Martes, 23 de Abril del 2024

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

La hipotermia mejora la recuperación tras una parada cardíaca

JANO.es · 20 noviembre 2012

El Hospital Clínic de Barcelona trata con esta técnica al menos a un paciente al mes en situación de parada cardíaca súbita.

El frío es una valiosa herramienta terapéutica que sirve para prevenir el daño neurológico y cardiaco tras sufrir un paro cardíaco. Así lo afirmaron especialistas en cardiología del Hospital Clínic de Barcelona, durante el X Curso Práctico de Actualización Cardiovascular celebrado el pasado 15 de noviembre en la Universitat de Barcelona, marco de presentación de las últimas novedades en el tratamiento de las cardiopatías más frecuentes y graves.

La muerte súbita es un problema sanitario de primer orden, siendo el infarto de miocardio su causa más frecuente. Hasta hace poco tiempo tan sólo una cuarta parte de los pacientes eran reanimados con éxito fuera del hospital, y sólo un 10% sobrevivían y podían ser dados de alta de los hospitales, muchos de ellos con secuelas neurológicas graves. Este panorama está cambiado con las nuevas estrategias organizativas para el tratamiento del infarto.

En el caso de Cataluña, el establecimiento del Código Infarto ha aumentado el número de pacientes reanimados con éxito por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Además, la instauración en los hospitales de la hipotermia terapéutica, técnica consistente en disminuir la temperatura corporal de los pacientes a 33 ºC para disminuir el daño cerebral, ha logrado disminuir a la mitad el número de pacientes que presenta secuelas neurológicas graves. Como resultado, el número de pacientes que actualmente son dados de alta sin secuelas neurológicas importantes tras un paro cardiaco se ha duplicado, destaca el Dr. Xavier Bosch, cardiólogo del Hospital Clínic de Barcelona.

El Dr. Manel Sabaté, jefe del servicio de cardiología del Hospital Clínic de Barcelona, afirma que el centro catalán aplica con éxito la hipotermia terapéutica desde hace un año y medio, y en total tratan del orden de 24 pacientes al año, en lo que constituye una mejora sustancial en la recuperación neurológica de estos pacientes, que antes podían quedar en estado vegetal.

Hipotermia y arritmias cardiacas

En el ámbito de las arritmias cardiacas, entre las nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento destaca la utilización del balón de crioablación de las venas pulmonares para tratar la fibrilación auricular, la arritmia cardiaca más frecuente.

La crioablación permite el aislamiento de manera más sencilla y eficaz de las venas pulmonares, mediante una sola aplicación. El mayor beneficio de esta técnica radica en que el tratamiento se realiza por congelación en un sólo impacto; son las llamadas 'single shot techniques'. “Con esta técnica evitamos hacer repetidas aplicaciones de radiofrecuencia y conseguimos el aislamiento de la conducción en toda la circunferencia de la vena, logrando disminuir la duración del procedimiento y el riesgo de complicaciones para el paciente”, afirma el Dr. Lluís Mont, jefe de la Unidad de Arrítimas del Hospital Clínic de Barcelona.

Novedades terapéuticas en el ámbito de las arritmias

Otra técnica novedosa es la angiografía rotacional, mediante la cual es posible obtener una angiografía (radiografía con contraste) de la aurícula izquierda y una imagen en 3 dimensiones que posibilita trabajar con los Rayos X sobre un modelo tridimensional de dicha aurícula. Esta técnica mejora la orientación temporo-espacial a la hora de mover los catéteres dentro de la aurícula izquierda.

Durante el curso de actualización cardiovascular se presentaron los resultados del estudio FAST de comparación de la ablación quirúrgica mínimamente invasiva respecto a la ablación con catéter en la fibrilación auricular. La ablación quirúrgica consigue mejores resultados en el seguimiento, con un porcentaje más alto de pacientes sin recurrencias.

Por otro lado, los nuevos desarrollos de software de resonancia magnética permiten visualizar las zonas de interés en las cicatrices del corazón, practicar la ablación para prevenir arritmias ventriculares graves y la muerte súbita.

Noticias relacionadas

20 Mar 2012 - Actualidad

Vall d’Hebron coordinará en España el mayor estudio europeo sobre el uso de la hipotermia en el ictus

El proyecto, dotado con cerca de 11 millones de euros, pretende determinar los beneficios de someter al cerebro a temperaturas de 33-34 ºC durante las 6 horas inmediatamente posteriores a un ictus.

06 Jun 2008 - Actualidad

La hipotermia inducida no protege el cerebro en niños con lesión traumática

Un estudio norteamericano concluye que reducir la temperatura corporal por debajo de lo normal se asocia incluso a un peor pronóstico

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?