Lunes, 06 de Febrero del 2023

Últimas noticias

LXVI REUNIÓN ANUAL DE LA SEN

Más de 1,6 millones de personas dependientes en España, lo son por enfermedad neurológica crónica

JANO.es · 19 noviembre 2014

Un informe de la SEN revela que las enfermedades neurológicas son responsables del 23% de los años de vida perdidos por muerte prematura y del 50% de los años perdidos por discapacidad.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) ha presentado hoy, en el marco de su LXVI Reunión Anual, el informe 'Las enfermedades neurológicas crónicas en España'. Tal como explica el Dr. Carlos Tejero, vocal de la SEN, las enfermedades crónicas son responsables de más de 300.000 muertes al año, aproximadamente un 90% del total de las defunciones. Además, originan el 80% de las consultas en Primaria y suponen el 60% de los ingresos hospitalarios y el 70% del gasto sanitario en España. "Estamos, por lo tanto", señala el Dr. Tejero, "ante un gran problema sociosanitario y queríamos determinar con mayor exactitud el peso de las enfermedades neurológicas en estas cifras”.

El 42% de la población española mayor de 15 años padece una enfermedad crónica (46,9% en mujeres y 37,8% en hombres); es decir, más de 19 millones de personas en España tiene una enfermedad crónica, y de éstas, unos 11 millones son mujeres. “Teniendo en cuenta que más de 7 millones de personas, el 16% de la población, sufre algún tipo de enfermedad neurológica y que prácticamente todas las enfermedades neurológicas son crónicas, está claro que las enfermedades neurológicas suponen un reto para el abordaje de la cronicidad en España”, señala el Dr. Tejero.

Cantabria, Aragón, País Vasco y Asturias son las comunidades autónomas con mayor porcentaje de población con al menos una enfermedad crónica. Las que menos -además de Ceuta y Melilla- son Galicia, Castilla-La Mancha, Canarias y La Rioja. La prevalencia de estas enfermedades se concentra en la población mayor de 55 años y aumenta progresivamente con la edad: A partir de los 55 años, más del 50% de la población padece una enfermedad crónica.

Ictus y cefaleas son, por prevalencia, las principales enfermedades crónicas neurológicas. “Sin embargo, también habría que considerar otras de gran impacto social y alta prevalencia, como las demencias (principalmente alzhéimer), esclerosis múltiple, trastornos del movimiento (Parkinson, entre otras), epilepsia, enfermedades neuromusculares (distrofia, ELA, Miastenia) o dolor crónico”, explica el Dr. Tejero.

Discapacidad de las enfermedades crónicas

“A pesar de que existen ciertas enfermedades crónicas con prevalencias superiores a las neurológicas, no todas impactan por igual: las enfermedades neurológicas son las principales causas de mortalidad y en discapacidad”, destaca el Dr. Tejero. El ictus es la segunda causa de muerte, la primera entre las mujeres, y las enfermedades neurodegenerativas, principalmente el alzhéimer, ya supone la cuarta causa de muerte. Pero además, 12 enfermedades neurológicas destacan entre las 30 enfermedades crónicas que causan una mayor discapacidad.

El informe recoge que existen más de 3,7 millones de personas con discapacidad por enfermedad crónica, de las cuales más de 1,6 millones corresponderían a pacientes de enfermedades neurológicas. Así, las enfermedades neurológicas son responsables del 43,8% de la discapacidad por enfermedad crónica. A medida que aumenta la edad de los pacientes, mayor es la implicación de las enfermedades neurológicas en su discapacidad: a partir de los 80 años, las enfermedades neurológicas suponen más del 50% de los casos de discapacidad. El ictus vuelve a ser la enfermedad crónica neurológica que causa más casos de discapacidad. Sólo esta enfermedad supone casi el 9% del total de los casos.

Impacto económico de las enfermedades neurológicas crónicas

“Las enfermedades neurológicas son responsables del 23% de los años de vida perdidos por muerte prematura, del 50% de los años perdidos por discapacidad y del 35% de la carga global de la enfermedad en Europa”, recuerda el Dr. Tejero. Asimismo, prosigue, las enfermedades neurológicas son, en su conjunto, uno de los grupos de enfermedades más costosos. Los últimos estudios han estimado que el coste sanitario de las enfermedades neurológicas en España asciende a más de 10.865 millones de euros.

El aumento de la esperanza de vida en España hace muy previsible el incremento de la frecuencia de estas enfermedades, fundamentalmente de las enfermedades neurodegenerativas y del ictus. Por esa razón, los últimos estudios apuntan a que, en 2020, en España, se necesitarán 28.000 millones de euros adicionales a los 50.000 millones que se destinaron en 2011 a la gestión de crónicos.

“Y eso sólo dentro de 6 años. En 2050, cuando, según las previsiones, más del 38% de la población española tenga más de 60 años, casi un 50% más que en la actualidad, la cifra será aún mayor. Es, por tanto, necesario reducir la carga asistencial relacionada con la cronicidad para asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario en el futuro”, insiste este especialista.

Recomendaciones

El problema de la cronicidad no es nuevo. Desde que la OMS instó a los gobiernos a tomar medidas al respecto, ha surgido diversos planes -regionales, nacionales e internacionales-, para el abordaje de la cronicidad, que han basado su estrategia en tres pilares básicos: la promoción y prevención de la salud, la investigación e innovación y mejoras en la atención sanitaria.

Aunque la Sociedad Española de Neurología reconoce que en ciertas áreas se han dado ya algunos avances, sobre todo en temas de prevención, considera que aún queda mucho que hacer en el ámbito de la investigación y en el de la atención sanitaria. “Además, el abordaje de las enfermedades neurológicas, por sus características, lleva implícito una serie de necesidades que no necesariamente han sido contempladas para otras enfermedades crónicas más prevalentes”, explica este experto.

En el ámbito de la atención sanitaria, España adolece de recursos para el apoyo, tratamiento o institucionalización de los pacientes: programas de rehabilitación, de adaptación laboral, asistencia domiciliaria, o de centros para casos los casos más graves. “Pero, además, es necesario potenciar el seguimiento del paciente por el especialista. Se ha demostrado que el seguimiento de los pacientes neurológicos es más adecuado y más eficiente cuando es realizado por neurólogos. Además, los pacientes demandan ese tipo de seguimiento y control. Pero esto requiere apostar por un nuevo concepto de gestión clínica y potenciar las unidades especializadas”, concluye el Dr. Tejero.

Noticias relacionadas

08 May 2014 - Actualidad

El 40% de los afectados por ictus presenta secuelas discapacitantes

Los médicos rehabilitadores reivindican su papel en el abordaje de la discapacidad y recuerdan que el 60-70% de los pacientes recuperan la marcha independiente gracias a los programas de rehabilitación.

22 Apr 2013 - Actualidad

La salud de las personas dependientes en España es entre regular y mala, y todo apunta a que irá a peor

Los parientes creen que los servicios públicos no podrán cubrir adecuadamente la atención a este colectivo de aquí a unos años, según pone de manifiesto un estudio.

Copyright © 2023 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?