Sábado, 07 de Diciembre del 2019

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'THE LANCET'

Encarecer bebidas azucaradas, alcohol y tabaco beneficia a los más pobres

OMS · 10 abril 2018

Científicos asesores de la Organización Mundial de la Salud estudian la incidencia de los impuestos en el cáncer y otras enfermedades crónicas.

Elevar el precio de productos con un demostrado impacto negativo en la salud como el tabaco, el alcohol y las bebidas azucaradas, es una medida efectiva para frenar el avance de las enfermedades crónicas que cada año causan 7 de cada 10 muertes en todo el mundo, ha concluido un grupo internacional de científicos que asesora a la Organización Mundial de la Salud. Hasta ahora, estos impuestos sobre productos insanos han sido criticados porque impactan más negativamente a las personas con menos recursos. Este es uno de los argumentos más defendidos por la industria de las bebidas azucaradas.

“El argumento habitual ha sido que la gente más pobre dedica una mayor parte de sus ingresos a comprar estos productos, lo que es cierto, pero hasta ahora el debate se había quedado ahí”, explica Rachel Nugent, coordinadora del grupo de trabajo sobre enfermedades crónicas de la revista médica The Lancet, que publica el resultado de cinco estudios sobre el tema.

Uno de los trabajos analiza encuestas nacionales sobre el consumo de tabaco, alcohol y bebidas azucaradas entre familias con diferentes niveles de renta en 13 países, Chile, Guatemala, Panamá, Nicaragua, Albania, Polonia, Turquía, Tayikistán, Tanzania, Níger, Nigeria, India y Timor Oriental, el análisis más completo de este asunto, según The Lancet.

“Nuestros resultados muestran que los beneficios de los impuestos dependen del perfil del consumo en cada país, por lo que no se pueden hacer generalizaciones. También hemos observado que los más pobres no siempre son necesariamente los más afectados por estos impuestos y en muchos casos son los que más beneficios de salud obtienen al consumir menos estos productos y retrasar la aparición de enfermedades crónicas”, explica Nugent.

El trabajo concluye que los impuestos sobre el alcohol, las bebidas azucaradas y alimentos poco saludables repercuten sobre todo en los hogares más ricos, porque son estos los que registran un mayor consumo de estos productos. Lo mismo sucede con el tabaco, aunque en este caso la relación es menos clara, pues el tabaquismo es muy elevado entre las personas con menos recursos en muchos países. El trabajo reconoce que todos estos impuestos afectan más económicamente a las familias con menos recursos, pero añade que también son estos hogares los que podrían ganar más beneficios en su salud, pues las familias con menos renta son las que más rápido dejan de comprar estos productos si sube el precio.

El caso de México

El estudio cita el caso paradigmático de México, un país con una elevada tasa de obesidad y diabetes que aprobó un impuesto sobre bebidas azucaradas en enero de 2014. A final de ese año el consumo total de estas bebidas se redujo un 12%. La caída fue mayor —el 17%— en los hogares con menos recursos, mientras los más ricos no dejaron de comprarlas. Al mismo tiempo, la venta de agua y otras bebidas sin impuestos aumentó un 4%. El estudio resalta que los beneficios de estos impuestos para la salud es aún mayor si se tiene en cuenta que parte de los ingresos por la venta de estos productos se dedica a programas de prevención de enfermedades crónicas y fomentar hábitos saludables entre las personas de menor edad en algunos países.

Otro de los trabajos publicados detalla cómo las enfermedades crónicas se ceban más en las personas con menos renta. Los hogares con menos recursos son los que más probabilidades tienen de acabar arruinados debido al coste de los tratamientos, especialmente en países donde no hay una sanidad pública universal, según un análisis de 66 países. “Cada año, 100 millones de personas caen en la pobreza extrema debido a que tienen que sufragar de su bolsillo tratamientos médicos, y los costes relacionados con las dolencias crónicas suponen una parte muy grande de este escándalo global”, señala Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en otro comentario sobre los estudios.

Noticias relacionadas

21 Jul 2017 - Actualidad

Descubren por qué las bebidas azucaradas y las comidas ricas en proteínas no combinan bien

Un estudio desvela que hasta un tercio de las calorías adicionales que aportan las bebidas no se acaba gastando, al tiempo que se produce una disminución de la eficiencia metabólica que lleva al organismo a almacenar más grasa.

20 Dec 2016 - Actualidad

La subida de los impuestos a las bebidas azucaradas repercute en la salud pública si conlleva una reformulación de las bebidas

La reducción del 30% del contenido de azúcar en las bebidas con niveles más altos y de un 15% en las bebidas con azúcar medio propiciaría que en Reino Unido hubiera 14.400 obesos menos.

12 Jul 2016 - Actualidad

Más de 5 bebidas azucaradas o light por semana incrementan el riesgo de desarrollar síndrome metabólico

Así lo revela una investigación realizada con 1.868 personas de entre 55 y 80 años con alto riesgo cardiovascular.

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?