Sábado, 03 de Diciembre del 2022

Últimas noticias

ONCOLOGÍA

Nuevos estudios confirmarán si denosumab puede prevenir las metástasis óseas en pacientes con cáncer

Óscar Giménez, Viena · 04 octubre 2012

Tras los prometedores resultados del Estudio ‘147, en los que se observó que el fármaco las retrasa en el cáncer de próstata resistente a la castración, se ha puesto en marcha otro ensayo en cáncer de mama en estadio temprano.

El anticuerpo monoclonal denosumab, aprobado para la prevención de eventos relacionados con el esqueleto en pacientes oncológicos que ya han desarrollado metástasis óseas, podría ser el primer fármaco capaz de prevenir la formación de las propias metástasis. Los datos existentes a este respecto son prometedores, a juicio de los expertos, y se han puesto en marcha estudios diseñados para comprobar esta posibilidad.

En el marco del Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), celebrado en Viena, se han desarrollado varias sesiones dedicadas a este fármaco desarrollado y comercializado por Amgen. En rueda de prensa, el Dr. Tom Lillie, jefe del Área Terapéutica de Oncología de la compañía, recordó los resultados del Estudio ‘147 –presentados hace un año en el congreso de Estocolmo-, en el que se observó que denosumab prolongó la supervivencia libre de metástasis óseas en 4,2 meses (29,5 meses con denosumab y 25,3 meses con placebo) en pacientes con cáncer de próstata resistente a la castración, un tumor en el que más del 90% de los casos desarrollan esta metástasis.

Un análisis adicional de dicho estudio revela que en aquellos pacientes en los que el tiempo de duplicación del antígeno específico prostático (PSA) es inferior a 4 meses la supervivencia libre de metástasis óseas es de 7,5 meses más que en el grupo de denosumab que en el grupo placebo (25,8 frente a 18,3 meses).

Estudio D-CARE

La posibilidad de prevenir y retrasar la aparición de metástasis óseas en mujeres con cáncer de mama también se está investigando. El Dr. Rob Coleman, oncólogo de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), se refirió al estudio D-CARE, un ensayo de fase III internacional, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo que incluirá a unas 4.500 pacientes con cáncer de mama de estadios II y III, y alto riesgo de recidiva.

Además de la quimioterapia neoadyuvante o adyuvante y la terapia dirigida a HER-2 o endocrina que reciban, la mitad de estas pacientes será tratada con denosumab y la otra mitad con placebo durante un periodo total de 60 meses (120 mg de denosumab subcutáneo al mes durante los primeros 6 meses y posteriormente cada 3 meses durante los 54 siguientes). El objetivo primario del estudio D-CARE es comprobar si este anticuerpo monoclonal es capaz de incrementar la supervivencia libre de metástasis óseas. Se espera que el periodo de reclutamiento, iniciado en 2010, concluya a finales de este año.

El Dr. Coleman recordó que el cáncer de mama es la primera causa de muerte oncológica femenina. Las tasas de incidencia son muy altas, con cerca de 1,4 millones de nuevos casos registrados en todo el mundo de 2008, pero la buena noticia es que la mortalidad ha ido disminuyendo a lo largo de las últimas décadas gracias a los avances diagnósticos y terapéuticos. Esta mayor supervivencia ha dado lugar a que el bienestar cotidiano de las pacientes sea una prioridad creciente, y en este contexto cobran cada vez más importancia la calidad de vida y el manejo del dolor.

Sobre este punto, el Dr. Coleman señaló que las metástasis óseas se desarrollan en el 65-75% de las afectadas por el cáncer de mama. De hecho, el hueso representa aproximadamente el 40% de todas las primeras recidivas en mujeres con tumores mamarios en estadio temprano. De ahí la importancia del estudio D-CARE, que permitirá saber si denosumab puede prevenir estas metástasis óseas y, además del objetivo primario mencionado –la supervivencia libre de dichas metástasis- contemplará otros objetivos, como la supervivencia libre de enfermedad y la supervivencia global. Asimismo, se estudiará la seguridad, la densidad mamaria, la incidencia de eventos relacionados con el esqueleto (ERE), los resultados reportados por las pacientes y biomarcadores.

