Martes, 27 de Febrero del 2024

Últimas noticias

'CARPE DÍEM'

Seis sociedades ponen en marcha un programa para fomentar la detección temprana de la EPOC en las empresas

Carla Nieto. Madrid · 18 diciembre 2013

Cada trabajador fumador cuesta una media de 2.000 euros a su empresa, de los que 1.500 euros corresponden a ausencias para fumar y 500 a bajas por enfermedad, según datos de la Asociación Nacional de Medicina del Trabajo en el Ámbito Sanitario.

Detectar de forma precoz los casos de EPOC entre la población activa y seguir la evolución de aquellos que ya están diagnosticados es el principal objetivo del programa CARPE DIEM (Campaña de Actuación y Registro Precoz de la EPOC Dirigida a Empresas), que acaban de poner en marcha de forma conjunta médicos del trabajo y neumólogos, con el apoyo de Menarini España.

Para el doctor Antonio Iniesta, presidente de la Asociación Española de Medicina y Seguridad del Trabajo (AEEMT), “este proyecto supone una excelente oportunidad para poner de manifiesto algo por lo que venimos luchando durante los últimos años: la interconexión entre las distintas especialidades en el abordaje de la EPOC. Desde la Asociación entendemos que el trabajador es una persona y, como tal, debe recibir un tratamiento integral de este problema. Teniendo en cuenta los elevados costes que implica la EPOC para el sistema (genera el 35% de las incapacidades laborales, produce unas 18.000 muertes anuales y supone un coste de 528 millones de euros al año), la puesta en marcha de este proyecto está más que justificada”.

La doctora Piedad del Amo, presidenta de la Asociación Nacional de Medicina del Trabajo en el Ámbito Sanitario (ANMTAS), explicó las principales pautas de este programa: “Nos hemos basado en la capacidad que tenemos los médicos del trabajo para detectar los síntomas antes de que se desarrolle la EPOC. El protocolo incluye a pacientes de 35-40 años, con sintomatología de disnea, tos y expectoración, a los que se realiza una espirometría tras la cual se establecen los criterios de derivación, se determinan las pruebas complementarias a realizar y se perfilan las estrategias de puesta en contacto con el neumólogo. Además del diagnóstico precoz, este programa nos permitirá hacer un seguimiento de los pacientes ya diagnosticados y también llevar a cabo intervenciones dirigidas a la prevención. En la práctica, la metodología es muy fácil de realizar, y para los médicos de empresa no nos supone mucho más de lo que venimos haciendo hasta ahora en las consultas este sentido. Además, supone una inversión muy pequeña para los grandes beneficios que se pueden obtener. Hay que facilitar desde la Administración que se lleven a cabo estrategias de este tipo dentro de los Servicios de Prevención”.

En este sentido, la presidenta de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), la doctora Pilar de Lucas, comentó que este tipo de iniciativas están recomendadas en las guías oficiales, “pero este programa podría encajar perfectamente dentro de la Estrategia Nacional de la EPOC, algo que de momento no se ha hecho”.

Para la puesta en marcha de CARPE DIEM se han llevado a cabo reuniones de formación en 27 ciudades de todo el territorio nacional en las que han participado más de 500 médicos de empresa, que han recibido información actualizada y documentación sobre el diagnóstico y tratamiento de la EPOC y el tabaquismo y un protocolo asistencial para implantar el programa en su centro de trabajo.

En opinión del doctor Bernardino Alcázar, coordinador del Área de EPOC de SEPAR, “este programa permitirá además obtener datos que nos permitan definir un perfil de la EPOC en el ámbito laboral, así como mejorar la formación de estos especialistas en la enfermedad y en la realización de la espirometría, una prueba fundamental teniendo en cuenta el elevado infradiagnóstico de esta enfermedad: sólo 1 de cada 4 pacientes está diagnosticado”. Para el doctor Alcázar, este infradiagnóstico se asocia sobre todo a pacientes jóvenes, mujeres y aquellos con síntomas no incapacitantes.

Los expertos participantes en la presentación de este programa insistieron en la necesidad de adoptar medidas para combatir el tabaquismo. “Sin tabaco difícilmente existiría la EPOC y, de hecho, el tratamiento estándar de esta enfermedad pasa por el abandono del tabaquismo, porque es la medida que ha demostrado ser la más eficaz para frenar el deterioro de los pacientes y la caída de la función pulmonar. No hay que olvidar que los fumadores que desarrollan EPOC tienen un perfil muy peculiar, comienzan a fumar a edades tempranas y presentan un elevado grado de dependencia, de ahí que tengan un seguimiento difícil. A ello hay que unir que los comienzos de la EPOC son muy insidiosos y generalmente el paciente no se percata de los síntomas, y también la gran comorbilidad que tiene esta enfermedad, de ahí la gran importancia de llevar a cabo un diagnóstico precoz, tanto para el abordaje de la EPOC como para la optimización de los recursos sanitarios”.

Noticias relacionadas

02 Dec 2013 - Actualidad

Demuestran que los pacientes con EPOC presentan un riesgo cardiovascular "muy elevado"

Identifica 79 comorbilidades diferentes asociadas a la patología.

27 Nov 2013 - Actualidad

Lucha contra el tabaquismo y diagnóstico temprano, ejes del plan de la sanidad madrileña para controlar la EPOC

Esta enfermedad afecta al 10,2% de la población española de entre 40 y 80 años, y se calcula que en la Comunidad de Madrid hay alrededor de 300.000 pacientes, de los cuales sólo estarían diagnosticados el 30%.

25 Nov 2013 - Actualidad

Los expertos insisten en la necesidad de que se realicen un mayor número de espirometrías

La EPOC afecta en España a un 10,2% de la población de entre 40 y 80 años, y alrededor de tres de cada cuatro pacientes están sin diagnosticar.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?