Sábado, 07 de Diciembre del 2019

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'INTERNATIONAL JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY'

La contaminación en la India se asocia con mayor riesgo de ictus o de infarto

JANO.ES · 11 noviembre 2019

El Proyecto CHAI relaciona la exposición a partículas finas (PM2,5) con el grosor íntima-media carotídeo (GIMc), un marcador de la aterosclerosis.

Por primera vez en una población de renta media o baja, un equipo liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por ”la Caixa”, ha estudiado la relación entre la contaminación atmosférica, tanto en el exterior como el interior de las viviendas, con el grosor íntima-media carotídeo (GIMc), un marcador de la aterosclerosis.

La investigación, realizada en un área periurbana del sur de la India, muestra que las personas que más se exponen a partículas finas (PM2,5) tienen un mayor índice de GIMc, por lo que presentan mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como ictus o infarto.

Estudios previos muestran que el mecanismo más probable que relaciona la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica con enfermedades y mortalidad cardiovascular es la inflamación y la aterosclerosis, una afección que se caracteriza por la acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias.

Una forma no invasiva de identificar la aterosclerosis es midiendo el grosor de las capas más internas de la arteria carótida (GIMc) con ultrasonido. Hasta la fecha, las investigaciones que lo relacionaban con la exposición a la contaminación atmosférica se limitaban a países de ingresos altos o con niveles moderados de contaminación del aire.

Ahora, un equipo del Proyecto CHAI ha publicado un nuevo estudio que analiza dicha relación en la India, un país de renta media-baja y con niveles altos de contaminación atmosférica. La investigación, publicada en el International Journal of Epidemiology, se ha realizado a partir de 3.372 personas de una zona periurbana de Hyderabad (Telangana), en el sur del país.

Se midió el tamaño de GIMc y se estimó la exposición a la contaminación atmosférica de las y los participantes a partir del método estadístico de regresión del uso del terreno (LUR, por sus siglas en inglés) –frecuentemente utilizado en zonas urbanas de países de renta alta– para predecir los niveles de partículas finas (partículas suspendidas en el aire con diámetro inferior a 2,5 μm). También se informó del tipo de combustible que usaron para cocinar.

Los resultados mostraron que las personas que se exponían a unos niveles anuales más altos de partículas finas mostraban un GIMc más elevado, en especial en el caso de los hombres, las personas mayores de 40 años o aquellas que presentaban factores de riesgo cardiometabólico.

Más riesgo en mujeres

El 60% de las y los participantes usaba combustible de biomasa para cocinar. Otavio Ranzani, primer autor de la publicación e investigador de ISGlobal, explica que “las personas que usaban combustible de biomasa para cocinar tenían un GIMc más elevado, especialmente las mujeres que cocinaban en espacios sin ventilación”.


Además, “las mujeres tenían un GIMc más alto que los hombres, lo que podría explicarse por el hecho que las mujeres pasaban más tiempo dentro de la cocina respirando el aire contaminado del combustible de biomasa”, argumenta. La exposición anual de PM2,5 fue de 32,7 µg/m3, muy por encima de los valores máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (10 µg/m3).

Cathryn Tonne, investigadora de ISGlobal y coordinadora de la publicación y del Proyecto CHAI, explica que “este estudio es importante por el contexto de un país como la India, que está experimentado una rápida transición epidemiológica, lo que resulta en una notable prevalencia de hipertensión, diabetes y obesidad; asimismo, el país se ve afectado por los altos niveles de contaminación del aire, tanto en el exterior como en el interior de la vivienda”.

“Nuestros hallazgos refuerzan la necesidad de realizar más estudios sobre contaminación atmosférica en países de renta media y baja, ya que las conclusiones pueden diferir de las investigaciones realizadas en países de ingresos altos, por las diferencias en las características de la población, así como los niveles y fuentes de la contaminación”, destaca Tonne.

Noticias relacionadas

10 Sep 2018 - Actualidad

El nivel socioeconómico no siempre determina una mayor exposición de las embarazadas a la contaminación

El Instituto de Salud Global de Barcelona analiza los factores ambientales a los que se han expuesto 30.000 mujeres embarazadas de 9 ciudades europeas.

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?