos--. Los episodios de angina de pecho son alarmantes, especialmente cuando los pacientes acaban de tener un ataque al corazón. Los síntomas son una señal de que el corazón no está recibiendo suficiente oxígeno, lo que afecta la calidad de vida cotidiana de la gente".

Cresci subraya que la atención estándar para los fumadores que han tenido ataques cardiacos incluye ofrecer apoyo para dejar de fumar. Cresci, también profesor asistente de Genética, está realizando estudios mirando los factores genéticos que podrían hacer que sea más fácil para algunas personas dejar de fumar. Un estudio investiga si la genética puede predecir qué pacientes pueden beneficiarse más de tipos específicos de estrategias para dejar de fumar, como el reemplazo de la nicotina o el asesoramiento.

Noticias relacionadas

14 Jul 2015 - Actualidad

Los laboratorios siguen la pista de la paradoja francesa: poca mortalidad por infartos y alto consumo de grasas

La industria farmacéutica intenta reproducir los efectos saludables del vino con pastillas basadas en uno de sus componentes: el resveratrol.

22 Jan 2015 - Actualidad

Dejar el tabaco reduce en un 50% el riesgo de infarto en 1 año

La Ley Antitabaco ha reducido en un 30% el riesgo de los fumadores pasivos de desarrollar enfermedades cardiovasculares e incluso cáncer, según la SEH-LEHLA.

01 Sep 2014 - Actualidad

El riesgo cardiovascular persiste 2 años tras un infarto de miocardio

Un estudio muestra que la vulnerabilidad de quienes ya se han visto afectados por un ataque cardíaco no se reduce significativamente durante el segundo año, en el que las probabilidades de un segundo episodio son del 11,3%.

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?