Martes, 09 de Agosto del 2022

Últimas noticias

NEUROLOGÍA

La detección precoz de la esclerosis múltiple es crucial

JANO.es y agencias · 11 diciembre 2007

Neurólogos presentan un informe sobre el abordaje de la enfermedad por los médicos de AP españoles y editan una guía para ayudarles a identificar mejor sus síntomas

En Europa hay aproximadamente un especialista por cada 20.000 habitantes; en África, uno por cada 3 millones.

El 27 de febrero el Parlamento Europeo celebró una sesión inusual. Los diputados escucharon a Johann Aarli, presidente de la Federación Mundial de Neurología, y a representantes de la OMS con motivo del lanzamiento de Trastornos Neurológicos: Retos de Salud Pública. El informe utiliza datos del estudio sobre carga mundial de enfermedad (CME), que sigue en marcha, realizado en colaboración con el Banco Mundial, la Facultad de Salud Pública de Harvard y varias organizaciones no gubernamentales (ONG), para predecir tendencias de salud. El documento califica los trastornos neurológicos como “una de las mayores amenazas para la salud pública”.

La carga de los trastornos neurológicos está muy infraestimada si se mide únicamente por la mortalidad. La discapacidad causada por la demencia ilustra claramente este punto: mientras las muertes atribuidas a la demencia son menos del 1% en todo el mundo, la carga de la demencia, medida en años de vida ajustados a la discapacidad (AVAD), es mayor que para cualquier otra enfermedad, exceptuando el cáncer terminal y la lesión de médula espinal. El estudio sobre CME analiza no sólo la mortalidad, sino también la prevalencia y los AVAD. Según el informe de la OMS, los trastornos neurológicos actualmente causan el 12% de todas las muertes. En países de ingresos medios-bajos, como China y Rusia, este porcentaje alcanza el 17%. En 2005, más de 92 millones de años de vida saludables se perdieron a causa de trastornos neurológicos; más de la mitad de esta carga fue causada por la enfermedad cerebrovascular. Más de 11 millones de AVAD se perdieron a causa de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias; aproximadamente 15 millones de AVAD se perdieron como consecuencia de la epilepsia y la migraña. Si bien se espera que la carga de trastornos neurológicos asociados a enfermedades comunicables (como la meningitis, la encefalitis japonesa y la poliomielitis) disminuya en un 57% de aquí al año 2030, más de 103 millones de años de vida saludable podrán aún perderse hasta ese año a menos que las tendencias se reviertan.

Una expectativa de vida reducida y la escasez de datos pueden explicar la baja carga atribuida a la enfermedad neurológica en países de bajos ingresos (alrededor del 4-5% en 2005, en comparación con el 11% en países de ingresos altos), aunque se espera una tendencia creciente. Los niños son especialmente vulnerables en estas regiones, donde las complicaciones neurológicas de la malnutrición constituyen la principal causa de daño cerebral prevenible. Muchos trastornos neurológicos están asociados con el estigma, que es más grave en países pobres. Ello niega a las personas sus derechos humanos y civiles básicos. El 85% de los 50 millones de personas con epilepsia viven en países en vías de desarrollo; aunque las intervenciones coste-efectivas están disponibles, la mayoría de pacientes (un 80% estimado) no reciben tratamiento y son víctimas de una inaceptable discriminación.

Algunos trastornos neurológicos pueden prevenirse con éxito mediante estrategias de salud pública (por ejemplo, inmunización para prevenir neuroinfecciones, medidas de seguridad del tráfico para evitar lesiones craneoencefálicas), pero el conocimiento actual aún no es adecuado como para proponer intervenciones preventivas para la mayoría de enfermedades neurológicas. No sólo los recursos, sino también los neurólogos, escasean y están distribuidos desigualmente. En Europa hay aproximadamente un especialista por cada 20.000 habitantes; en África, uno por cada 3 millones. ¿Qué puede hacerse? El informe sugiere recomendaciones específicas para mejorar la situación antes de que resulte “inmanejable”. Pide el compromiso de los responsables de tomar decisiones para que coordinen los esfuerzos en salud pública entre gobiernos, agencias internacionales y ONG. Las campañas de concienciación globales y locales deberían establecerse urgentemente para educar a los ciudadanos y erradicar el estigma. Los niveles secundario y terciario deberían implantar y apoyar un sistema extensivo de asistencia neurológica en el primer nivel asistencial, que incluya la formación de los profesionales de atención primaria. La rehabilitación basada en la comunidad debe incorporarse a este sistema. La definición de las prioridades de investigación beneficiaría la planificación futura, si queremos que sea basada en la evidencia.

La responsabilidad para iniciar el “esfuerzo agresivo, deliberado y coordinado internacionalmente” que demanda el informe recae ahora en el Parlamento Europeo. Los políticos de todo el mundo, los proveedores de salud neurológica y los científicos no deberían ignorar el llamamiento a la acción inmediata de la OMS. Es el momento de acabar con la infraestimación de la carga de los trastornos neurológicos en la salud mundial.

“En 2005, más de 92 millones de años de vida saludables se perdieron a causa de trastornos neurológicos; más de la mitad de esta carga fue causada por la enfermedad cerebrovascular”

Noticias relacionadas

10 Oct 2007 - Actualidad

Un anticuerpo contra la esclerosis múltiple

Investigadores estadounidenses de la Clínica Mayo han comprobado en modelos animales de la enfermedad que un anticuerpo natural en una única dosis desencadena el proceso de remielinización

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?