Miércoles, 05 de Agosto del 2020

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'NEURON'

Las neuronas que controlan el hambre están reguladas por una proteína que se activa al ayunar

JANO.es · 08 julio 2016

Un estudio muestra que los elevados niveles de actividad de dicha proteína activan significativamente las neuronas AgRP, provocando una mayor ingesta de alimentos.

Un estudio de las Universidades de Tufts y Harvard y el Beth Israel Deaconess Medical Center, Estados Unidos, ha revelado como las neuronas que controlan la sensación de hambre en el cerebro están reguladas por una proteína, la AMPK, que se activa durante el ayuno.

En un trabajo en ratones, cuyos resultados publica Neuron, vieron que los elevados niveles de actividad de dicha proteína aumentan también la activación de las neuronas AgRP o neuronas del hambre, provocando una mayor ingesta de alimentos y, con ello, un incremento de peso y de masa corporal.

Asimismo, el bloqueo de la actividad de la proteína AMPK en ratones dio lugar a una reducción del hambre y de las neuronas AgRP, incluso después del ayuno. Una relación que, según han visto, parece alterar la capacidad de estas neuronas de formar nuevas sinapsis o conexiones con otras neuronas.

Este hallazgo de los mecanismos biológicos que regulan los hábitos de alimentación podrían servir como un potencial modelo para estudiar algunos trastornos como la obesidad o la anorexia, ha reconocido Dong Kong, profesor de Neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts que ha participado en el estudio.

Situadas en el hipotálamo, las neuronas AgRP parecen jugar un papel clave en la alimentación y los análisis realizados han demostrado como cuando hay un exceso de activación estas células los ratones siguen comiendo incluso pese a estar saciados. Y cuando se bloquea su actividad, dejan de comer.

Aunque se sabe que en su activación intervienen la sensación de ayuno y la hormona grelina, producida por el estómago vacío e inhibida por la hormona leptina (producida por células grasas), todavía se sabe poco sobre los mecanismos biológicos subyacentes.

Por ello, Kong y su equipo se centraron en las proteínas AMPK al funcionar como sensor metabólico en la regulación de la energía que se puede encontrar en la mayoría de las células, que además se activan por el ayuno y la grelina.

Alterar la actividad sin 'tocar' otras células

Sin embargo, su papel en las neuronas no estaba del todo claro y por ello los investigadores utilizaron diferentes herramientas genéticas para evaluar la actividad de la AMPK en ratones manipulando sólo la señalización de las neuronas AgRP, sin alterar otro tipo de células.

Así, vieron que la actividad de la AMPK en las neuronas AgRP fue más del doble en los roedores en ayunas, en comparación con los animales que ya estaban saciados. A continuación, diseñaron ratones con la proteína AMPK activado continuamente, lo que causó un aumento de las neuronas AgRP y una mayor ingesta de alimentos, mientras que su bloqueo produjo el efecto contrario con una menor actividad neuronal.

"Hemos encontrado previamente que el ayuno puede guiar la alimentación con un aumento de la formación de sinapsis y disparando la actividad en las neuronas AgRP, y ahora hemos demostrado que la AMPK es a la vez necesaria y suficiente para que esto ocurra", ha explicado Kong.

Los autores reconocen que todavía es pronto para que estas proteínas puedan convertirse en una posible diana terapéutica ya que están presentes en todas las células del organismo, pero el conocimiento de los mecanismos biológicos implicados será clave para identificar otros objetivos específicos a los que dirigirse.

Noticias relacionadas

01 Mar 2016 - Actualidad

La privación de sueño aumenta el hambre y la elección de alimentos poco saludables

Un estudio muestra que los individuos con pérdida de sueño tienden a ser incapaces de resistirse a lo que los investigadores llaman 'premios de aperitivos altamente apetecibles', es decir, galletas, dulces y patatas fritas.

08 Jan 2016 - Actualidad

Masticar 30 segundos antes del siguiente bocado evita comer en exceso y combate el sobrepeso

Un estudio analiza el efecto de reducir al mínimo la cantidad de alimentos que los niños comen antes de que el estómago informe al cerebro de que ya tiene más hambre.

30 Jan 2013 - Actualidad

Las raciones pequeñas satisfacen el hambre tanto como las copiosas

Proporcionan sensaciones similares de recompensa, según un estudio estadounidense.

Copyright © 2020 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?