Sábado, 28 de Mayo del 2022

Últimas noticias

ONCOLOGÍA

Un 36% de las pacientes que reciben medicación contra la recaída de cáncer de mama abandona el tratamiento

JANO.es · 12 diciembre 2011

Una investigación revela que existe una brecha entre lo que las mujeres dicen a sus médicos respecto a los efectos secundarios de la terapia y lo que realmente experimentan.

Una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Northwestern, en Estados Unidos, acaba de revelar que existe una brecha entre lo que las mujeres dicen a sus médicos respecto a los efectos secundarios del tratamiento para evitar la recaída del cáncer de mama sensible al estrógeno  y lo que realmente experimentan.
"Los médicos subestiman de forma constante los efectos secundarios asociados a este tratamiento", afirma la investigadora principal, Lynne Wagner, profesora en la Universidad de Northwestern, quien añade: " Las pacientes, que no quieren quejarse demasiado ni que su médico interrumpa el tratamiento, no suelen informar adecuadamente sobre los efectos secundarios que sufren, así que nadie sabía, hasta ahora, lo mal que lo pasan realmente".
Los síntomas más comunes son el dolor en las articulaciones, los sofocos, la disminución de la libido, el aumento de peso, la sensación de hinchazón, la sensibilidad del pecho, los cambios de humor, la irritabilidad y las náuseas.
Los fármacos, inhibidores de la aromatasa, detienen la producción de estrógeno en mujeres posmenopáusicas (en las que las células cancerosas del pecho son estimuladas por los estrógenos). Alrededor de dos tercios de los cánceres de mama son sensibles al estrógeno, y los inhibidores de la aromatasa reducen la recurrencia del cáncer en las mujeres posmenopáusicas.
Las mujeres con mayor riesgo de abandonar la medicación antes del período recomendado de cinco años son las que todavía están sufriendo los efectos residuales secundarios de la quimioterapia o radioterapia reciente cuando inician el tratamiento de la aromatasa. Por otro lado, las mujeres que se sometieron a cirugía para el cáncer de mama, pero no a quimioterapia o radioterapia, eran menos proclives a abandonar el tratamiento.
"Cuanto peor lo estaban pasando estas mujeres antes de empezar el tratamiento, más propensas eran a abandonarlo", afirma Wagner, y añade que "tras un tratamiento con quimioterapia o radioterapia, las pacientes tienen que enfrentarse a cinco años más de otro medicamento que seguirá haciéndolas sentir mal, y muchas piensan que ya han perdido el tiempo suficiente con el cáncer y deciden que ya han alcanzado su umbral de malestar".

Noticias relacionadas

12 Dec 2011 - Actualidad

La radioterapia en cirugías conservadoras del cáncer de mama reduce el riesgo de recaída

Un estudio muestra que la radiación después de la cirugía reduce el riesgo de recurrencia a la mitad de los casos y la tasa de mortalidad a aproximadamente una sexta parte en comparación con las mujeres que se sometieron sólo a cirugía.

09 Dec 2011 - Actualidad

Un fármaco experimental logra frenar el cáncer de mama más de año y medio

La terapia con pertuzumab, de Roche, posibilita que las mujeres afectadas por la variante HER2 de este tumor vivan libres de enfermedad una media de 18,5 meses, seis más que lo que consigue el tratamiento estándar.

25 Nov 2011 - Actualidad

Identifican una proteína que puede actuar como diana terapéutica para tratar el cáncer de mama

Se trata de PTPepsilon, una fosfatasa con actividad prooncológica cuya función depende de la actividad del receptor de EGF.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?