Sábado, 03 de Diciembre del 2022

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

Elevados niveles de testosterona pueden perjudicar gravemente al corazón

JANO.es y agencias · 16 mayo 2011

La Sociedad Española de Cardiología alerta del uso indebido de esta hormona en deportistas que pretenden lograr un incremento de su masa muscular de manera acelerada.

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha alertado de que los altos niveles de testosterona pueden aumentar “notablemente” el riesgo de padecer eventos cardiovasculares adversos, según pone de manifiesto un estudio realizado por científicos de la Boston University School of Medicine y del Boston Medical Center, publicado en The New England Journal of Medicine.
 
La testosterona resulta un tratamiento habitual para hombres de edad avanzada que presentan una movilidad reducida, aunque el uso de esta hormona, a juicio de la sociedad científica, está empleándose “indebidamente” en los últimos tiempos por deportistas que pretenden lograr un incremento de su masa muscular de manera acelerada.
 
En el trabajo se analizó durante nueve meses a 209 hombres mayores de 65 años que padecían problemas de movilidad. Para superar estas dificultades, se les administró testosterona a 106 y los otros 103 fueron tratados con placebo. Tras el tiempo de estudio, se concluyó que el 22% de los hombres a los que se les había medicado con testosterona presentaba uno o más eventos cardiovasculares adversos, frente a menos de un 5% de los miembros del otro grupo, a pesar de lograr mejorar su capacidad física en piernas y pecho.
 
Esta investigación abre un debate sobre si las mediciones de testosterona en un futuro serán útiles para valorar las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, de modo que se consideren las dosis altas de esta hormona como un nuevo factor de riesgo cardiovascular.
 
No obstante, la SEC ha alertado de que, en los últimos años, el uso de la testosterona como método de dopaje en el ámbito deportivo está siendo “cada vez más habitual”, a través de la cual se consigue aumentar la masa muscular “de manera vertiginosa”, aunque “deben considerarse seriamente los efectos secundarios que ésta conlleva”.
 
La administración de testosterona engrosa el músculo cardiaco de manera artificial, un aumento que, si fuera producido por el ejercicio físico continuado, la perfusión se incrementaría de manera paralela pero, al no ser así, esta relación pierde su proporcionalidad, haciendo que el miocito presente un déficit en el riego sanguíneo y una consecuente disminución del aporte de oxígeno, favoreciendo la aparición de isquemia.
 
“Con el tiempo, si se deja de administrar testosterona, puede reducirse la hipertrofia en el miocito, pero apenas disminuye la fibrosis”, ha explicado la miembro de la SEC, cardióloga deportiva y miembro del Consejo Superior de Deportes (CSD), la Dra. Araceli Boraíta, al tiempo que ha añadido que “además de la hipertrofia miocárdica, el exceso de testosterona también produce rigidez del músculo cardiaco y disfunción diastólica ventricular, al mismo tiempo que favorece la hipertensión arterial.

Noticias relacionadas

05 Jul 2010 - Actualidad

Los niveles altos de testosterona podrían aumentar el riesgo cardíaco de los hombres mayores

Un estudio demuestra que los mayores de 65 años con altos niveles de testosterona son más propensos a tener ataques al corazón u otras enfermedades cardiovasculares.

03 Jan 2008 - Actualidad

Suplementos de testosterona a edad avanzada

Un estudio publicado en "JAMA" muestra que la hormona no mejorar la movilidad ni la función cognitiva, aunque ayuda a aumentar la masa muscular y a reducir la grasa corporal

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?