Sábado, 02 de Marzo del 2024

Últimas noticias

NEFROLOGÍA

España se dota del primer observatorio cardiorrenal

JANO.es · 05 marzo 2012

El objetivo de esta plataforma, promovida por la Federación ALCER, es concienciar a la población y a los pacientes sobre la importancia de la enfermedad renal crónica y la necesidad de prevenir las complicaciones cardiovasculares que ésta conlleva.

La Federación ALCER ha presentado, con ocasión del Día Mundial del Riñón, que se celebra el próximo 8 de marzo, el Observatorio Social de la Salud CardioRenal (OSSCAR), una plataforma pionera de investigación y divulgación formada por un comité científico de expertos, que cuenta con el apoyo de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN) y la colaboración de Abbott y ESTEVE. El objetivo es promover el conocimiento acerca de la enfermedad renal crónica (ERC) y concienciar a la población de la importancia de prevenir el síndrome cardiorrenal.

El comité científico del OSSCAR está integrado por un grupo multidisciplinar en el que se cuentan cardiólogos, nefrólogos y enfermeros. Según explica María Jesús Rollán, presidenta de la SEDEN, "el OSSCAR es una plataforma interactiva mediante la que pacientes y población general podrán preguntar sus dudas a los expertos, conocer su índice de masa corporal y recibir consejos cardiosaludables, así como obtener ayuda a la hora de interpretar sus pruebas analíticas”.

Entre los servicios que ofrece el OSSCAR, destaca la calculadora de riesgo cardiovascular, una herramienta basada en las Tablas de Framingham que permite estimar, de forma orientativa, el riesgo de un acontecimiento coronario (angina, infarto de miocardio silente o con síntomas, mortal o no) a 10 años.

Otras herramientas disponibles son diversas tablas de valores con las cantidades de sodio, fósforo y potasio que contienen los alimentos y las recomendaciones de consumo, así como series de ejercicio físico y un menú diario cardiosaludable, adaptado a las diferentes etapas de la ERC.
El Dr. Iñaki Lekuona, miembro del comité científico del OSSCAR y jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Quirón de Bizkaia, asegura que gran parte de la población no sabe que unos riñones enfermos pueden conllevar un corazón enfermo y viceversa. “Por ello es tan importante la labor del OSSCAR, porque informa sobre la ERC y el síndrome cardiorrenal, al mismo tiempo que ofrece recursos interactivos para abordarlos de manera efectiva”, señala.
La estrecha conexión entre la ERC y las patologías cardiovasculares
La nefropatía y la enfermedad cardiovascular están íntimamente ligadas, ya que la enfermedad de un órgano puede acarrear la enfermedad del otro, una relación que recibe el nombre de ‘síndrome cardiorrenal’. En concreto, más del 50% de los pacientes con ERC fallece como consecuencia de complicaciones cardiovasculares, con una incidencia 15 veces superior a la de la población general. “Poco importa dónde comience el problema, porque en la mayoría de las ocasiones se verán afectados los dos órganos”, afirma la Dra. Isabel Martínez, miembro del comité científico del OSSCAR y jefe de Servicio de Nefrología del Hospital Quirón de Bizkaia.
En el caso de que la enfermedad se inicie en el riñón, el paciente renal también sufrirá hipertensión en un 95% de los casos y afectación cardiovascular en un 85%; de hecho, el riñón está implicado en el origen de la hipertensión y es fundamental en su perpetuación. “Si, por el contrario, la enfermedad que se diagnostica es una insuficiencia cardíaca (cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre rica en oxígeno a los tejidos del organismo), lo más probable es que no llegue suficiente sangre al riñón”, explica la Dra. Martínez. Como consecuencia, añade, “el riñón no podrá llevar a cabo normalmente su función de filtrado”.
La ERC, una enfermedad infradiagnosticada

Alrededor de un 10% de la población española sufre ERC. Sin embargo, hay también un gran porcentaje de españoles que padece esta enfermedad y lo desconoce. “El problema es que la ERC no suele dar síntomas en sus etapas iniciales y sólo aparecen cuando la afección llega a estadios muy avanzados”, advierte el Dr. Lekuona.

"En fases avanzadas, las medidas que se pueden tomar son más limitadas que si se realizara un diagnóstico precoz de la enfermedad, por lo que es necesario difundir entre la población la importancia de detectar la ERC cuanto antes”, matiza este especialista. El diagnóstico precoz en estadios 1 y 2 resulta fundamental para la posible prevención de la pérdida de función renal y de las complicaciones cardiovasculares. Según el Dr. Lekuona, “algunos pacientes que son diagnosticados en etapas muy tempranas pueden mantener su función renal durante muchos años y en algunos casos no llegan a necesitar diálisis”.

La ERC se puede diagnosticar a través de análisis de sangre y orina, ya que así se conoce el grado de funcionamiento de los riñones y, por lo tanto, se detecta si la persona reúne indicios de padecer una ERC. Otro factor que revela que puede haber un problema renal es la albúmina (proteínas), ya que su nivel bajo en sangre y alto en orina puede ser un síntoma de que los riñones comienzan a fallar.

Noticias relacionadas

11 Mar 2011 - Actualidad

La conexión cardiorrenal y la importancia de la prevención son claves en la enfermedad renal crónica

Tras la celebración del Día Mundial del Riñón, Madrid acoge un simposio centrado en la relación entre las enfermedades renales y las cardíacas.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?