Martes, 27 de Febrero del 2024

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

Las unidades de rehabilitación cardiaca en España sólo pueden atender al 3% de los infartados

JANO.es · 01 junio 2012

La reunión conjunta de las Secciones de Hipertensión Arterial, Cardiología Preventiva y Rehabilitación de la SEC, que comienza hoy en Barcelona, aborda la necesidad de fomentar la prevención secundaria de las dolencias cardiovasculares.

En países como Lituania y Bélgica las unidades de rehabilitación cardiaca dan cobertura al 80% y 60%, respectivamente, de los pacientes que las necesitan, tras haber sufrido un episodio cardiaco grave, como un infarto o una angina de pecho, mientras que en España sólo pueden acceder a ellas el 3% de los pacientes que las precisan, según datos de la SEC. La encuesta EuroAspire III refleja una situación aún más grave: Los programas de rehabilitación cardiaca solo se recomiendan al 0,6% de los pacientes de alto riesgo que los necesitan y solo reciben atención en ellos el 0,2%.

“La prevención secundaria es la cenicienta de la prevención en cardiología. Muchos cardiólogos son conscientes de la importancia de especialidades como la hemodinámica o las arritmias, pero no de las medidas de prevención secundaria y de que los pacientes que han sufrido un infarto deben acudir a una de estas unidades de rehabilitación cardiaca”, expone la Dra. Almudena Castro, presidenta de la sección de Cardiología Preventiva y Rehabilitación Cardiaca de la SEC.

“Los programas de rehabilitación cardiaca son importantes en los pacientes con insuficiencia cardiaca, porque se descompensan, hay que aumentarles o disminuirles la medicación y controlarlos más estrechamente. Necesitan un seguimiento más cercano en estas unidades de rehabilitación cardiaca que, sin embargo, son insuficientes en España, que está a la cola en Europa y en el mundo en este recurso asistencial”, según la Dra. Castro.

“En España, se hace muy poca rehabilitación cardiaca. La rehabilitación se realiza fundamentalmente en traumatología, en pacientes que se han colocado una prótesis de cadera y luego deben rehabilitarse. En cambio, en Cardiología casi no se aplica”, suscribe el Dr. Enrique Galve, presidente de la Sección de Hipertensión Arterial de la SEC.

“Las pautas de prevención secundaria que se enseñan, tras un infarto, son las mismas que antes de sufrirlo. Hay que abarcar todos los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular, es decir, identificarlos y corregirlos: la hipertensión arterial, la obesidad, el tabaquismo, el sedentarismo, el colesterol o la diabetes. Todos estos factores de riesgo se tienen que controlar, como la tensión, a 14-9 mm/Hg, tener un índice de masa corporal (IMC) adecuado y solo varían los niveles de colesterol LDL que deben tener estos pacientes, alrededor de 130 mg/dl en prevención primaria y menos de 100 mg/dl, en prevención secundaria”, señala la Dra. Castro.

Las secciones de Hipertensión Arterial y Cardiología Preventiva y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) celebran hoy y mañana 1 y 2 de junio una reunión conjunta en el Hotel NH Constanza, de Barcelona, que va a congregar a 300 expertos nacionales en riesgo cardiovascular. En esta cita se abordará la importancia de fomentar la prevención secundaria (medidas preventivas que deben seguir los pacientes de alto riesgo, tras haber sufrido algún evento cardiovascular grave, como un infarto) y la necesidad de ampliar los programas de rehabilitación cardiaca para atender a los pacientes con cardiopatía isquémica, angina de pecho e insuficiencia cardiaca.

Ahorrar en fármacos

Otra sesión de interés de esta cita será la titulada 'En tiempos de crisis, problemas fármaco-económicos en el control, ¿Cómo podemos ser eficientes?'. Esta sesión “pondrá de manifiesto que el tratamiento no se puede fijar solo en función del precio, sino que también se deben tener en cuenta el resto de recursos. A veces, elegir un tratamiento más barato no disminuye los costes, porque puede traducirse en que los pacientes sufran eventos y reingresos que no hubieran tenido si se hubiera escogido otro tratamiento más caro, como las estatinas, para reducir el colesterol, son capaces de disminuir estos eventos entre un 16% o un 24%, según distintos estudios”, explica la Dra. Castro.

Un reciente estudio publicado en European Journal of Preventive Cardiology, ha demostrado que las estatinas a altas dosis (rosuvastatina, atorvastatina y simvastatina) son más coste-efectivas que la simvastatina genérica, que intentan prescribir los centros de atención primaria para ahorrar en costes de farmacia.

“En tiempos de crisis debemos optimizar los recursos, lo que no es sencillo. No solo debemos fijarnos en el gasto en farmacia y lo más barato, porque pueden surgir complicaciones, como la necesidad de una nueva revascularizacion o colocación de un nuevo stent en una arteria coronaria, un infarto y la muerte, que se pueden prevenir. Debemos tener en cuenta otros aspectos y los costes que supondrán nuestras decisiones a corto, medio y largo plazo”, añade la Dra. Castro.

Para el Dr. Galve, otro mensaje importante es que “el médico debe implicarse en conseguir no solo la eficacia, sino también la eficiencia. No sirve darle lo mejor y lo más potente al paciente, sin mirar cuánto cuesta, su precio. Estamos obligados a conseguir los objetivos de tipo médico que nos marcan las guías clínicas al mejor precio posible, utilizando unos u otros fármacos, que no siempre van a ser los genéricos”.

Noticias relacionadas

01 Jun 2012 - Actualidad

La ley antitabaco reduce entre un 10% y un 20% los infartos en Europa

Un estudio muestra que se han reducido en un 9% los ingresos debidos a esta patología, y en un 13% los angina de pecho.

30 May 2012 - Actualidad

Los ictus por fibrilación son cinco veces más discapacitantes que el resto

El coste medio del ingreso hospitalario en pacientes con FA que han sufrido un infarto cerebral es de 9.813 euros, según un estudio realizado por Boehringer Ingelheim.

18 May 2012 - Actualidad

Las troponinas cardiacas, un paso adelante en el diagnóstico de síndromes coronarios agudos

Varios estudios ponen de manifiesto que este método acorta el tiempo desde el ingreso del paciente hasta la confirmación o exclusión del posible infarto de miocardio.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?