Sábado, 01 de Octubre del 2022

Últimas noticias

NEUROLOGÍA

La Fundación Pasqual Maragall pone en marcha un estudio sobre el modo en que los hábitos saludables frenan el alzhéimer

JANO.es · 31 enero 2017

El proyecto de investigación AlfaLife evaluará los hábitos de 400 voluntarios, que recibirán unas pautas para seguir un estilo de vida saludable.

El Barcelonaßeta Brain Research Center, el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, impulsa un estudio para controlar los factores de riesgo modificables del alzhéimer, con la colaboración, entre otros, del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya y de la Agència de Qualitat i Avaluació Sanitàries de Catalunya. El objetivo del programa, llamado AlfaLife, es promover hábitos saludables basados en cuatro pilares que la comunidad científica vincula a algunos de los riesgos de desarrollar alzhéimer: la nutrición, el ejercicio físico, la actividad cognitiva y la actividad social.
 
El estudio cuenta con 400 voluntarios, que han recibido unas pautas personalizadas en función de sus características y serán controlados durante todo un año. “Con la entrega y seguimiento de las pautas para promover hábitos de vida más saludables pretendemos que los participantes instauren estas acciones en su día a día, para mejorar sus indicadores de salud cardiovascular y disminuir el riesgo de sufrir demencia”, explica la Dra. Nina Gramunt, neuropsicóloga de la Fundación Pasqual Maragall e investigadora principal del estudio.
 
Aunque aún se desconoce la causa del alzhéimer, la comunidad científica cree que cada vez hay más evidencias de que, más allá de los factores de riesgo no modificables, hay algunos modificables que están asociados a la enfermedad. Los modificables están relacionados con el riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la diabetes, el tabaquismo y el sobrepeso; y con el estilo de vida, con factores como la dieta, el ejercicio físico y la actividad cognitiva y social. En este sentido, hay estudios que apuntan que si se reducen estos factores de riesgo, se podría prevenir hasta la mitad de los casos.
 
Por otro lado, entre los factores no modificables destacan la edad avanzada, que es la principal circunstancia, y la genética, que aunque en muy pocos casos es la única causa atribuible, juega un papel importante cuando interactúa con otros factores.
 
Seguimiento durante 12 meses
 
Los 400 voluntarios tienen mayoritariamente entre 45 y 75 años y son personas cognitivamente sanas, que forman parte de la cohorte del estudio Alfa, que se inició en 2012 con la colaboración de la Obra Social la Caixa. Durante la primera visita los investigadores actualizan los datos sociodemográficos y de historia clínica de los participantes para hacer un cribado cognitivo y anímico, y los voluntarios responden un cuestionario de hábitos de vida asociados a factores de riesgo (tabaquismo, dieta, ejercicio y actividad cognitiva y social). Además, también les registran las medidas antropométricas (peso, altura y diámetro de cintura), las constantes vitales (presión arterial y frecuencia cardíaca), y determinaciones bioquímicas como el colesterol y la glucosa.
 
Cada dos meses, los participantes reciben unos boletines con una serie de consejos, recursos e ideas que hacen referencia a hábitos de vida saludables, enfocados a la dieta, al ejercicio y a la actividad cognitiva y social en la vida cuotidiana. Además, los voluntarios deberán rellenar cada trimestre unos cuestionarios de hábitos de vida que serán analizados al final del estudio. El programa, de 1 año de duración, concluye con una visita post-intervención en la cual los participantes harán las mismas pruebas y deberán comentar las posibles incidencias clínicas relevantes sucedidas a lo largo del año.
 
El estudio Alfa
 
En 2012 se puso en marcha, gracias al impulso de la Obra Social la Caixa, uno de los estudios más complejos y con mayor número de voluntarios del mundo dedicado a la detección precoz y a la prevención del alzhéimer, el estudio ALFA (alzhéimer y Familias). Cuenta con un cohorte de 2.743 voluntarios adultos sanos, de entre 45 y 75 años, la gran mayoría hijos e hijas de enfermos de alzhéimer. Entre ellos se encuentra Cristina Maragall Garrigosa, hija de Pasqual Maragall y portavoz de la Fundación.
 
Los voluntarios del estudio Alfa realizan un conjunto de pruebas (cognición, genética, neuroimagen...) cada tres años y durante décadas, con el objetivo de entender la historia natural de la enfermedad e identificar los factores de riesgo y los indicadores biológicos que podrían incidir en su desarrollo.

Noticias relacionadas

27 Jan 2017 - Actualidad

Hallada una nueva molécula que modifica el número de sinapsis

La investigación abre la puerta al desarrollo de nuevos fármacos para tratar enfermedades neuronales con alteración de la sinapsis, como el alzhéimer.

10 Jan 2017 - Actualidad

Estudian la relación entre los genes asociados al desarrollo del alzhéimer

Una investigación de la Universidad de Sevilla plantea un probable avance en el pronóstico de esta patología a partir del análisis de datos biológicos de pacientes.

27 Dec 2016 - Actualidad

Identifican un marcador para la detección precoz del alzhéimer

Un estudio muestra que la relación entre las variantes patológicas y normales de la proteína tau se asocia con la reducción del volumen cerebral en estructuras claves relacionadas con la enfermedad.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?