Viernes, 24 de Mayo del 2019

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'REVISTA ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA'

La nueva generación de válvulas aórticas percutáneas permitirá dar solución a más pacientes

JANO.es · 26 noviembre 2014

Las modificaciones efectuadas en estos dispositivos han logrado reducir el catéter (≤6mm), lo que posibilitará el abordaje de pacientes con arterias femorales más pequeñas.

La técnica percutánea del reemplazo valvular aórtico transcatéter (TAVI) podrá ser aplicada a más pacientes gracias a la nueva generación de válvulas aórticas, que han demostrado ser más seguras y más eficientes que los modelos anteriores. La conclusión corresponde a tres estudios que han analizado sendos diseños de válvulas aórticas percutáneas: Sapien 3, Lotus y DirectFlow.

La TAVI es el tratamiento de elección para aquellos pacientes con estenosis aórtica grave y sintomática que, o bien son directamente inoperables o presentan un muy alto riesgo quirúrgico. Aunque hasta ahora esta técnica percutánea ha mostrado muy buenos resultados, aún adolece de alguna complicación, como la insuficiencia aórtica perivalvular (6%), que ocurre cuando la válvula no logra cerrarse de forma hermética y hay fugas de sangre, o el accidente cerebrovascular –ictus- (3%).

Con objeto de minimizar estos problemas, los dispositivos han sido objeto de una modificación que los ha hecho más eficientes y seguros. En este sentido, el Dr. Manuel Pan Álvarez-Osorio, jefe de la Sección de Cardiología del Hospital Reina Sofía de Córdoba y uno de los primeros firmantes de la investigación, especifica que “ahora disponemos de dispositivos que tienen un introductor (≤6mm.) que nos permite ampliar el abanico de pacientes y tratar a aquellos que tengan arterias femorales más pequeñas; también se ha mejorado la fijación de la estructura de la válvula a las paredes del anillo valvular, de modo que se evitarán un mayor número de regurgitaciones paravalvulares que es una de las mayores complicaciones de la TAVI; y, además, ahora estos dispositivos son fácilmente reposicionables y recapturables, lo que nos permite una perfecta implantación de la válvula y un mayor éxito del procedimiento”.

“Además", matiza, "se han desarrollado también distintos tamaños de prótesis, para que de esta forma puedan adaptarse mejor a los distintos tamaños de anillos valvulares. También se han diseñado accesorios específicos para esta técnica (introductores, guías y dispositivos de cierre femoral)”, y añade: “Aun así, un aspecto importante que todavía hay que comprobar es si la durabilidad de estas válvulas percutáneas podría ser equivalente a la durabilidad de las válvulas quirúrgicas”.

Sapien 3, Lotus, DirectFlow

La Sapien 3, por ejemplo, dispone de unos sistemas de liberación de 14 French (Fr) para válvulas de 23 y 26mm y de 16Fr para válvulas de 29mm. “Se trata de la máxima reducción del sistema de liberación logrado hasta la fecha, que sería el sistema de elección para pacientes con femorales de diámetro reducido”, subraya el Dr. Pan. Esta válvula también incorpora faldones interno y externo ideados para minimizar las fugas perivalvulares residuales. Además, dispone de un sistema de liberación que permite la doble articulación y que mejora el control en el posicionamiento de la válvula, lo que supone una gran ventaja para los pacientes con aortas distorsionadas.

La Lotus es una válvula de pericardio bovino incorporada en una endoprótesis de nitinol, precargada y diseñada para facilitar una liberación más precisa, con la posibilidad de resposicionamiento y de recuperación tras el implante. Además, posee un novedoso sistema de sellado que consigue adaptar perfectamente el dispositivo al anillo valvular, lo que permite minimizar el riesgo de insuficiencia aórtica paravalvular.

Por último, la válvula DirectFlow difiere de las dos anteriores en que no tiene elementos metálicos y su estructura está formada por un sistema de vasos comunicantes que, al llenarse de líquido, configura dos anillos unidos por un armazón de poliéster. Su sistema de liberación está constituido por tres cables que se anclan al anillo inferior y permiten el llenado de los anillos y el posicionamiento y liberación de la válvula.

Ampliar el espectro de pacientes candidatos a TAVI

Los resultados de los estudios realizados con cada una de las tres tipologías de válvulas han resultado favorables. “La disminución del calibre del sistema de liberación que permite ampliar el número de pacientes en que es posible el abordaje transfemoral; la reducción de la insuficiencia aórtica periprotésica residual, y, el hecho de que sean reposicionables o recapturables, confieren las tres ventajas más destacadas de estos nuevos dispositivos”, especifica el Dr. Manuel Pan, quien agrega: "Lo que se deduce de estos datos es que, probablemente, esta última generación de válvulas aórticas percutáneas permitirá ampliar el espectro de pacientes candidatos a recibir la TAVI”.

Aun así, el cardiólogo remarca que, “hacen falta nuevos estudios comparativos a largo plazo entre el procedimiento percutáneo versus la cirugía, que demuestren la eficacia de la técnica y durabilidad de estas válvulas también en enfermos de menor riesgo, y que, además, también demuestren que, efectivamente, los resultados son mejores con la técnica percutánea que con el procedimiento convencional”.

Estenosis aórtica

La TAVI se implanta a los pacientes que padecen estenosis aórtica severa y que no pueden ser intervenidos mediante la cirugía convencional por ser considerados de alto riesgo o, directamente, inoperables.

La estenosis aórtica es la enfermedad de válvula aórtica más común en los países desarrollados y afecta cerca del 5,5% de las personas mayores de 75 años, según la Sección de Hemodinámica y Cardiología In intervencionista de la SEC. Se trata de una valvulopatía que se caracteriza por un estrechamiento anormal del orificio de la válvula aórtica del corazón, lo que dificulta la circulación de la sangre del corazón hacia la aorta, pudiendo dar lugar a síntomas graves de angina de pecho, arritmia, insuficiencia cardiaca, hipertrofia, o incluso un infarto.

Ante esta situación, se hace necesario realizar un reemplazo quirúrgico de la válvula aórtica a corazón abierto, ya que, si no se realiza la intervención, la supervivencia de los pacientes tras tres años del diagnóstico de la enfermedad es menor al 30%.

Noticias relacionadas

13 Jun 2014 - Actualidad

Se estancan las intervenciones coronarias percutáneas y aumentan las implataciones de TAVI

Así lo refleja el Registro de Actividad General en Cardiología Intervencionista, cuyos datos indican que durante 2013 se realizaron un total de 60.905 procedimientos coronarios vía cateterismo, casi 5.000 menos que en 2012.

15 Jun 2012 - Actualidad

La angioplastia primaria como tratamiento del infarto creció en 2011 un 16%

Por segundo año consecutivo, se ha realizado en España el Registro TAVI, (implantación transcatéter de válvula aórtica), una técnica novedosa que se practica en pacientes que padecen estenosis aórtica.

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?