Sábado, 03 de Diciembre del 2022

Últimas noticias

ONCOLOGÍA

Expertos en oncología revisan los avances en la prevención de los tipos más frecuentes de cáncer

Max Ortega. Chicago · 09 junio 2010

Además del cribado mediante colonoscopia con polipectomía para el cáncer colorrectal, varios agentes han mostrado ser útiles para la quimioprevención de distintos tipos de tumores

En el marco de la 47 reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, celebrado en Chicago, una de las sesiones estuvo dedicada a repasar los avances producidos en la prevención de varios de los tipos de tumores más comunes. La colonoscopia y la polipectomía para prevenir el cáncer de colon ocupan un lugar destacado en este sentido, lo mismo que el uso del tamoxifeno en la prevención del cáncer de mama. No obstante, la sesión se dedicó a examinar nuevas estrategias y nuevos biomarcadores.
 
El Dr. Ian Thompson, de la Universidad de Texas, revisó varios estudios que analizaron la quimioprevención del cáncer de próstata, centrándose en un ensayo iniciado en 1993 para evaluar la efectividad preventiva de la finasterida frente a placebo. Los primeros resultados, difundidos en 2003, mostraron una reducción del riesgo relativo de cáncer de próstata del 24,8% en el grupo tratado con el fármaco. No obstante, se observó que en este grupo se produjo un incremento de tumores de alto grado (37,7% frente a 22,2% en el grupo placebo). Pero a juicio del Dr. Thompson, esa preocupación es infundada, puesto que análisis posteriores de los datos muestran que finasterida mejora la sensibilidad de los métodos de detección (PSA y exploración rectal digital), así como la de la biopsia de próstata, probablemente debido a que el fármaco reduce el volumen de la próstata en un 25%. Teniendo en cuenta estos factores, la verdadera tasa de tumores de alto grado serían de 8,2% en el grupo placebo y de 6% en el grupo de finasterida.
 
Por otro lado, la Dra. Monica Bertagnoli, del Dana-Farber/Brigham and Women’s Cancer Center de Boston, declaró que la colonoscopia con polipectomía en el ámbito de la prevención del cáncer colorrectal es “la historia de un éxito”, aunque no es suficiente ante la magnitud de la enfermedad, ya que sólo en Estados Unidos se registran cerca de 50.000 casos cada año. Por ello, esta especialista abogó por profundizar en la quimioprevención. En este sentido, destacó que la modificación de la dieta no funciona. El ácido fólico no ejerce ningún efecto preventivo y los suplementos de calcio dan lugar a una reducción del 20-30% de lesiones avanzadas. Sin embargo, la combinación de sulindac y difluorometilornitina disminuye en un 70% los adenomas recurrentes. A su vez, la terapia hormonal sustitutiva también ha demostrado un efecto importante, lo mismo que el ácido acetilsalicílico, si bien los efectos adversos que pueden producir estas dos últimas terapias limitan su uso.
 

La utilidad del tamoxifeno y raloxifeno para la prevención del cáncer de mama también se analizó en esta sesión, en la que el Dr. Jack Cuzick, de la Universidad de Londres, propuso el primero de estos moduladores selectivos del receptor de estrógeno como primera elección para la quimioprevención en pacientes de alto riesgo, dejando el segundo para aquellos casos en los que el tamoxifeno no es bien tolerado. Asimismo, señaló que los inhibidores de la aromatasa son muy prometedores en este campo, aunque todavía es prematuro recomendarlos.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?