Jueves, 22 de Octubre del 2020

Últimas noticias

fdsafd

La prematuridad implica un mayor riesgo de displasia broncopulmonar

JANO.es · 23 abril 2014

Esta dolencia sigue siendo la secuela más frecuente relacionada con los recién nacidos de muy bajo peso.

Más de 200 expertos se dieron cita en la VIII edición del encuentro Hot Topics en Neonatología, celebrado en Madrid y organizado por AbbVie, en colaboración con la Sociedad Española de Neonatología (SENeo), y coordinada por el doctor Manuel Sánchez Luna, jefe de Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y Presidente de la Comisión de Estándares de la Sociedad Española de Neonatología.

En la reunión Hot Topics de este año ha destacado la ponencia del profesor Luc Zimmermann, presidente de la Sociedad Europea de la Investigación Pediátrica (ESPR) y coordinador del departamento de Pediatría del Centro Médico de la Universidad de Maastricht, que ha centrado su exposición en cómo afecta la displasia broncopulmonar (DBP) a los lactantes y especialmente a los prematuros, ya que estos últimos manifiestan un riesgo elevado de infección debido al bajo peso al nacer.

En este sentido, pese a los avances en la prevención y los cuidados de la insuficiencia respiratoria asociada a la prematuridad, no ha ocurrido un descenso en su incidencia en esta población, aunque sí se ha asistido en los últimos años a un cambio en su expresión clínica y en su gravedad.

La displasia broncopulmonar es una enfermedad pulmonar crónica que, como consecuencia de múltiples factores, añadidos a la inmadurez de la vía aérea, provoca una disminución del crecimiento pulmonar, tanto de la vía aérea como de los vasos pulmonares, dando lugar a una limitación en la función respiratoria de grado variable.

La DBP fue descrita inicialmente en 1967 como la secuela final del distrés respiratorio del recién nacido tratado con ventilación mecánica, en una época en que la supervivencia de los recién nacidos muy prematuros no sobrevivían, no se disponía del tratamiento específico del distrés respiratorio neonatal como es la administración de surfactante exógeno y no se conocían con certeza los riesgos derivados de la ventilación mecánica y la oxigenoterapia. Desde entonces y hasta los tiempos actuales, hemos asistido a un incremento impensable en la supervivencia de los recién nacidos más inmaduros, además de una reducción notable de sus secuelas; todo ello debido a un mejor manejo de la inmadurez en todos sus aspectos. Sin embargo, este aumento de la supervivencia de los bebés más inmaduros ha dado lugar a que presenciemos una forma nueva de enfermedad pulmonar crónica, diferente a la DBP clásica y que conocemos como “nueva” DBP, cuya característica fundamental es la interrupción del crecimiento pulmonar después del nacimiento.

Aunque la mejoría en las técnicas de ventilación mecánica junto con el uso del surfactante han supuesto un cambio sustancial en la mejora de la supervivencia y disminución de las secuelas de los recién nacidos prematuros, la displasia broncopulmonar sigue siendo la secuela más frecuente relacionada con los recién nacidos de muy bajo peso al nacer y especialmente con aquellos con pesos extremadamente bajos.

Existe una clara relación de la gravedad de la enfermedad respiratoria con la edad gestacional, siendo precisamente las formas más graves las que ocurren en los que tienen menor edad gestacional. En este contexto, Zimmermann ha señalado la vulnerabilidad de estos bebés a desarrollar infecciones respiratorias agudas haciendo referencia al estudio 'Preterm Birth and Childhood Wheezing Disorders: A Sistematic Review and Meta-Analysis' que muestra que los prematuros tienen también un mayor riesgo de desarrollar asma y sibilancias en la infancia. Un riesgo, además, que aumenta en función del grado de prematuridad, resultando especialmente significativo en los niños nacidos antes de la semana 32 de gestación. El metaanálisis, desarrollado por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Países Bajos) y publicado en PLoS Medicine, analiza 30 estudios de carácter epidemiológicos ya publicados de 6 continentes y llevados a cabo con la participación de 1.543.639 niños.

Los resultados muestran que los niños prematuros presentan, comparados con aquellos nacidos a término, un riesgo un 46% superior de presentar asma o sibilancias durante su infancia. Y en el caso de los niños nacidos antes de la semana 32 de gestación, el riesgo de asma o sibilancias fue hasta 3,1 veces superior. La razón para este mayor riesgo, sugieren los autores, obedece a que las consecuencias pulmonares del parto prematuro tienden a persistir durante toda la vida.

De acuerdo con Zimmermann, este trabajo proporciona toda una evidencia según la cual la prematuridad es un factor de riesgo para el desarrollo de sibilancias o asma. Dado el incremento de la supervivencia global proyectada para los nacimientos prematuros, las nuevas investigaciones en este sentido deben dirigirse hacia la comprensión de los mecanismos subyacentes para, posteriormente, trasladar esos conocimientos al desarrollo de intervenciones preventivas y terapéuticas.

Noticias relacionadas

16 Apr 2014 - Actualidad

Las embarazadas con hipertensión crónica presentan un riesgo 8 veces mayor de parto prematuro

Un estudio concluye que el riesgo relativo de preeclampsia, una afección del embarazo caracterizada por presión arterial alta, en mujeres con hipertensión crónica es mayor que en mujeres no hipertensas.

25 Mar 2014 - Actualidad

La contaminación del aire causa cada año 7 millones de fallecimientos prematuros

Un 40% de los fallecimientos por contaminación del aire exterior se debió a cardiopatías isquémicas, otro 40% a accidente cerebrovascular, el 11% a EPOC y un 6% a cáncer de pulmón, y un 3% a infecciones respiratorias en niños.

30 Jan 2014 - Actualidad

Los nacidos de parto prematuro presentan un mayor riesgo de asma durante la infancia

Según una revisión de estudios, estos niños son un 46% más propensos a desarrollar asma o trastorno de sibilancias que los bebés nacidos a término (en la semana 37 o posteriores).

Copyright © 2020 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?