Martes, 25 de Junio del 2024

Últimas noticias

IX CONGRESO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE NUTRICIÓN COMUNITARIA

El menor consumo de alimentos deteriora la salud física y psíquica de las personas mayores

JANO.es · 09 noviembre 2012

Uno de los colectivos más afectados por una inadecuada hidratación, o por las consecuencias que se derivan de ella, es el de los ancianos, según recuerdan especialistas en nutrición comunitaria.

Una correcta hidratación, junto a una alimentación adecuada y una actividad física adaptada a las capacidades de cada individuo, son las bases de la salud, capacidad funcional y calidad de vida en las personas mayores, ya que “un menor consumo de alimentos y bebidas y la menor actividad física suponen un grave deterioro físico y psíquico, morbilidad y mortalidad en los ancianos”. Ésta es una de las cuestiones planteadas por la Dra. Rosa Mª Ortega, en el IX Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), que se celebra en Cádiz desde el pasado 7 de noviembre.

Recientes investigaciones han puesto de manifiesto que los hábitos de la población se alejan paulatinamente del ideal teórico. Para la Dra. Ortega, catedrática de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y participante en la mesa redonda ‘Actividad física, hidratación y nutrición saludables’, “el desconocimiento observado en temas de nutrición, es más grave y evidente en temas de hidratación. Con frecuencia las personas no pueden precisar lo que han bebido y tampoco saben lo que deberían beber. La población no tiene conocimiento sobre la cantidad de líquido que deben tomar, y suele consumir una cantidad insuficiente”.

Una de las poblaciones más afectadas por una inadecuada hidratación, o las consecuencias que se derivan de ella, son las personas mayores, ya que “tienen menor cantidad total de agua en el cuerpo, su percepción de sed es menor que la de las personas jóvenes, y sus funciones renales se reducen con la edad, a lo que se suma que beban poco por la incontinencia urinaria”, aseguró la Dra. Ortega. Esta experta en nutrición también advirtió de que al riesgo de no tener una adecuada hidratación, se añade la disminución de la actividad física, “lo que condiciona un deterioro de la composición corporal, un menor gasto energético y mayor riesgo de obesidad y padecimiento de determinadas deficiencias, tanto cognitivas como físicas”.

A pesar de que hacen falta más investigaciones en este campo, la catedrática explicó que lo que sí se conoce es que “la percepción de la sensación de sed no garantiza una correcta hidratación y que las personas mayores pueden presentar con frecuencia una hidratación inadecuada”.

Ante ello, la Dra. Ortega hizo hincapié en que es necesario establecer “un orden y una pauta reglada respecto a la ingesta diaria de líquido que resulta conveniente tomar” y, “una referencia para valorar la ingesta de líquidos de los diferentes colectivos, prestando especial atención a las personas de edad avanzada como grupo de riesgo”.

Inculcar hábitos saludables

Por otro lado, el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presidente de la Academia Española de Nutrición y Ciencias de la Alimentación, el Dr. Lluís Serra-Majem, incidió en la poca información existente sobre la relación entre el consumo de líquidos y los niveles de actividad física en niños y adolescentes. Según este experto, el porcentaje de esta población que no consume la cantidad de líquido necesaria a lo largo del día ”es mayor entre los muy sedentarios que entre los físicamente activos”, algo en lo que influyen “una serie de condicionantes demográficos, sociales y ambientales, al igual que su estado de hidratación”, por lo que es importante “promover la actividad física entre los más jóvenes para que los hábitos saludables, incluidos los de hidratación, perduren y se transmitan en el conjunto de la población”.

A este respecto, el Dr. Serra-Majem recordó que cerca del 50% de niños y adolescentes españoles no realizan suficiente actividad física, siendo además los ciudadanos europeos que menos ejercicio practican en horario extraescolar.

Noticias relacionadas

24 Jan 2012 - Actualidad

Subrayan la importancia de detectar las señales que alertan de la desnutrición en ancianos

Participantes en un foro sobre alimentación y ancianidad abogan por que la valoración geriátrica de un paciente incluya la ingesta dietética, la calórica y el Índice de Masa Corporal (IMC).

09 Jan 2012 - Actualidad

La desnutrición afecta al 20% de los ancianos que viven solos

Detrás de esta carencia suele haber problemas como la pérdida de piezas dentarias, la dificultad para tragar, la ingesta de fármacos y la pérdida de apetito.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?