Lunes, 17 de Enero del 2022

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'CIRCULATION'

El malestar emocional y el trabajo pesado, desencadenantes de infarto

JANO.es · 11 octubre 2016

Un estudio con pacientes infartados de más de 52 países establece una asociación entre el enfado o el esfuerzo físico y la aparición de los síntomas de infarto al cabo de una hora.

Experimentar enfado/malestar emocional o un esfuerzo físico pesado duplica el riesgo de infarto, y estar enojado o molesto emocionalmente mientras se realiza algún esfuerzo físico pesado lo triplica, según una nueva investigación que se publica en Circulation, la revista de la Asociación Americana del Corazón.

Los investigadores encontraron una asociación (más del doble de riesgo) entre el malestar emocional y la aparición de los síntomas de ataque al corazón dentro de una hora; igual que ocurre con el esfuerzo físico pesado durante la hora anterior a un primer ataque al corazón. Sin embargo, la relación fue más estrecha (más de tres veces el riesgo) se da en aquellos pacientes que recordaban estar tristes o tener un trastorno emocional y al mismo tiempo realizar un esfuerzo físico pesado.

"Estudios anteriores habían explorado estos desencadenantes de un ataque al corazón; pero tenían menor número de participantes o se completaron en un solo país", afirma Andrew Smyth, autor principal del estudio e investigador en el Instituto de Investigación de la Salud de la Población en la Universidad McMaster en Canadá, y en el Centro de Investigación Clínica HRB en Galway, Irlanda. "Este es el primer estudio que representa incluye la mayoría de los principales grupos étnicos de todo el mundo", subraya.

Los investigadores analizaron los datos de 12.461 pacientes con una edad media de 58 años que participaron en InterHeart, un estudio de pacientes infartados de 52 países. Los participantes completaron un cuestionario acerca de si habían tenido alguno de los factores desencadenantes durante la hora anterior al infarto y si habían experimentado alguno de los factores desencadenantes a la misma hora durante el día anterior al infarto.

Incremento de la presión arterial y la frecuencia cardíaca

Los autores afirmaron que estos detonantes parecían aumentar de forma independiente el riesgo de infarto de una persona más allá de lo planteado por otros factores de riesgo, como la edad, el tabaquismo, la obesidad, la hipertensión arterial y otros problemas de salud. Según Smyth, se cree que los factores emocionales y físicos extremos tienen efectos similares en el organismo.

"Ambos pueden aumentar la presión arterial y la frecuencia cardíaca, cambiando el flujo de la sangre a través de los vasos sanguíneos y reduciendo el suministro de sangre al corazón -explica--. Esto es particularmente importante en los vasos sanguíneos ya estrechados por la placa, lo que podría bloquear el flujo de sangre que conduce a un ataque al corazón".

"La actividad física regular tiene muchos beneficios para la salud, incluyendo la prevención de enfermedades del corazón, por lo que queremos que esto continúe", apunta. "Sin embargo, recomendamos que una persona que está enfadada o molesta que quiere hacer ejercicio para despejar la mente no vaya más allá de su rutina normal hasta los extremos de la actividad", añade.

Una limitación del estudio fue que los participantes tenían que recordar sus desencadenantes y que tras un ataque al corazón, una persona puede tender más a decir que experimentó un detonante más de lo que diría si no hubiera sufrido el infarto cardiaco. Además, no se les dio a los participantes ninguna descripción exacta de qué era estar triste o tener un trastorno emocional o realizar grandes esfuerzos físicos. Estos detonantes autodefinidos parecen tener el mismo efecto en todos los países y grupos étnicos.

Noticias relacionadas

26 Sep 2016 - Actualidad

La inactividad, causa del 30% de los infartos y anginas de pecho

En el marco de la VII Carrera Popular del Corazón, celebrada el sábado en Madrid, la Fundación Española del Corazón recuerda que la práctica de ejercicio es fundamental para la prevención de la enfermedad cardiovascular.

31 Aug 2016 - Actualidad

La presión positiva continua en la apnea de sueño mejora la calidad de vida pero no ayuda a evitar infartos ni ictus

El uso de este dispositivo en síndrome de apnea moderada o grave con enfermedades coronarias o cerebrovasculares no contribuye a evitar problemas cardiovasculares graves.

23 Aug 2016 - Actualidad

Los pacientes con artrosis sintomática de manos tienen más riesgo de infarto de miocardio

Asi lo establece un estudio, que cifra el riesgo de cardiopatía coronaria en más del doble en pacientes con artrosis con dolor y rigidez, frente a los que sufren únicamente artrosis radiológica.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?