Lunes, 15 de Abril del 2024

Últimas noticias

ARTERIOESCLEROSIS

Piden más contundencia en el tratamiento de la dislipemia en mujeres

JANO.es · 01 marzo 2012

Los niveles elevados de colesterol siguen constituyendo el principal factor de riesgo de enfermedad cardiovascular en la mujer, por lo que los especialistas reclaman que el abordaje sea intensivo.

Los objetivos terapéuticos en la prevención de las enfermedades cardiovasculares y, en concreto, de la dislipemia, deben ser más rigurosos que los que se establecían hasta ahora e iguales tanto en hombres como en mujeres. Ésta es una de las conclusiones de los expertos reunidos por AstraZeneca en la mesa sobre 'Aplicaciones prácticas de las guías de dislipemia y riesgo cardiovascular en la mujer', incluido en el 12º Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer, que se celebra en Madrid hasta el 2 de marzo. Los especialistas han destacado que el tratamiento de base son las estatinas, que además de disminuir el nivel de colesterol, también reducen la morbimortalidad de los pacientes.
"La enfermedad cardiovascular producida por la arterioesclerosis (acumulación de colesterol o triglicéridos en la pared arterial) es la primera causa de muerte prematura en España y, además, va a seguir siéndolo en los próximos años, ya que el número total de fallecimientos por esta causa superará al de neoplasias, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedad de Alzheimer juntas”, ha explicado la Dra. Joima Panisello, directora general de la Fundación para el Fomento de la Salud (FUFOSA). "Algo que no hemos interiorizado lo suficiente", añade la Dra. Panisello, "es que las enfermedades del corazón también son la primera causa de muerte en las mujeres". No en vano, según los últimos datos de que se disponen, en España se producen más de 125.000 muertes cada año por enfermedades cardiovasculares, es decir, el 34% de todas las defunciones (lo que supone el 30% del total en varones y el 39% en mujeres).
Por ello, los especialistas piden un mayor control de la enfermedad cardiovascular en las mujeres. “La idea de que la mujer estaba protegida por la función ovárica –señala esta especialista- nos ha llevado a ser un poco tibios en cuanto al abordaje del riesgo cardiovascular en la mujer y, por eso, de alguna forma tenemos que recuperar ahora el tiempo perdido”.
Diferencias por sexos
La enfermedad de base en las enfermedades cardiovasculares, tanto en mujeres como en hombres, es la misma, la arterioesclerosis, aunque la aparición en las mujeres se retrasa casi una década respecto a la edad en la que suele darse en los varones y evoluciona de una forma distinta. La placa de la mujer tiende a erosionarse, mientras que la placa del hombre tiende a fracturarse. Esto hace que muchas veces la clínica y la sintomatología de la mujer sea distinta, retrasándose el diagnóstico e incluso la utilización de recursos sanitarios. Además, aunque los principios de valoración del riesgo y el manejo sean iguales para los dos sexos, hay que hacer énfasis en los factores de riesgo propios de la mujer, como la diabetes –que en las mujeres multiplica el riesgo de ECV por cinco y en los hombres por tres-, el tabaquismo, el sobrepeso y el uso de anticonceptivos orales.
Con todo, la Dra. Panisello advierte del riesgo que conlleva concluir, de forma simplista, que las mujeres tienen más riesgo cardiovascular que los hombres. "Es cierto", aduce, "que la reducción de las muertes por enfermedad cardiovascular en los últimos años ha sido mayor en los varones, y que la incidencia de estas patologías ha aumentando entre las mujeres. Pero esto se presta a malas interpretaciones y no queremos enviar un mensaje que haga que los hombres se relajen. Lo que sí está claro es que la atención especial que hemos tenido con los varones, al presentarse en ellos la enfermedad cardiovascular una década antes que en la mujer, tal vez nos ha llevado a no prestarles a ellas la debida atención”.
Por ello, explica la Dra. Panisello, “hay que prevenir a la mujer y decirle que tome las medidas necesarias para evaluar su salud cardiovascular y, en el caso de que tenga algún factor de riesgo, poner los medios higiénico-dietéticos correspondientes y, si su médico así lo indica, establecer también un tratamiento farmacológico para disminuir su riesgo cardiovascular”.
Objetivos en el manejo y tratamiento de las dislipemias en mujeres
A finales de 2011 apareció la guía de práctica clínica sobre el manejo de las dislipemias, elaborada conjuntamente por la European Atherosclerosis Society (EAS) y la European Society of Cardiology, y que vino a actualizar las directrices europeas para el tratamiento de las dislipemias.
En primer lugar, explica la Dra. Panisello, “los objetivos terapéuticos en prevención secundaria deben ser más rigurosos que los que veníamos estableciendo e iguales tanto para la población femenina como para la masculina, de forma que los pacientes con riesgo muy alto deben alcanzar un nivel de colesterol LDL inferior a 70 mg/dl. o, si ello no fuera posible, conseguir una reducción del 50% de las cifras iniciales". Es importante remarcar que entre los pacientes denominados de alto riesgo se encuentran fundamentalmente los pacientes coronarios y también los afectados de diabetes mellitus tipo 2.
Según los expertos, el tratamiento de elección esencial en la prevención cardiovascular son las estatinas, por lo que se recomienda alcanzar las dosis máximas que sean toleradas por el paciente y dejar los tratamientos combinados para cuando no sea posible alcanzar los objetivos con ellas. “Contamos con estatinas de elevada potencia con las que podemos conseguir reducciones que, como mínimo, deben ser de un 35% en los niveles iniciales de colesterol LDL, pero lo ideal en pacientes de alto riesgo es que sean iguales o superiores al 50%. Un ejemplo de ello es rosuvastatina, que de las dos últimas estatinas disponibles es la que tiene más potencia de acción y nos ofrece un control y reducción del LDL excelente, con una presencia mínima de efectos secundarios. Por tanto, la rosuvastatina es una muy buena opción terapéutica”, concluye la Dra. Panisello.
El tratamiento con estatinas está recomendado para la prevención secundaria en mujeres con las mismas indicaciones y objetivos que en los varones y en prevención primaria de la enfermedad coronaria en mujeres de alto riesgo. Como última novedad, las nuevas guías de práctica clínica en dislipemias reflejan que no debe administrarse tratamiento hipolipemiante cuando se planifique un embarazo, durante el mismo o a lo largo de la lactancia.  

Noticias relacionadas

11 Jan 2012 - Actualidad

Relacionan el uso de estatinas con un mayor riesgo de diabetes en mujeres de mediana edad

Un estudio de más de 150.000 historiales de mujeres entre 50 y 80 años concluye que las que utilizaban este medicamento eran casi un 50% más propensas a padecer la enfermedad.

15 Dec 2011 - Actualidad

Las estatinas reducen el riesgo de muerte en pacientes de gripe

Un estudio a partir de los datos de más de 3.000 pacientes concluye que este fármaco, utilizado habitualmente para regular el colesterol, podría servir como complemento a la vacunación anual contra la gripe.

13 Dec 2011 - Actualidad

Identifican un biomarcador que señala a los pacientes con IC que pueden beneficiarse de la terapia con estatinas

Un estudio muestra que los individuos con insuficiencia cardíaca que presentan valores elevados del antígeno carbohidrato 125 responden favorablemente a este tratamiento.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?