Viernes, 24 de Septiembre del 2021

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'PLOS NEGLECTED TROPICAL DISEASE'

El riesgo de leishmaniasis se multiplica por 100 en pacientes que han recibido un órgano

SINC · 23 noviembre 2015

Un estudio confirma que, en zonas de brote de la enfermedad, la probabilidad de desarrollar la forma más grave (leishmaniasis visceral) se centuplica en individuos trasplantados.

Desde los años 90, el número de casos de leishmaniasis en pacientes receptores de trasplantes de órganos se ha cuadriplicado. Además, la mayoría de los casos se han descrito en personas que viven en países de la cuenca mediterránea, donde la enfermedad se desarrolla habitualmente.

Científicos del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), en colaboración con el Hospital 12 de Octubre y el Hospital de Fuenlabrada, analizaron a 63 receptores de trasplantes de órgano sólido para conocer cuántos de ellos habían estado en contacto con el parásito causante aunque no hubieran desarrollado la patología; y evaluar el riesgo real de leishmaniasis más adelante.

“Ser receptor de un trasplante de órgano es cada vez más frecuente entre la población española y, por tanto, es necesario prevenir el riesgo de infección entre los pacientes trasplantados y establecer las medidas de manejo y profilaxis adecuadas de los casos clínicos para evitar recaídas”, explica a Sinc Javier Moreno, investigador del ISCIII y autor del estudio, publicado en la revista PLoS Neglected Tropical Disease.

Para los expertos, estas medidas tienen más sentido en zonas en las que se produce un brote, como Fuenlabrada. “Durante este brote se reportaron 8 casos de leishmaniasis visceral (LV, la forma más grave, que puede tener complicaciones mortales) entre unos 130 pacientes trasplantados que viven allí”, añade Moreno.

“Comparando esta incidencia con la de pacientes inmunocompetentes, es decir, con un sistema inmunológico normal, se demuestra que el riesgo de desarrollar LV es más de cien veces mayor en pacientes trasplantados”, continúa.

Por otro lado, el segundo objetivo del trabajo fue saber, en los pacientes que habían tenido LV y habían sido tratados, si la recuperación fue completa o existía riesgo de recaída, un hecho muy habitual entre los pacientes inmunodeprimidos.

En el seguimiento de estos pacientes se utilizaron no solo las técnicas serológicas y parasitológicas normales para el diagnóstico de la leishmaniasis, sino que se introdujeron ensayos de proliferación linfocitaria y producción de citoquinas para determinar la respuesta celular específica frente al parásito, puestos a punto por Eugenia Carrillo, investigadora del Laboratorio de Leishmaniasis del ISCIII.

“Observamos que había una correlación estrecha entre los niveles de estimulación y de producción de citoquinas obtenidos en los cultivos y los niveles de citoquinas detectados en el plasma, lo que permitía confirmar que ambas técnicas eran equivalentes, aunque mucho más sencilla la segunda que la primera”, indica la investigadora española.

Estos ensayos permiten detectar, en combinación con las técnicas habituales, las personas que han estado en contacto con el parásito y que, aunque no estén enfermas, podrían desarrollar la enfermedad en el futuro. De hecho, en estos pacientes trasplantados es habitual que la LV aparezca tras meses o años de terapia inmunosupresora para evitar el rechazo.

Cómo impedir la recaída

En pacientes trasplantados que ya habían desarrollado LV y habían sido tratados, estas técnicas permitieron confirmar la recuperación (no solo clínica sino también inmunológica) o, en caso contrario, plantear la conveniencia de nuevos tratamientos quimioterapéuticos para evitar la recaída.

“Estas pruebas sirven también para evaluar el contacto previo con el parásito en aquellos individuos que van a recibir un trasplante de órgano sólido y van a estar bajo tratamiento inmunosupresor a largo plazo. En estos casos, existe el riesgo de que el paciente, aunque tenga una respuesta celular protectora frente a Leishmania, la pierda con el tratamiento y acabe desarrollando una LV”, concluyen los investigadores.

----------------------------------

La enfermedad en España

En España la leishmaniasis está causada por el parásito Leishmania infantum y está presente en prácticamente todo el territorio peninsular y las Islas Baleares. La incidencia media anual notificada es de 0,45 casos/100.000 habitantes (4.966 casos entre 1997 y 2011).

Un tercio de los casos de leishmaniasis reportados en nuestro país se producen en niños menores de 9 años y otro tercio corresponde a individuos adultos coinfectados con VIH, ya que dicha infección es un factor de riesgo importante para el desarrollo de leishmaniasis visceral (LV) y las recaídas después del tratamiento.

Otras condiciones de inmunosupresión, como las causadas por trasplantes de órgano sólido y los tratamientos biológicos inmunosupresores, se suman en la actualidad a la infección por VIH como factor de riesgo individual para LV.

Noticias relacionadas

13 Apr 2015 - Actualidad

Investigadores de la Complutense diseñan un nanomedicamento oral que evita la toxicidad en los riñones

La acumulación selectiva en el bazo y el hígado es importante para tratar la leishmaniasis visceral, una infección producida por parásitos ubicados especialmente en estos dos órganos.

06 Mar 2015 - Actualidad

Identifican alrededor de 600 compuestos contra la leishmaniasis, el chagas y el mal del sueño

Los resultados del estudio, llevado a cabo en el campus de I+D que GlaxoSmithKline tiene en Tres Cantos, se publican en abierto.

12 Feb 2015 - Actualidad

La Rovira i Virigili pone en marcha un estudio para diagnosticar enfermedades tropicales a través del aliento

El estudio, de 4 años de curación, se centra en la investigación de la hidatidosis, la leishmaniosis y el dengue, incluidas en la lista elaborada por la OMS de 17 enfermedades tropicales desatendidas.

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?