Prevención de eventos óseos

Lo que sí está más que demostrado es la capacidad de este anticuerpo monoclonal para reducir el riesgo de ERE en pacientes que ya han desarrollado metástasis óseas. La aprobación de esta indicación de denosumab se basó en los resultados de tres estudios pivotales, uno en cáncer de próstata, otro en cáncer de mama y un tercero que incluyó a pacientes con diversos tipos de tumores sólidos y mieloma múltiple. En el congreso de Viena se presentaron los resultados de la extensión abierta de dos años de esos estudios pivotales, en los que se comparó denosumab subcutáneo con el bifosfonato de referencia, el ácido zoledrónico administrado por intravenosa.

Centrándose en los datos referentes a las pacientes con cáncer de mama, el Dr. Coleman destacó que los ERE son frecuentes en las afectadas que han desarrollado metástasis óseas: un 52% sufren fracturas patológicas, un 43% requieren radioterapia en el hueso, un 11% necesita cirugía ósea y un 3% experimentan compresión medular. En el estudio centrado en esta patología, en el que participaron 2.049 pacientes, se comprobó que denosumab, comparado con ácido zoledrónico, redujo el riesgo hasta el primer ERE en un 18%.

Por su parte, el Dr. Thomas Brodowicz, de la Universidad Médica de Viena, se refirió a la frecuencia de ERE en los distintos tipos de tumores. A los 24 meses presentan un evento óseo el 68% de las pacientes con cáncer de mama con metástasis en el hueso, el 49% de los afectados por cáncer de próstata, el 51% de los enfermos con mieloma múltiple y el 48% de los diagnosticados de otros tumores sólidos. Destacó que las fracturas patológicas y la necesidad de radioterapia son muy frecuentes en pacientes con cáncer de próstata o mama que no reciben tratamiento y que la aparición de un primer evento óseo incrementa el riesgo de ERE subsiguientes.

El Dr. Brodowicz también se refirió a la extensión de dos años de los estudios pivotales que compararon denosumab frente a ácido zoledrónico. En el estudio centrado en cáncer de próstata, el anticuerpo monoclonal retrasó en 8,2 meses (reducción del riesgo del 17%) el tiempo hasta la aparición de un primer ERE.

Además, la extensión de dos años confirma los datos de seguridad observados en los estudios pivotales en pacientes que comenzaron a recibir el fármaco hace 5,6 años.

Tumor de células gigantes del hueso

Entre los nuevos datos presentados en el Congreso de la ESMO en relación con denosumab cabe citar también la investigación del empleo de este fármaco en tumores de células gigantes del hueso que, tal como explicó el Dr. Tom Lillie, son benignos, pero localmente agresivos y causan una importante morbilidad. En Viena se ha presentado un estudio de fase II en el que se observó una respuesta radiológica parcial o total al tratamiento en el 72% de los pacientes que recibieron el fármaco. Esta investigación concluye que el anticuerpo monoclonal es bien tolerado por los pacientes con este tipo de tumor, que reduce la necesidad de cirugía y que proporciona una respuesta radiológica objetiva duradera en la mayoría de pacientes. Por este motivo, el fármaco se sigue estudiando como tratamiento potencial del tumor de células gigantes del hueso.

Noticias relacionadas

02 Oct 2012 - Actualidad

Prevenir los eventos relacionados con el esqueleto en pacientes oncológicos con metástasis óseas puede ahorrar el uso de recursos sanitarios

Un estudio presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica, que se celebra en Viena, ha evaluado el impacto que tienen los eventos óseos en Europa y Estados Unidos.

07 Feb 2012 - Actualidad

Denosumab previene las metástasis óseas en los pacientes con cáncer de próstata que mayor riesgo tienen de desarrollarlas

Nuevos datos del estudio ‘147 presentados en San Francisco muestran que el anticuerpo monoclonal de Amgen es más efectivo entre los pacientes que presentan un menor tiempo de duplicación del PSA.

28 Sep 2011 - Actualidad

Denosumab puede retrasar la aparición de metástasis óseas en pacientes con cáncer

Un estudio presentado en el Congreso Europeo Multidisciplinar del Cáncer en Estocolmo constituye la primera evidencia de que este anticuerpo monoclonal podría prevenir estas metástasis, además de sus complicaciones.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?