Jueves, 13 de Junio del 2024

Últimas noticias

ANESTESIOLOGÍA

Nueva guía para prevenir la intubación esofágica no reconocida

Anesthesiology News · 22 agosto 2022

La intubación esofágica es la inserción involuntaria de un tubo respiratorio en el esófago en lugar de la tráquea. Si no se reconoce a tiempo, provoca daños cerebrales o la muerte. Últimamente se han producido algunos casos muy sonados de intubación esofágica no reconocida, y a menudo estos casos provocan la muerte de pacientes que, por lo demás, se encuentran bien y se someten a procedimientos rutinarios.

Una nueva guía publicada en Anaesthesia proporciona la primera guía de consenso sobre este tema, diseñada para reducir las muertes y lesiones evitables.

La inserción errónea del tubo respiratorio en el esófago en lugar de en la tráquea puede producirse por diversas razones, como una anatomía distorsionada, dificultades técnicas, inexperiencia del clínico o movimiento del tubo.

La intubación esofágica es relativamente frecuente. Todos los clínicos que manejan la vía aérea habrán intubado por error el esófago en múltiples ocasiones a lo largo de su carrera. Por lo general, esto se identifica rápidamente y no provoca daños. No reconocer que se ha producido una intubación esofágica es extremadamente raro, pero casi siempre es fatal. Un estudio realizado en el Reino Unido reveló que había causado 6 muertes en un solo año. Sin embargo, como no es obligatorio informar públicamente de estos sucesos, es difícil determinar la incidencia exacta.

Por lo general, la intubación esofágica se detecta fácilmente y se corrige sin causar ningún daño. En la mayoría de los entornos (y de forma rutinaria como práctica habitual durante la anestesia en la mayoría de los países de ingresos altos), hay monitores conectados al tubo respiratorio que detectan el dióxido de carbono, que sólo producen los pulmones y no está presente en el estómago. Por tanto, la detección de dióxido de carbono suele confirmar la correcta colocación del tubo respiratorio en la tráquea. Si no se detecta dióxido de carbono, suele indicar que el tubo respiratorio está en el esófago.

En los casos de intubación esofágica no reconocida, la incapacidad de detectar dióxido de carbono tras la colocación de un tubo respiratorio suele atribuirse erróneamente a la aparición de una parada cardíaca. Sin embargo, aunque la parada cardíaca es una consecuencia frecuente de la falta de oxígeno resultante de la intubación esofágica, cuando el tubo respiratorio está correctamente colocado en la tráquea, la parada cardíaca debida a otras causas debería seguir dando lugar a la detección de algo de dióxido de carbono. Por lo tanto, las directrices vuelven a insistir en el consejo anterior de que las paradas cardíacas no deben dar lugar a una ausencia total de dióxido de carbono, a menos que el tubo respiratorio esté mal colocado.

La nueva guía también hace hincapié en retirar el tubo respiratorio inmediatamente como precaución si no se puede detectar el dióxido de carbono, a menos que esto sea peligroso, lo que rara vez ocurre. En la inusual situación en la que se considera que retirar el tubo por defecto pone en riesgo al paciente, se ofrecen recomendaciones claras sobre formas alternativas de excluir la intubación esofágica y corregir otras causas de ausencia de dióxido de carbono.

También recomienda que la monitorización del dióxido de carbono exhalado y la oximetría de pulso (que mide los niveles de oxígeno en la sangre) estén disponibles y se utilicen en todos los procedimientos que requieran un tubo respiratorio, y que se utilice un videolaringoscopio (un dispositivo de intubación dotado de una cámara de vídeo para mejorar la visión) para insertar el tubo respiratorio siempre que sea posible para garantizar su correcta colocación. Otro factor que ha contribuido a algunas de estas trágicas muertes es confundir otras lecturas de aspecto similar en los monitores con el dióxido de carbono, por lo que la guía recomienda estandarizar y mejorar la distinción de cómo se muestran estas lecturas en la pantalla.

Más allá de estos factores técnicos, la nueva guía señala que no se puede subestimar la contribución a estos trágicos resultados del estrés y la confusión que surge, incluso entre los equipos médicos experimentados, cuando se producen estas emergencias. La repercusión de estos factores en la gestión de las crisis se reconoce desde hace tiempo en otros sectores preocupados por la seguridad, como el de la aviación, pero es una adición reciente y relevante a la comprensión de los resultados adversos en medicina. La guía recomienda técnicas que ayuden a resolver este problema.

Los autores concluyen que "la continua aparición de muertes y daños graves por intubación esofágica no reconocida en todo el mundo sugiere que un enfoque de la prevención centrado únicamente en hacer hincapié en la retirada de la sonda si no se detecta dióxido de carbono no es una solución completa. Esta guía hace hincapié en este punto, pero también ofrece un enfoque más amplio que aborda tanto las contribuciones técnicas como las basadas en factores humanos a la aparición de la intubación esofágica no reconocida. Se hace hincapié en que el desencadenante de la retirada de la sonda es la identificación de un riesgo inaceptable, más que el diagnóstico definitivo de que está mal colocada".

Referencia: Anaesthesia. 2022;10.1111/anae.15817. doi:10.1111/anae.15817

Noticias relacionadas

25 Feb 2015 - Actualidad

Logran realizar una intubación orotraqueal en ambulancias en movimiento preservando la seguridad del paciente

El ensayo, llevado a cabo por investigadores del Departamento de Enfermería de la Universidad de Alicante, empleó como herramienta un maniquí de simulación de alta fidelidad con una respuesta fisiológica similar a la de un ser humano.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?