Lunes, 30 de Enero del 2023

Últimas noticias

CONGRESO MUNDIAL DE LA SOCIEDAD INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN ARTROSIS

Desarrollan una herramienta que permite observar la huella cerebral del dolor provocado por la artrosis

LUCILA RODRÍGUEZ-EUROPA PRESS · 04 mayo 2015

El sistema, ideado por investigadores del Hospital del Mar, permite la visualización de la diferencia de presión en el oxígeno.

El reumatólogo y experto del Hospital del Mar de Barcelona, Jordi Monfort, ha desarollado una herramienta que identifica las regiones cerebrales donde se produce el dolor provocado por la artrosis y, más concretamente, el fenómeno de la sensibilización central del dolor, tal y como ha explicado a Europa Press durante el congreso de la Sociedad Internacional de Investigación en Artrosis (OARSI, por sus siglas en inglés), celebrado en Seattle, Estados Unidos.

Cuando hay dolor se origina un consumo de oxígeno en determinadas áreas del cerebro que, en ocasiones, hace que el retorno venoso contenga un gran aporte de sangre oxigenada, provocando que el dolor sea extrañamente hiperoxigenado. Esa diferencia de presión de oxígeno es lo que los investigadores han conseguido observar a través de imágenes creadas por dicha herramienta.

"El dolor tiene tres dimensiones: analgésica, emocional y cognitiva. Gracias a este método hemos sido capaces de transformarlas en imágenes y ver en qué regiones se produce con el fin de descubrir la dimensión del dolor que estamos tratando y, a partir de ahí, realizar intervenciones con fármacos para modificar el patrón. Es, por tanto, una manera más objetiva de tratarlo que lo que venimos haciendo hasta ahora", ha apostillado.

Para llevar a cabo el estudio, se analizaron a 30 personas sanas, 30 pacientes con artrosis sensibilizados al dolor y otros 30 no sensibilizados. A todos ellos, se les realizó una presión sobre la interlinea medial de la rodilla, sobre la tibia y, además, le pusieron calor en el brazo. De esta forma, los investigadores pretendían comprobar la posibilidad de que aunque el dolor se produzca en un sitio localizado, en el cerebro se crean circuitos redundantes que provocan dolencias en otras partes del cuerpo.

Así, descubrieron que cuando se les presionaba en la interlinea medial no se producía ninguna diferencia entre los artrósicos sensibilizados y los no sensibilizados, al igual que cuando se les administraba calor en el brazo. Sin embargo, sí hallaron "importantes" diferencias cuando se presionaba la parte de la tibia, afectando más a los pacientes sensibilizados.

"Se trata de un método muy interesante que cuando se lleve a la práctica clínica puede facilitar el tratamiento de esta enfermedad, porque vamos a ser capaces de saber qué partes son las que les duelen a los pacientes y cómo hay que abordarlas, si desde el punto de vista farmacológico, psicológico o con otras terapias", ha recalcado el experto.

Finalmente, el grupo liderado por Monfort ha desvelado que, al contrario de lo que ocurre con la fibromialgia, cuando el paciente con artrosis está en reposo no se produce una hipoconectividad cerebral del dolor con otras áreas como, por ejemplo, las auditivas o visuales, y, por tanto, durante estos momentos la enfermedad no suele manifestarse en su punto álgido.

Noticias relacionadas

22 Apr 2015 - Actualidad

Un compuesto derivado del jengibre podría frenar el desarrollo de la artrosis

Un equipo del Instituto de Investigación de la Fundación Jiménez Díaz descubre un potencial tratamiento que actúa sobre dianas terapéuticas implicadas en el desarrollo y evolución de esta patología reumática.

30 Mar 2015 - Actualidad

La artrosis dolorosa de rodilla en mujeres puede estar asociada con un mayor riesgo de mortalidad

Un estudio sugiere que cualquier dolor de rodilla en la osteoartritis, en contraposición con el dolor en la mano, es un factor de mortalidad cardiovascular temprana, probablemente debido a la disminución de la movilidad.

08 Oct 2014 - Actualidad

SEMERGEN emprende un estudio sobre el impacto de las enfermedades asociadas a la artrosis de rodilla

La investigación, cuyos resultados estarán disponibles en 2015, tendrá en cuenta los tratamientos farmacológicos en curso, la presencia de comorbilidades, la intensidad del dolor, la capacidad funcional, y la calidad de vida de los pacientes.

Copyright © 2023 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?