Viernes, 24 de Septiembre del 2021

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'SCIENCE OF THE TOTAL ENVIRONMENT'

Las aguas residuales delatan cómo se dispara el alcohol durante las Fallas valencianas

SINC · 05 febrero 2016

Investigadores de la Universidad de Valencia miden la presencia de un metabolito que se excreta por la orina: el etilo sulfato, y constatan que que la ingesta de bebidas alcohólicas se incrementa un 400% los 3 últimos días de estas fiestas.

Investigadores de la Universidad de Valencia y del centro CIDE (UV-CSIC-GV) publican en Science of the Total Environment un estudio donde muestran que el consumo medio de alcohol pasa de 15 mililitros por habitante y día (incluyendo los fines de semana) a 55 ml/hab/día en Fallas, es decir, “el consumo de alcohol se cuadruplica”, según la científica. El día de más consumo, el 19 de marzo o día de la Nit de la Cremà y el final de las Fallas, el consumo de alcohol se incrementa hasta un 600%.

El estudio se realizó a partir de muestras de aguas residuales recogidas del 7 al 20 de marzo de 2014 provenientes de tres depuradoras del área metropolitana de Valencia: Pinedo I, Pinedo II y Quart-Benàger. La presencia de la cantidad de alcohol se ha podido determinar por la presencia de una molécula: el etilo sulfato. Una vez el alcohol se ingiere, se degrada, entre otros, a dos metabolitos que se excretan por la orina: el etilo sulfato y el etilo glucurónido. El primero es estable en agua y por lo tanto es un buen biomarcador para determinar el consumo de alcohol a partir de su presencia en las aguas de depuradora.

La cantidad de este compuesto se determinó inyectando directamente las aguas residuales con un par iónico en un cromatógrafo líquido con espectrómetro de masas. El par iónico se utiliza para determinar compuestos que se encuentran ionizados en las muestras, es decir con carga eléctrica, en este caso, negativa. Consiste en añadir un contraión (una molécula que tenga carga eléctrica contraria, en este caso positiva, y además que sea de gran tamaño). De este modo, se contrarresta la carga negativa del etilo sulfato con la carga positiva del contraión y forman una especie neutra, que es más fácil de analizar.

La cromatografía líquida es una técnica que separa las moléculas según la polaridad. Funciona muy bien para moléculas de una polaridad mediana y que no estén ionizadas en solución (por eso se usa el par iónico). Por otro lado, el espectrómetro de masas detecta la molécula y además proporciona información sobre su estructura. Este método ioniza y parcialmente fragmenta las moléculas y después separa los iones en función de la relación masa/carga (m/z), y así se obtiene una impronta o patrón característico de cada una.

Lo que más se consume es cerveza

De este modo se ha medido el tipo de bebidas más consumidas habitualmente y la cantidad, y se ha calculado la cantidad de etanol. Así, las cifras de consumo habituales de alcohol muestran que la bebida más consumida es la cerveza (50%), bebidas de alta graduación (28%), vino (20%) y otros tipos (2%). A las tres primeras corresponde un 5, 40 y 12% de alcohol, respectivamente. Los volúmenes comunes de consumo de estas bebidas son de 250 ml de cerveza; 30 ml de bebidas de alta graduación y 125 ml de vino. Estas cifras aportan 12,5; 12; y 15 mililitros de etanol puro, respectivamente. Con estas cifras, y las mediciones en las estaciones depuradoras, el equipo investigador ha podido estimar el número de estas bebidas que se han consumido.

A diferencia de otros métodos, con este se pueden obtener resultados prácticamente en tiempo real e incluso averiguar dónde los puntos de consumo de alcohol pueden ser peligrosos para la salud, en palabras de Picó: “Normalmente, el consumo de alcohol se establece a partir de los datos de ventas, pero de esta forma no se puede evaluar el consumo en un acontecimiento particular o durante periodos festivos, ya que en las encuestas estos posibles picos de consumo quedan diluidos al tratarse de datos anuales”.

El estudio también constata la diferencia entre los días del periodo analizado. Así, entre el 4 y el 14 de marzo se considera un periodo laboral normal, mientras que del 15 al 20 de marzo es considerado un periodo festivo y, por lo tanto, inusual en cuanto al consumo de alcohol.

Los resultados de todo el intervalo están globalmente de acuerdo con las cifras analizadas y estudiadas en observaciones en Santiago de Compostela, Oslo o Barcelona.  Además, en el caso de la depuradora de Quart-Benàger, situada en una área industrial donde la población disminuye notablemente el fin de semana, se ha observado que entre los días 15 y 20 (sábado a jueves) hay un incremento importante en cuanto al consumo de alcohol en los días entre semana respecto del consumo habitual, y es la depuradora que asume los mayores índices de consumo de alcohol.

Noticias relacionadas

28 Dec 2015 - Actualidad

Una mayor inteligencia emocional previene las conductas de riesgo

Un estudio de la Universidad de Oviedo realizado a estudiantes de Enfermería revela que los alumnos con más capacidades emocionales consumen menos alcohol, se alimentan mejor y se protegen más en sus relaciones sexuales.

17 Nov 2015 - Actualidad

Una mutación hace a sus portadores más impulsivos en estado de ebriedad

Un equipo de investigadores finlandeses ha descubierto que el gen receptor de la serotonina 2B provoca, en personas alcoholizadas, que su conducta se vuelva más extraña y errática.

26 Aug 2015 - Actualidad

El alcoholismo se sitúa en torno al 17% de la población masculina de Estados Unidos

Según una reciente investigación, más del 80% de los afectados no acuden a tratamiento porque no saben que esta enfermedad dispone de tratamientos especializados eficaces o por miedo al estigma.

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?