Sábado, 16 de Octubre del 2021

Últimas noticias

NEUMOLOGÍA

La función pulmonar no parece verse afectada tras la infección por COVID-19 en niños, adolescentes y adultos jóvenes

Sociedad Respiratoria Europea · 09 septiembre 2021

Según investigadores suecos, ni siquiera los pacientes asmáticos de estas edades muestran un deterioro estadísticamente significativo de su función pulmonar.

La infección por COVID-19 no parece afectar a la función pulmonar de los adultos jóvenes, y tampoco de los niños y adolescentes, según una nueva investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea (ERS).

En el primer estudio sobre el impacto de la infección por COVID-19 en la función pulmonar, investigadores dirigidos por Ida Mogensen, del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), descubrieron que ni siquiera los pacientes con asma mostraron un deterioro estadísticamente significativo de la función pulmonar, aunque hubo una tendencia hacia un menor volumen de aire espiratorio máximo en un segundo (VEMS).

Un segundo estudio también presentado en este congreso ha demostrado que la función pulmonar de los niños y adolescentes tampoco se vio afectada tras la infección por COVID-19, aparte de los que experimentaron una infección grave.

Mogensen comentó que "la pandemia de COVID-19 ha planteado preguntas sobre si el pulmón se ve afectado y cómo, tras la eliminación de la infección por coronavirus, especialmente en los jóvenes de la población general con una enfermedad menos grave. Hasta ahora, esto no se sabía".

El equipo reunió información de 661 jóvenes con una edad media de 22 años que formaban parte de un gran estudio en el que participaron niños nacidos entre 1994 y 1996 en Estocolmo y que han sido seguidos por los investigadores desde entonces. El examen clínico prepandémico más reciente se realizó entre 2016 y 2019. Los exámenes en el seguimiento de COVID-19 tuvieron lugar entre octubre de 2020 y mayo de 2021. Los datos recogidos incluyeron mediciones de la función pulmonar, la inflamación y los eosinófilos.

De los 661 participantes, 178 (27 por ciento) tenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2, lo que indicaba que habían sido infectados. Los investigadores midieron el VEMS, la capacidad vital forzada (FVC) y la relación FEV1/FVC, un indicador del estrechamiento de las vías respiratorias. Calcularon los cambios en la función pulmonar entre el periodo anterior a la pandemia y durante la misma. Luego compararon el porcentaje de cambio con los participantes que no habían sido infectados.

"Nuestro análisis mostró una función pulmonar similar independientemente de los antecedentes de COVID-19 -explicó Mogensen-. Cuando incluimos en el análisis a 123 participantes con asma, el 24 por ciento que había tenido COVID-19 tendió a tener una función pulmonar ligeramente inferior, pero la diferencia no fue estadísticamente significativa".

No hubo diferencias en la función pulmonar entre los pacientes que habían tenido COVID-19 con respecto a los niveles de eosinófilos, los indicadores de inflamación, las respuestas a la alergia o el uso de corticosteroides inhalados.

"Estos resultados son tranquilizadores para los adultos jóvenes. Sin embargo, seguiremos analizando los datos de más personas –anunció la investigadora-. En particular, queremos examinar más detenidamente a las personas con asma, ya que el grupo de este estudio era bastante pequeño. También tenemos curiosidad por saber si la duración de la infección es importante, así como la gravedad de la enfermedad y los síntomas".

El segundo estudio, presentado por Anne Schlegtendal, de la Universidad del Ruhr-Bochum (Alemania), analizó los efectos a largo plazo de la infección por COVID-19 entre agosto de 2020 y el 21 de marzo en 73 niños y adolescentes de entre 5 y 18 años.

"Aunque los niños y los adolescentes tienden a sufrir síntomas menos graves de la infección por COVID-19 que los adultos, hasta la fecha sólo hay pruebas preliminares sobre los efectos a largo plazo de COVID-19 en la función pulmonar en niños y adolescentes --apunta Schlegtendal--. Es importante evaluar esto dado el hecho de que los niños de todo el mundo se infectarán potencialmente con el SARS-CoV-2 mientras las vacunas se reserven predominantemente para los adultos y los grupos de alto riesgo".

Schlegtendal y colegas realizaron pruebas de la función pulmonar entre 2 semanas y 6 meses después de la infección por COVID-19 y compararon los resultados con un grupo de control de 45 niños que no habían sido infectados por el coronavirus, pero que podían haber tenido alguna otra infección. Los participantes tenían diferente gravedad de la enfermedad. Una infección se consideró grave si los pacientes sufrían disnea, fiebre superior a 38,5 grados durante más de 5 días, bronquitis, neumonía o permanecían en el hospital durante más de un día.

Diecinueve niños y adolescentes del grupo COVID-19 presentaban síntomas persistentes o nuevos tras la infección por el SRAS-CoV-2; 8 declararon al menos un síntoma respiratorio, 6 de los cuales sufrían problemas respiratorios continuos y 2 tenían tos persistente. Dos de estos 8 pacientes mostraron una función pulmonar anormal.

"Cuando comparamos a los pacientes de COVID-19 con el grupo de control, no encontramos diferencias estadísticamente significativas en la frecuencia de la función pulmonar anormal. Se produjeron en el 16 por ciento del grupo de COVID-19 y en el 28 por ciento del grupo de control. Sin embargo, un análisis más detallado reveló una reducción del volumen de aire en los pulmones que puede exhalarse tras una respiración profunda -capacidad vital forzada- en los pacientes que habían sufrido una infección grave, ya sea por COVID-19 o por alguna otra infección", añade Schlegtendal.

"Estos resultados deberían tranquilizar a los niños, los adolescentes y sus familias -resaltó-. La gravedad de la infección resultó ser el único factor predictivo de los cambios leves en la función pulmonar, y esto es independiente de la infección por COVID-19. La discrepancia entre los problemas respiratorios persistentes y la función pulmonar normal sugiere que puede haber una causa subyacente diferente, como la respiración disfuncional, que es un problema que también se ha identificado en los adultos".

Noticias relacionadas

08 Sep 2021 - Actualidad

El 15 por ciento de los menores de 50 años ingresados por COVID-19 presenta fracaso respiratorio

Una nueva investigación retrospectiva basada en datos del Registro SEMI-COVID-19 describe una asociación entre la obesidad, la apnea del sueño y el abuso de alcohol con el desarrollo de esta grave complicación.

15 Jan 2018 - Actualidad

En torno al 10% de los adultos jóvenes presentan una función pulmonar baja

Un estudio del instituto Clínic-IDIBAPS muestra que esta deficiencia podría aumentar el riesgo de aparición de otras enfermedades crónicas, como la enfermedad pulmonar obstruida crónica o la diabetes, así como de mortalidad prematura.

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?