Sábado, 08 de Mayo del 2021

Últimas noticias

UROLOGÍA PEDIÁTRICA

La ecografía permite detectar más del 90% de las patologías urológicas a partir de los 3 meses de embarazo

JANO.es · 20 noviembre 2012

La falta de descenso testicular, el hipospadias y las infecciones urinarias son las enfermedades urológicas más frecuentes en la población infantil.

Aunque son muchas las patologías urológicas pediátricas, también son múltiples y variadas las posibilidades de tratamiento. “Tanto es así que a día de hoy las enfermedades urológicas en los niños se resuelven con éxito en la mayor parte de los casos”, asegura el doctor Jorge Caffaratti, coordinador del Grupo de Urología Pediátrica de la Asociación Española de Urología (AEU). Parte de este éxito se debe al diagnóstico prenatal mediante la ecografía, que permite a partir de los tres meses de embarazo detectar más del 90% de las futuras malformaciones urológicas, de manera que “esta herramienta de diagnóstico ha aumentado significativamente la detección de múltiples problemas antes de presentar síntomas”, indica este experto.

De hecho, el diagnóstico prenatal permite intervenir en el momento del nacimiento bien para solucionar el problema o bien decidir cuál es el mejor momento para iniciar un proceso diagnóstico. “Además -añade-, incluso este diagnóstico puede ser motivo de una interrupción legal del embarazo o puede permitir actuar de forma prenatal, aunque todavía en la mayor parte de anomalías urológicas la rentabilidad del tratamiento prenatal está en duda. Hacen falta más estudios a largo plazo para saber si existe un beneficio real, ya que puede tener riesgos tanto para el feto como para la madre”.

Entre el 2-3% de los niños padece algún problema urológico y en la mayoría de los casos son varones. “Esta circunstancia se debe a que, en general, hay más patologías urológicas propias del sexo masculino que del femenino”, comenta el doctor Caffaratti.

Las peneanas (hipospadias) y las que afectan al testículo (criptorquidias o falta de descenso testicular) son las malformaciones urológicas más frecuentes en niños, sobre todo en la infancia, seguidas de otras patologías como las infecciones urinarias y la incontinencia de orina. En el caso de la falta de descenso de uno o ambos testículos a la bolsa escrotal, que padece un 3% de los niños recién nacidos, se resuelve quirúrgicamente. “Una cirugía que es mejor realizar antes de los dos años de edad para evitar problemas posteriores de fertilidad”, advierte este experto.

También es bastante frecuente el hipospadias. Un defecto congénito del pene, con el que nace uno de cada 300 niños, y que se debe a un desarrollo incompleto de la uretra, los cuerpos cavernosos y el prepucio. “El orificio uretral, por donde se expulsa la orina, en vez de estar situado en la punta del pene se encuentra más abajo”, explica el doctor Caffaratti. “Una alteración -continúa- que impide una correcta micción y que si no se corrige puede impedir mantener relaciones sexuales normales en la edad adulta. Por tanto, para evitar los posibles efectos psicológicos y otras consecuencias es recomendable operar al niño antes de los dos años”. Para ello existen hoy en día más de 250 técnicas diferentes aunque, como subraya el doctor, “el urólogo infantil tiene que manejar al menos entre cinco y diez opciones de tratamiento para poder decidir cual es la más apropiada en cada caso”.

Infección de orina e incontinencia, patologías asociadas

La infección de orina afecta a un 4% de los niños en edad escolar, siendo más común en los varones antes del año de edad, mientras que las niñas son más propensas a padecerla a partir de los dos años. Es el cuadro clínico más frecuente que acompaña a las patologías urológicas en la infancia. De hecho, como indica el doctor Caffaratti, “aproximadamente la mitad de las infecciones urinarias en niños están asociadas al reflujo vésico-ureteral, que es una enfermedad urológica que consiste en el desplazamiento ascendente de la orina desde la vejiga a los riñones”. En cualquier caso, la infección de orina también puede ser un cuadro aislado, aconsejándose una higiene adecuada de los genitales y diversos tratamientos según la gravedad. Es aconsejable consultar con un urólogo pediátrico.

Asimismo, la incontinencia urinaria es un síntoma que se asocia con alteraciones funcionales y/o anatómicas del aparato urinario. Es sobre todo frecuente la enuresis nocturna, es decir, los escapes involuntarios de orina durante el sueño. “Este síntoma es cuatro veces más frecuente en niños en los que el padre o la madre tuvieron este trastorno, mientras que si lo padecieron los dos progenitores la probabilidad asciende a un 70%”, como afirma el experto. Según el mismo, “es un problema frecuente que requiere un abordaje individualizado”. Sólo uno de cada 100 niños con este problema alcanza los 15 años sin haberlo resuelto.

Noticias relacionadas

20 Jan 2011 - Actualidad

No existe relación entre la hipospadias y los desinfectantes del agua corriente consumida por embarazadas

Un estudio publicado en 'Pediatrics' mantiene la defensa del consumo abundante de agua entre las mujeres gestantes.

21 Nov 2008 - Actualidad

Laca para el pelo asociada a una anomalía genital congénita

Las gestantes expuestas en su lugar de trabajo a los ftalatos que contiene este producto presentan mayor riesgo de que su hijo nazca con hipospadias

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?