Viernes, 09 de Diciembre del 2022

Últimas noticias

NEUROLOGÍA

Los escáneres cerebrales pueden ayudar a diagnosticar la dislexia

JANO.es · 14 agosto 2013

Varios estudios evidencian que en adultos con pocas aptitudes para la lectura, una estructura cerebral que recibe el nombre de fascículo arqueado es más pequeña y está menos organizada que en adultos que leen con normalidad.

Un estudio llevado a cabo en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en sus siglas en inglés), en Estados Unidos, ha hallado una correlación entre las escasas dotes para la lectura en el jardín de infancia y el tamaño de una estructura cerebral que conecta dos zonas de procesamiento del lenguaje.

Estudios anteriores habían demostrado que en los adultos con pocas aptitudes para la lectura, esta estructura, que recibe el nombre de fascículo arqueado, es más pequeña y está menos organizada que en los adultos que leen con normalidad. Sin embargo, se desconoce si estas diferencias son las que causan las dificultades para la lectura o si, por el contrario, son consecuencia de la falta de experiencia lectora.

"Estábamos muy interesados en el estudio de los niños antes de la enseñanza de la lectura y si se podían ver este tipo de diferencias", señala John Gabrieli, profesor de Ciencias de la Salud y Tecnología y profesor de Ciencias Cognitivas y del Cerebro y miembro del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro del MIT.

Gabrieli y Nadine Gaab, profesora asistente de Pediatría del Hospital Infantil de Boston, en Estados Unidos, son los autores senior del artículo, publicado en Journal of Neuroscience. Los autores principales del trabajo son los científicos postdoctorales en el MIT Zeynep Saygin y Elizabeth Norton.

Relación entre el fascículo arqueado y la conciencia fonológica

El trabajo es parte de un estudio mayor por el que se evalúan las habilidades de prelectura de niños de escuelas de Massachusetts y Rhode Island. A algunos de esos niños, unos 40, se les tomaron imágenes de su cerebro mediante resonancia magnética. Los autores se centraron en tres tractos de materia blanca asociados con la habilidad de leer, todos ellos situados en el lado izquierdo del cerebro: el fascículo arqueado, el fascículo longitudinal inferior (ILF) y el fascículo longitudinal superior (SLF).

Al comparar los escáneres cerebrales y los resultados de diferentes tipos de pruebas de prelectura, los investigadores encontraron una correlación entre el tamaño y la organización del fascículo arqueado y el rendimiento en las pruebas de conciencia fonológica, y la capacidad para identificar y manipular los sonidos del lenguaje.

Lenguaje hablado y escrito

Los científicos también evaluaron a los niños en otras dos habilidades que se han demostrado que predicen la capacidad de lectura: la denominación rápida, que es la capacidad de nombrar una serie de objetos familiares tan pronto como se pueda, y la capacidad de nombrar letras. Estos expertos no encontraron ninguna correlación entre estas habilidades y el tamaño o la organización de las estructuras de materia blanca escaneadas.

El fascículo arqueado izquierdo conecta el área de Broca, implicada en la producción del habla, y el área de Wernicke, involucrada en la comprensión del lenguaje hablado y escrito. Un fascículo arqueado más grande y más organizado propiciaría una comunicación más fluida entre las dos regiones, sostienen los investigadores.

Noticias relacionadas

09 Jul 2013 - Actualidad

Expertos españoles crean un sistema para la detección precoz de trastornos del lenguaje

En la primera fase de esta investigación ha colaborado el Centro de Intervención del Lenguaje (CIL) de la Universidad de La Salle mediante la aportación de 21 casos reales para refinar la base de datos.

19 Mar 2013 - Actualidad

Uno de cada cuatro niños con plagiocefalia no tratada sufre problemas graves de lenguaje a los 3 años de edad

Cada año, en España, alrededor de 15.000 bebés acaban desarrollando esta deformidad craneal.

30 Mar 2012 - Actualidad

El bilingüismo retrasa los síntomas de demencia

Un estudio muestra que el procesamiento del lenguaje bilingüe refuerza las redes de control cognitivo, mejorando así la 'flexibilidad mental', la capacidad de adaptación a los cambios y la gestión de la información.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?