Lunes, 22 de Abril del 2024

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

El síndrome de apnea del sueño aumenta el riesgo de cardiopatía entre 4 y 5 veces en los hombres

JANO.es · 25 junio 2012

Diversos estudios demuestran que el riesgo cardiovascular puede reducirse en las personas que están tratadas correctamente con los dispositivos de presión positiva continua.

Las mujeres que padecen el síndrome de apnea del sueño tienen un riesgo 3,5 veces más elevado de padecer una enfermedad del corazón, mientras que el riesgo en los hombres es entre cuatro y cinco veces superior, según diversos estudios citados por la Fundación Española del Corazón (FEC).

El SAHS es una enfermedad respiratoria que consiste en la obstrucción del paso del aire a través de la vía aérea superior (situada a nivel de la garganta) durante el sueño, lo que provoca ronquidos, interrupciones de la respiración, sueño intranquilo y sensación de haber descansado mal, con cansancio y somnolencia durante el día. Lo más frecuente es que sea la familia la que detecta los síntomas, sobre todo el ronquido, que suele ser cada vez más intenso.

Aunque es un trastorno muy común, más del 80% de las personas no están diagnosticadas. La enfermedad se diagnostica mediante un estudio de sueño, a partir del recuento del número de paradas respiratorias completas (apneas) o parciales (hipopneas) por hora de estudio. Cuando son más de cinco apneas e hipopneas por hora se habla de una forma leve de enfermedad y cuando son más de 30 por hora, se trata de un grado más severo.

“Son varios los estudios que asocian el síndrome de apneas del sueño con un aumento del riesgo cardiovascular”, indica el Dr. Adrián Revello, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardiólogo del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, de Sevilla. Según señala el Dr. Revello, “se ha demostrado una clara relación entre el SAHS y la progresión de la hipertensión arterial sistémica, así como un aumento del riesgo de padecer otras enfermedades cardiovasculares importantes, como la cardiopatía isquémica, los accidentes cerebrovasculares o las arritmias, fundamentalmente la fibrilación auricular.”

El síndrome de apneas del sueño aumenta el riesgo cardiovascular debido a que, al dejar de respirar durante el sueño, baja el nivel de oxígeno en la sangre, lo cual produce una situación de estrés cardiovascular que afecta a todo el organismo. Según explica este especialista, “al obstruirse la vía aérea superior y producirse la parada respiratoria, cae el nivel de oxígeno en la sangre de las arterias. Esto, entre otras muchas cosas perjudiciales, genera una descarga de hormonas del estrés (como adrenalina y noradrenalina), las cuales provocan picos de hipertensión y taquicardia que llevan a una situación de estrés cardiovascular durante el sueño. Si esto se produce repetidamente durante mucho tiempo puede tener repercusiones clínicas, como desarrollo de hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares, cardiopatía isquémica o arritmias”.

Una de las últimas investigaciones, realizada por científicos españoles y publicada en la prestigiosa revista Annals of Internal Medicine, ha concluido, después de haber estudiado a 1.116 mujeres, que el grupo de las que tenía SAHS grave y recibió el tratamiento con dispositivo de presión positiva continua (CPAP), presentó un riesgo de mortalidad cardiovascular similar al del grupo de mujeres sin la enfermedad, lo que significa que el tratamiento con CPAP reduce la mortalidad hasta niveles semejantes a los de mujeres sin síndrome de apnea. Además, dicho estudio también detectó que el grado de cumplimiento del tratamiento con CPAP se asociaba de forma significativa al riesgo cardiovascular, es decir, que aquellas mujeres que usaban durante más horas el CPAP estaban más protegidas frente a este riesgo.

-----------

Consejos que de la FEC para aquellas personas que sufran apenas:


Desde la Fundación Española del Corazón se quieren destacar una serie de recomendaciones dirigidas a mejorar la calidad de vida de todas aquellas personas que sufran un síndrome de apnea del sueño:

Mantenerse en el peso adecuado, ya que el sobrepeso es uno los mayores factores de riesgo para esta enfermedad y para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

Abstenerse del consumo de bebidas alcohólicas, sedantes y relajantes musculares, ya que conllevan a una mayor tendencia a la obstrucción de la vía aérea, sobre todo cuando se consumen durante las horas previas al sueño

Consultar al médico cuando haya una sospecha de que pueda existir la enfermedad, tanto en base a los síntomas que suele detectar quien observa dormir al paciente (como los ronquidos o las paradas respiratorias) como los que presenta el paciente mismo (cansancio por la mañana y somnolencia excesiva durante el día)

Noticias relacionadas

23 May 2012 - Actualidad

La ausencia de síntomas en la apnea del sueño también esconde riesgos cardiovasculares

Un estudio del Hospital Universitario de Álava en colaboración con otros 13 hospitales españoles concluye que los pacientes que no presentan somnolencia tienen las mismas probabilidades que el resto de padecer estas enfermedades.

21 May 2012 - Actualidad

Las apneas del sueño multiplican el riesgo de cáncer, así como su gravedad

En un estudio del Clínic con ratones cancerosos, los ejemplares que fueron sometidos a hipoxias intermitentes desarrollaron un tumor el doble de rápido que el resto y, además, con más necrosis.

19 Mar 2012 - Actualidad

Hasta un 30% de los pacientes con apnea del sueño incumple el tratamiento

La CPAP detecta las inspiraciones y las espiraciones, proporciona la presión justa en cada momento de la respiración, y aporte al flujo de aire la humedad que el paciente necesita en cada caso.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?