Domingo, 28 de Noviembre del 2021

Últimas noticias

TRAUMATOLOGÍA

Tratamientos percutáneos para el dolor de espalda por patología discal

JANO.es y agencias · 03 noviembre 2008

Según el especialista Fernando Marín, siempre que estén indicados, estos tratamientos solucionan el 85% de los casos

Los tratamientos percutáneos, siempre que estén indicados, solucionan el 85% de los dolores de espalda producidos por una patología discal, según explica el responsable de la Unidad de Tratamiento Percutáneo de la Hernia Discal del Sanatorio Nuestra Señora del Rosario de Madrid, el Dr. Fernando Marín.

Las patologías discales son un trastorno muy frecuente, sobre todo a nivel lumbar, y causa principal de las bajas por enfermedad y de jubilaciones anticipadas. "Las hernias son muy frecuentes, y, por este motivo, los especialistas llevan años buscando técnicas que sirvan para remitir esta patología", indica el experto. Así, hace décadas apareció la cirugía abierta "aunque, como era un poco cruenta y tenía algunas complicaciones, se hizo conveniente buscar otras técnicas". Las primeras técnicas percutáneas, hace más de 20 años, tenían algún inconveniente o poca eficacia, sin embargo a comienzos del presente siglo aparecieron nuevas técnicas que han obtenidos buenos resultados.

Es el caso de la discolisis con ozono, procedimiento muy extendido en Italia, Alemania, Austria y cada vez más en España, que es una inyección de una cantidad determinada de ozono medicinal en el disco a través de una fina aguja, con control radiológico. Actúa a nivel del núcleo pulposo y de la raíz nerviosa gracias a su alta difusión y está indicada tanto en las hernias contenidas como las extruidas, de localización cervical, dorsal o lumbar. Por otra parte, la nucleoplastia por radiofrecuencia que es un tratamiento alternativo a la cirugía o al uso del ozono sobre todo para hernias contenidas, que son aquéllas que no han sobrepasado el anillo fibroso del disco. Es el sistema idóneo en hernias cervicales o lumbares de personas con discos jóvenes.

Las ventajas de estas técnicas, explica el Dr. Marín, se encuentran en que son indoloras y ambulatorias. "Son tratamientos únicos que sólo se dan una vez, aunque en ocasiones, después de practicar la discolisis si se tienen contracturas musculares es conveniente aplicar ozono a dosis bajas a nivel intramuscular", concreta. "Además, la mejoría suele ser inmediata pero además, tanto en el caso del ozono como de la nucleoplastia, puede estar dando buenos resultados durante una tres o cuatro semanas, que es el tiempo máximo a partir del cual ya no es frecuente que ocurran mejorías espectaculares. Este tipo de tratamiento está recomendado en gran parte de las patologías discales, "salvo en aquellos casos en los que hay déficit neurológico; pero son la minoría, un 10-20%".

Asimismo, pueden ayudar a tratar aquellos dolores de espalda producidos por dolores radiculares, cuando la causa es desconocida, o padece artrosis. Aunque, en estos casos se aplica la radiofrecuencia pulsada, que es otra de las técnicas utilizadas y que "consiste fundamentalmente en interrumpir la conducción del dolor desarrollado en un punto del trayecto del nervio dorsal, que rodea la articulación, a través de un pequeño electrodo introducido bajo anestesia local".

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?