Miércoles, 07 de Diciembre del 2022

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'PROCEEDINGS OF THE NATURAL ACADEMY OF SCIENCES'

La predisposición genética al gusto por la anfetamina reduce el riesgo de desarrollar TDAH y esquizofrenia

JANO.es · 08 abril 2014

Un estudio demuestra que variaciones en el código de ADN conocidas como polimorfismos de nucleótidos únicos o SNP se asocian tanto con la sensibilidad a la anfetamina como con la probabilidad de verse afectado por cualquiera de ambas dolencias.

Variantes genéticas asociadas con el disfrute de los efectos de la d-anfetamina, el ingrediente activo de 'Adderall', están también relacionadas con un menor riesgo de desarrollar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y esquizofrenia, según un estudio de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Los resultados refuerzan la hipótesis, formulada hace años, de que la dopamina, el neurotransmisor relacionado con los efectos eufóricos de la anfetamina, se relaciona con la esquizofrenia y el TDAH.

"Algunas de las variantes que hacen que a una persona le guste la anfetamina también parece que le harán menos propensa a desarrollar esquizofrenia y TDAH ", resume el principal responsable del estudio, Abraham Palmer, profesor asociado de Genética Humana en la Universidad de Chicago. "Nuestro estudio proporciona nuevos conocimientos sobre la biología de la anfetamina y cómo se relaciona con la biología en el riesgo de estas enfermedades psiquiátricas", agrega.

Palmer y su equipo realizaron previamente un estudio de asociación del genoma completo (GWAS) para identificar las variantes genéticas asociadas con los efectos eufóricos de la anfetamina. Casi 400 voluntarios recibieron d-anfetamina en un experimento doble ciego controlado con placebo y luego se les pidió que dijeran cómo les hizo sentir mediante cuestionarios cuidadosamente diseñados.

Los investigadores midieron las diferencias genéticas entre estos sujetos en aproximadamente un millón de sitios en todo el genoma para identificar variaciones en el código de ADN, conocidas como polimorfismos de nucleótidos únicos o SNP, y evaluaron las relaciones entre cada uno de estos SNP y la sensibilidad a la anfetamina.

Utilizando los datos de otros estudios GWAS a gran escala, examinaron estos mismos SNP para posibles asociaciones superpuestas con trastornos psiquiátricos y, a través de una prueba estadística rigurosa, encontraron que un inesperado gran número de SNP se asocia tanto con la sensibilidad a la anfetamina como con el riesgo de desarrollar esquizofrenia o TDAH, lo que sugiere que estos rasgos están influidos por un conjunto común de variantes genéticas.

Por otra parte, una proporción significativa de esta superposición parece estar causada por variantes que aumentan el disfrute de los efectos de la anfetamina pero disminuyen el riesgo de ambas enfermedades psiquiátricas. Los científicos llevaron a cabo análisis similares para rasgos como la altura, la enfermedad del intestino irritable y la enfermedad de Parkinson y vieron, en todos estos casos, no más SNP solapados que los que habrían esperado sólo por azar.

Propensión genética subyacente

"Aunque este enfoque no podía usarse como una prueba diagnóstica útil, esperábamos que los individuos a los que les gustaban los efectos de las anfetaminas tuvieran ligeramente menos probabilidades de desarrollar esquizofrenia y TDAH", afirma Palmer. "Y la personas a las que no le gustaban las anfetaminas, como predijimos, eran ligeramente más propensas a desarrollar estas enfermedades", añade.

"Lo particularmente llamativo es que al examinar las respuestas de la gente tan sólo unas horas después de tomar un medicamento podamos identificar una propensión genética subyacente que puede manifestarse como una enfermedad psiquiátrica en el transcurso de la vida", subraya este investigador.

Estos resultados aportan evidencia genética para el papel de la dopamina en la esquizofrenia y el TDAH. La esquizofrenia es tratada comúnmente con fármacos que bloquean la señalización de la dopamina, y el TDAH se trata con medicamentos, incluida la propia d-anfetamina, que mejoran la señalización de la dopamina. A pesar de los tratamientos opuestos, los SNP que muestran gusto por la anfetamina reducen el riesgo de desarrollo de ambas enfermedades.

Una vía prometedora

"Nuestro enfoque abre una vía prometedora para el estudio de los comportamientos psiquiátricos complejos utilizando el enfoque de todo el genoma", destaca la coautora del estudio Harriet de Wit, profesora de Psiquiatría y Neurociencia Conductual de la Universidad de Chicago.

El equipo planea estudiar más a fondo las funciones de los SNP identificados en este estudio en relación con el gusto por la anfetamina, la esquizofrenia y el TDAH. Además, Palmer espera explorar las predisposiciones genéticas hacia el agrado o el desagrado por otros medicamentos terapéuticos y si la sensibilidad a los fármacos también puede solaparse con las enfermedades para las que se utilizan estos medicamentos.

"Cuando se usa un tratamiento farmacológico, sabemos exactamente qué sistemas han sido perturbados", relata Palmer. "Así que cuando vemos la superposición de alelos que afectan al modo de responder a los fármacos y una enfermedad, podemos afinar hacia lo que esos alelos están haciendo biológicamente. Esto es fundamental para traducir los resultados en nuevos tratamientos y curas, que es la razón última de la realización de estudios genéticos de la enfermedad", concluye.

Noticias relacionadas

03 Apr 2014 - Actualidad

El 50% de los pacientes con esquizofrenia recaen al año de recibir el diagnóstico

Los participantes en la I Jornada Multidisciplinar en Salud Mental subrayan que la concienciación del paciente en la toma del tratamiento puede mejorar el pronóstico de esta enfermedad.

29 Nov 2013 - Actualidad

Las personas con esquizofrenia tienen una esperanza de vida entre 10 y 20 años menor que la del resto de la población

Los expertos recuerdan que los delirios, las alucinaciones y las alteraciones del pensamiento son los síntomas más visibles de la enfermedad, pero no los únicos ni los más importantes.

06 Sep 2013 - Actualidad

Identifican el área cerebral responsable de las alteraciones motoras en la esquizofrenia

Entre un 20-25% de las personas con esquizofrenia padecen discinesia tardía, un síndrome caracterizado por movimientos involuntarios de cara, tronco y extremidades.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?