Domingo, 27 de Noviembre del 2022

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

La adaptación de la dieta a los genes se perfila como alternativa en prevención cardiovascular

JANO.es · 07 noviembre 2012

Fundación Española del Corazón sugiere que comer de forma equilibrada, practicar ejercicio de manera regular y dormir ocho horas diarias para mantener una adecuada conexión entre genoma y ambiente.

El sobrepeso y la obesidad representan ya el quinto factor principal de riesgo de defunción en todo el mundo, pues es el que está peor controlado, según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ante estas cifras, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere dar a conocer el rol que la nutrigenómica, o 'nutrición personalizada', desempeña en el campo de la prevención cardiovascular, ya que son diversas las investigaciones que demuestran que el progreso de esta disciplina permitirá prevenir y curar el desarrollo de algunas de las enfermedades más comunes.

Llevar una buena alimentación es una de las mejores formas de proteger nuestra salud, pero la realidad nos indica que con esto sólo no basta. Así lo indica el Dr. Leandro Plaza, presidente de la FEC, quien señala que “gran parte de los infartos podrían prevenirse siguiendo unos buenos hábitos alimenticios y con la práctica regular de ejercicio, a pesar de que estos conocimientos se llevan enseñando desde ya hace décadas, la realidad es que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en los países desarrollados y son las causantes del 40% de las defunciones que se producen en Europa y del 31,2% de las que tienen lugar en España”.

Por su parte, el catedrático de nutrición español, José Mª Ordovás, que desde 1982 reside en Framingham, Estados Unidos, donde dirige el Laboratorio de Nutrición y Genética de la Universidad de Tufts, en Boston, señala: "El problema más evidente del estilo de vida actual es la obesidad, que no sólo está presente en las calles de Estados Unidos, también empieza a extenderse por Europa o incluso entre la población asiática, donde este fenómeno hace dos generaciones era casi inexistente. Todo el mundo está siguiendo la misma tendencia, fruto de la globalización y del pobre estilo de vida actual, que nos va conduciendo a una sociedad con cada vez más problemas nutricionales".

En el centro de investigación estadounidense que dirige el Dr. Ordovás se ha comprobado, tras analizar a diferentes grupos sometidos a prudentes dietas alimentarias, que efectivamente existe una relación entre los factores dietéticos, polimorfismos genéticos y marcadores bioquímicos de enfermedad cardiovascular. “Cuando sometemos a un grupo de individuos a una dieta prudente se consiguen reducciones significativas tanto en el colesterol como en el peso medio del grupo, pero cuando se analiza a cada individuo por separado se observa un abanico de respuestas, ya que una misma dieta puede hacer bajar de peso a unos y en cambio no variarles en otros, eso es debido a la estructura del genoma de cada uno”, explica este especialista.

Nutrientes y genes

La nutrigenómica analiza cómo influyen los nutrientes que ingerimos en el genoma humano. Así, está demostrado que nuestros hábitos nutricionales afectan a la expresión de nuestros genes y a la estructura de nuestro epigenoma, lo que a su vez incide en nuestra predisposición a desarrollar alguna de las enfermedades más comunes (enfermedad cardiovascular, cáncer,) e influye en nuestra forma natural de modular más eficazmente ese riesgo.

En la actualidad, alrededor del 25% de la población española es obesa y más de 2,8 millones de personas fallecen cada año en todo el mundo debido a esta pandemia, según la OMS. Ante esta nueva problemática, el Dr. Ordovás aclara que, “efectivamente existe una parte de la población que es obesa primordialmente debido a sus genes, pero ésta representa un escaso porcentaje. En la mayor parte de los casos es el medio ambiente quien, actuando sobre una genética predispuesta a la obesidad, pero no determinante, hace que se produzca este desorden”. Y añade: "La obesidad es tremendamente compleja, antes la atribuíamos a comer demasiado o a movernos poco, ahora sabemos que se trata de un fenómeno mucho más complicado, no se trata solamente de comer demasiado, sino de la constitución de lo que comemos, de cuándo lo hacemos y de muchos otros aspectos de nuestro entorno y comportamiento".

Noticias relacionadas

05 Nov 2012 - Actualidad

La FEC y Madrid Fusión impulsarán la prevención de las enfermedades cardiovasculares a través de la alimentación

Ambas entidades llamarán a la población adoptar hábitos saludables para prevenir los factores de riesgo de estas dolencias.

15 Oct 2012 - Actualidad

El índice de mortalidad de la endocarditis es del 30%

El presidente del Congreso de la Sociedad Española de Infecciones Cardiovasculares, el doctor Emilio Bouza, asegura que esta enfermedad se puede prevenir evitando las endoscopias y los catéteres.

02 Oct 2012 - Actualidad

Valentín Fuster subraya el carácter adquirido del infarto de miocardio

El director del CNIC abre la I Jornada de Actualización Cardiovascular con una conferencia magistral en que insiste en el enorme impacto de la aceleración de esta enfermedad en la patología cerebral, tanto vascular como degenerativa.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?