Viernes, 03 de Diciembre del 2021

Últimas noticias

FORMACIÓN

Nace la Cátedra Armando Laffon, dedicada a enfermedades autoinmunes

JANO.es · 06 noviembre 2007

Ha sido puesta en marcha por Universidad Europea de Madrid y la compañía Schering-Plough, con el fin de investigar y formar sobre este tipo de patologías

El Dr. Julio Zarco, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), analiza en la siguiente entrevista la situación tanto de la atención primaria (AP) como de la Sociedad de cara a la celebración de su XXIX Congreso Nacional.

–¿En qué situación se encuentra la atención primaria española?

–Está en un compás de espera, pues si bien la competencia y capacitación clínica de los médicos de familia ha experimentado un desarrollo vertiginoso en los últimos 20 años, la actualidad viene marcada por la necesidad de revisar la Ley General de Sanidad de 1986. Es cierto que esta Ley supuso una revolución a la hora de renovar las estructuras de la sanidad española y de la AP en particular, pero también es verdad que desde entonces han cambiado muchas cosas, como el ejercicio profesional y, sobre todo, la sociedad. En este contexto, la AP, si bien ha experimentado un gran desarrollo conceptual, no ha podido desarrollar toda su potencialidad dado el marco estructural político-organizativo en el que se encuentra. El resultado es la insatisfacción, la desmotivación y, en ocasiones, el desamparo que sienten sus profesionales.

–¿Qué se podría hacer para mejorarla?

–En primer lugar, hay que hacer una profunda reflexión sobre la Ley General de Sanidad, así como un análisis serio de cuál es la situación sociodemográfica de nuestro país. Hay que evaluar en qué punto nos encontramos, cuál ha sido el desarrollo de las estructuras sanitarias y llevar a cabo una lectura crítica, para lo que se requiere voluntad política. En segundo lugar, la profesión necesita reforzar su liderazgo para facilitar y catalizar las reformas necesarias. El médico, después de los procesos de socialización y de burocratización a los que ha sido sometido en los últimos 15-20 años, ha llegado a una situación de dejación de determinadas funciones que son muy importantes en el ejercicio de su profesión. Entre las mismas, el liderazgo, es decir, la capacidad de crear, de innovar, de organizar su propio trabajo. »

Por último, se necesita una convergencia de la AP, hoy en día totalmente atomizada en numerosos segmentos y grupos. Por tanto, se requiere un marco de convergencia de las sociedades científicas. Además, esta convergencia facilitaría la renovación de la profesión comentada en el segundo punto. Una profesión no puede ejercer ningún liderazgo si está fragmentada. En definitiva, sólo alcanzando estos 3 puntos se posibilitaría lograr el resto de demandas.

–¿Cuál es la apuesta de la SEMERGEN por el DPC?

–La SEMERGEN apuesta por el Desarrollo Profesional Continuo (DPC). De hecho, el pasado 4 de septiembre la Sociedad presentó, con el total respaldo de los ministerios de Educación y de Sanidad, un proyecto de DPC en consonancia con lo que se está haciendo en la medicina de familia en Europa, Canadá y EE.UU. Concretamente, el proyecto consiste en que los médicos de familia entran en procesos de mejora y evaluación y autoevaluación de su competencia clínica, esto es, de sus habilidades y destrezas, que no de sus conocimientos. Para ello contempla un sistema de tutores y mentores que les llevan de la mano hacia la excelencia.

–¿Cuáles son los principales retos que ha tenido que afrontar la sociedad desde que asumió su presidencia?

–Nuestro primer gran reto ha sido explicar que la SEMERGEN no es una sociedad de medicina rural. No hay que olvidar que somos la sociedad de AP más antigua de nuestro país, una sociedad que, es cierto, en su momento fue catalizada y lanzada por médicos rurales. Pero ya no hay médicos rurales en España, pues la “ruralidad” de hoy en día es muy distinta de la que había hace 40 años. Nuestro segundo gran reto ha sido el de abrir la Sociedad a todos los médicos de AP con ganas de participar en un proyecto tan ilusionante y de futuro como es el nuestro. Para ello cambiamos los estatutos e, incluso, el mismo nombre de la sociedad. Cambio que, lógicamente, también conllevaba un cambio de nuestra filosofía. Se modificó el organigrama, se limitaron los mandatos y se generaron hasta 27 grupos de trabajo. Todo ello sin olvidar que tenemos una sede propia y que nuestros congresos han crecido un 40% en número de inscritos y de ponentes. Por tanto, el balance en estos 3 años es bastante positivo.

–¿Y de cara al futuro?

