Martes, 18 de Mayo del 2021

Últimas noticias

ALERGOLOGÍA

Los antihistamínicos se encuentran entre los medicamentos más incorrectamente utilizados

Universidad McMaster · 16 abril 2021

Según un trabajo publicado por investigadores canadienses, buena parte de los usuarios de antihistamínicos utilizan estos fármacos de forma incorrecta.

"La gente tiene que replantearse qué medicamentos para la alergia tienen en sus botiquines, qué medicamentos tienen los hospitales y qué recomiendan los responsables políticos", comenta Derek Chu, alergólogo de la Universidad McMaster. A su juicio, con la llegada de la temporada de alergias de primavera y el inicio de la vacunación contra la COVID-19, los antihistamínicos pueden ser útiles para tratar las erupciones cutáneas subsiguientes.

"Hay nuevos antihistamínicos de segunda generación que son potentes, específicos, de acción rápida y de seguridad probada, que todo el mundo debería utilizar para tratar la rinitis alérgica y la urticaria", añade, por su parte Gordon Sussman, de la Universidad de Toronto.

En un artículo publicado en el Canadian Medical Association Journal se enumeran cinco datos que consideran preciso conocer.

En primer lugar, destacan que los antihistamínicos se encuentran entre los medicamentos más utilizados en todo el mundo, pero también entre los más incorrectamente utilizados. Según los autores, se emplean mejor para aliviar los síntomas de la rinitis alérgica y los brotes de urticaria, pero no para el asma, la dermatitis, la tos o el insomnio.

En segundo lugar, señalan que los antihistamínicos de primera generación se asocian a efectos secundarios importantes y a veces mortales. Fármacos con difenhidramina, clorfeniramina o hidroxizina son de primera generación, pueden causar somnolencia y afectar a funciones cognitivas como el rendimiento escolar. Una sobredosis puede causar la muerte y son potencialmente peligrosos tanto para los jóvenes como para los mayores.

En tercer lugar, subrayan que los antihistamínicos más recientes son más seguros, y tan asequibles y tan eficaces como los de primera generación.

Los de última generación han demostrado ser más eficaces y tienen efectos más duraderos, con menos efectos secundarios como la somnolencia.

Añaden en cuarto lugar que estos medicamentos no deben utilizarse en lugar de la adrenalina para tratar la anafilaxia. "Los fármacos orales pueden utilizarse junto con las inyecciones de adrenalina para tratar las reacciones anafilácticas, pero no son un sustituto", destacan.

Finalmente, recuerdan que la mayoría de los antihistamínicos son seguros durante el embarazo y la lactancia. La investigación médica ha demostrado que en dosis estándar no dañan al feto durante el embarazo y pueden utilizarse durante la lactancia. También son seguros para los niños, concluyen los autores.

Referencia: 

Noticias relacionadas

08 Jun 2010 - Actualidad

El tratamiento antihistamínico debe ser personalizado y continuado

Un experto destaca la importancia de educar al paciente alérgico para que conozca los síntomas de su enfermedad y a interpretar los recuentos de pólenes.

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?