Viernes, 09 de Diciembre del 2022

Últimas noticias

ONCOLOGÍA

Recomiendan los fentanilos rápidos frente a la morfina en dolor irruptivo oncológico

JANO.es · 08 julio 2013

Los pacientes padecen una media de 4 episodios al día, con una duración media de 30 minutos, aunque puede llegar a una hora.

Más de un centenar de especialistas de áreas como Cuidados Paliativos, Oncología Médica, Oncología Radioterápica y Unidades de Dolor han asistido al Foro Teva en Dolor Irruptivo Oncológico, celebrado en Málaga. En esta reunión, coordinada por el Dr. Manuel J. Rodríguez, de la Unidad del Dolor del Hospital Carlos Haya de Málaga, los expertos han insistido en la importancia de establecer el diagnóstico correcto del DIO para instaurar el tratamiento adecuado y, para ello, lo primero es saber reconocerlo.

"El principal problema es que el DIO no se diagnostica adecuadamente y, en consecuencia, no se maneja bien", ha indicado el Dr. Luis Miguel Torres, del Hospital Puerta del Mar, de Cádiz. El Dr. Núñez Olarte ha explicado que se trata de una exacerbación transitoria del dolor que puede suceder de forma espontánea o idiopática o por un agente que lo precipite (incidental). Se caracteriza por ser un dolor frecuente, agudo, breve, moderado a intenso. Los pacientes padecen una media de 4 episodios al día, con una duración media de 30 minutos, aunque puede llegar a una hora.

"Más de la mitad de los enfermos no toma ninguna medicación de rescate porque saben que si se están quietos, el dolor pasará", ha indicado el especialista. Sin embargo, como ha recordado la Dra. Yolanda Escobar, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón, "está demostrado que el DIO disminuye la calidad de vida de los pacientes, por lo que hay que tratarlo y controlarlo desde el momento en que se sospecha. Además, cuando no se controla de forma correcta hay un mayor consumo de recursos sanitarios".

El punto de corte para indicar el empleo de fármacos de rescate es un dolor de intensidad igual o superior a 7 (en una escala de 1 a 10), que impide al paciente dormir o desarrollar sus actividades. El objetivo no es eliminar completamente el dolor, sino "reducirlo a un valor de 3,5 que es suficiente para que el enfermo se sienta aliviado".

Los especialistas han señalado que los fentanilos rápidos son la mejor opción para el DIO y son seguros y eficaces (siempre y cuando estén bien indicados). Así, "no se deben utilizar en individuos vírgenes de opioides, ni para dolor agudo. Tampoco hay que intercambiar un fentanilo rápido por otro, porque no son equivalentes", ha apuntado el Dr. Núñez Olarte, que ha rechazado el empleo de morfina oral en el DIO.

La Dra. Escobar, que en su ponencia ha detallado las Recomendaciones de Consenso elaboradas por miembros de las diferentes sociedades científicas involucradas en el manejo del dolor (Sociedad Española de Cuidados Paliativos, Sociedad Española de Dolor, Sociedad Española de Oncología Radioterápica y Sociedad Española de Oncología Médica), ha hecho hincapié en que "el tratamiento del DIO es independiente del tratamiento del dolor de base y debe englobar todas las medidas que sean necesarias".

En opinión del Dr. Ramón Navarro, del Hospital Pare Jofré, de Valencia; "el fentanilo es el principio activo que más se ajusta a las necesidades analgésicas del DIO por su elevada potencia analgésica y rápida acción".

Opciones terapéuticas efectivas

Para los expertos, los fentanilos rápidos, en cualquier vía de administración, representan la mejor opción terapéutica para el manejo del DIO "debido a sus características farmacocinéticas y al rápido inicio de acción", ha subrayado el Dr. Jorge Contreras, del Hospital Carlos Haya, de Málaga.

La farmacóloga Dra. Mona Darwish, de Pennsylvania (EE.UU.), ha abordado las características farmacológicas del fentanilo y ha recordado que es una molécula altamente lipofílica, por lo que atraviesa rápidamente las membranas celulares y se distribuye en el SNC. Estas características hacen que su efecto sea rápido y que su potencia supere a la de la morfina (100 veces más potente).

En el Documento de Consenso se recomienda reevaluar al paciente a las 72 horas desde el inicio del tratamiento con estos fármacos y apuntar en la historia clínica la respuesta obtenida. "El mal control del DIO es causa de insatisfacción terapéutica general y, por ello, es muy importante que todo conste en la historia clínica, que el personal sanitario realice un estrecho seguimiento del paciente y creo que sería muy positivo que se implicaran también los profesionales de Atención Primaria", ha comentado la Dra. Escobar.

La Dra. Ana Mañas, del Hospital La Paz, de Madrid, ha insistido en seguir las recomendaciones del Documento de Consenso, y ha recordado que "el dolor es una de las principales causas por las que se acude a los servicios de urgencias de los hospitales". La Dra. Nuria Calvo, del Hospital San Pau, de Barcelona, ha expuesto cómo se ha manejado el dolor en tres pacientes con procesos oncológicos avanzados y ha comentado que "el dolor físico marca, a menudo, el principio y el final de nuestra existencia".

Durante el encuentro se han producido diversos debates, en los que los asistentes han participado activamente. El interés que ha suscitado la jornada y las consecuencias terapéuticas que puedan derivarse de la inminente publicación de un gran estudio europeo sobre DIO (realizado en más de mil pacientes de 13 países, en el que ha participado España), así como los interrogantes que quedaron en el aire dejaron la puerta abierta a nuevos encuentros científicos sobre esta entidad de incidencia e interés creciente.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?