–Sin olvidar los proyectos de DPC, tenemos muy clara la necesidad de incorporar la medicina de familia a la universidad española. De hecho, en estos 3 años hemos creado 3 cátedras en otras tantas universidades —Granada, Extremadura y Alcalá de Henares—, que esperamos se extiendan aún más en un futuro inmediato. Un segundo objetivo muy importante es nuestra participación en los foros europeos de medicina de familia. Así, estamos manteniendo importantes contactos con la Unión Europea de Medicina General (UEMO), sociedad que aglutina a los médicos de familia europeos, para avanzar en los proyectos de reforma de la organización y de la asistencia de la AP en España y, lógicamente, en toda Europa. Estamos analizando los modelos, entre otros, británico y danés para tratar de fomentar la autogestión y autoorganización del médico, única vía para lograr el liderazgo del proceso sanitario. Por último, no hemos de olvidar la necesidad de revitalizar los valores profesionales, razón por la que la Fundación SEMERGEN creó hace 6 meses el Instituto de Bioética y Humanidades Médicas con el objetivo de fomentar y de reencontrar todo aquello que no es clínico y científico: la ética, la deontología, la literatura, etc. para que el profesional pueda desarrollarse en su faceta más humana.

–¿Cómo calificaría las relaciones de la Sociedad con el Ministerio de Sanidad?

–Se ha caracterizado por los altibajos. Hemos mantenido una colaboración estrecha y muy importante con altos cargos ministeriales, como muestra la colaboración de la SEMERGEN en todas las comisiones técnicas del Ministerio. Por lo tanto, la representatividad de la Sociedad en los organismos asesores del Ministerio es total. Sin embargo, también hemos tenido algunos desencuentros. La legislatura de Elena Salgado, marcada tanto por los encuentros como por los grandes desencuentros, ha resultado un poco complicada. Por el contrario, la relación con el nuevo ministro es mucho más estrecha y estable. La confianza es mucho mayor.

–¿Y con el resto de sociedades?

–La SEMERGEN ha realizado un importante acercamiento en los últimos 3 años a numerosas sociedades del ámbito especializado, acercamientos que, con muchas de ellas —caso de, entre otras, las sociedades de Ginecología, Neurología, Neumología, Dolor, Diabetes o Rehabilitación—, han fructificado en la firma de convenios para establecer acuerdos marco de colaboración en actividades formativas y de investigación. De hecho, todas estas sociedades participan, de manera más o menos activa, no sólo en nuestro proyecto de DPC, sino también en nuestro congreso de Sevilla. No en vano, la ventaja que tiene la AP frente a la especializada es nuestra capacidad para relacionarnos con todos los especialistas. Los cardiólogos se relacionan con cardiólogos y los ginecólogos con ginecólogos. Y los médicos de familia, con todos ellos.

–Más en concreto, ¿cómo son las relaciones con el resto de sociedades de AP?

–Tenemos una relación bastante buena y estrecha con la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. En cuanto a la semFYC y la SEMG, también se ha caracterizado por sus altibajos. La SEMERGEN ha llevado a cabo un acercamiento muy importante hacia ambas sociedades en los últimos 2 años. Siempre nos hemos sentido un poco como una sociedad bisagra entre la semFYC y la SEMG, por lo que tenemos el deber moral de tender puentes entre ambas sociedades. Sea como fuere, la relación ha sido inconstante y no demasiado estrecha, si bien en estos últimos tiempos ha mejorado bastante. Por ello, la relación en la actualidad podría tildarse de expectante, pero muy positiva. Hay que aclarar que nuestra disposición ha sido siempre positiva, nunca hemos mostrado una actitud hostil o tortuosa. De hecho, y como demuestran las hemerotecas, siempre he defendido la necesidad de una convergencia de la AP, mensaje que vamos a reforzar de cara al futuro.

Más de 5.000 médicos se darán cita en Sevilla

Si las previsiones se cumplen, más de 5.000 médicos de familia se darán cita en este XXIX Congreso, un encuentro que, en palabras del Dr. Zarco, “supone una reivindicación madura y meditada de lo que nuestra Sociedad considera clave para mejorar el primer nivel asistencial: una AP vertebrada en un único colectivo sólido, cohesionado y sin diferencias; un mayor liderazgo sobre la Administración central en todos los procesos; y un impulso real a la Estrategia AP21”. Más de 200 ponentes participarán en sus casi 80 talleres de trabajo, mesas, simposios, encuentros con los expertos, conferencias y foros. Además, todas estas actividades científicas estarán acreditadas por el SEAFORMEC (22,06 créditos, equivalentes a 128 horas lectivas). Fernando García

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?