Sábado, 08 de Mayo del 2021

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

Trabajar más de 55 horas semanales duplica las probabilidades de reinfarto

JACC · 05 abril 2021

Entre los pacientes que se reincorporan al trabajo después de un infarto de miocardio, aquellos que trabajan más de 55 horas semanales, en comparación con los que tienen un trabajo medio a tiempo completo de 35 a 40 horas semanales, duplican sus probabilidades de sufrir un segundo infarto, según un estudio de cohorte prospectivo publicado en el Journal of the American College of Cardiology.

Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estiman que uno de cada cinco trabajadores de todo el mundo trabaja más de 48 horas a la semana. Estudios anteriores han encontrado una asociación entre trabajar muchas horas y un mayor riesgo de cardiopatía isquémica e ictus. Este es el primer estudio de este tipo que examina el efecto de las largas jornadas laborales y el riesgo de un segundo evento cardiovascular entre los pacientes que vuelven a trabajar tras un primer infarto.

"El estudio de las largas jornadas laborales y los factores de estrés en el trabajo sirvió para determinar el grado de hostilidad del entorno laboral y el grado de estrés potencial que podía sufrir un participante -afirma Xavier Trudel, investigador del Centro de Investigación del CHU de Québec-Université Laval (Canadá) y autor principal del estudio-. Una vez que se introducen ambos factores, aumenta notablemente el riesgo de que se produzcan eventos recurrentes de enfermedad coronaria".

El estudio reclutó a 967 pacientes de 30 hospitales canadienses entre 1995 y 1997. Los pacientes tenían antecedentes de infarto de miocardio, eran menores de 60 años, tenían un trabajo remunerado en el año anterior a su infarto y tenían previsto volver a trabajar.

A lo largo de los 6 años siguientes se realizaron entrevistas y cuestionarios de seguimiento para evaluar las tasas de reingreso en el hospital, los episodios de cardiopatía coronaria y los factores de riesgo del estilo de vida, las exposiciones físicas o químicas en el trabajo (tabaquismo, productos químicos, contaminación, ruido, calor o frío excesivos y esfuerzo físico), el entorno laboral y el total de horas de trabajo semanales.

En función de sus horas de trabajo semanales totales, se clasificó a los participantes en cuatro categorías: 1) a tiempo parcial (21-34 horas/semana), 2) a tiempo completo (35-40 horas/semana), 3) con pocas horas extraordinarias (41-54 horas/semana), y 4) con horas extraordinarias medias/altas (>55 horas/semana).

Mediante un cuestionario de evaluación, los investigadores midieron los niveles de trabajo estresante a través de la tensión laboral. Si un participante tenía una alta exigencia psicológica en el trabajo (cantidad de trabajo, limitaciones de tiempo y nivel de esfuerzo intelectual requerido) y un bajo control de las decisiones (oportunidades de aprendizaje, autonomía y participación en el proceso de toma de decisiones), se clasificó como con tensión laboral. Además, se midió el apoyo social dentro y fuera del trabajo.

Durante el periodo de estudio, el 21,5 por ciento de los participantes experimentó un segundo infarto. Trabajar muchas horas se asoció a un riesgo aproximadamente del doble de sufrir un segundo infarto. Los hombres eran más propensos a trabajar horas extraordinarias medias/altas (el 10,7 por ciento de los hombres frente al 1,9 por ciento de las mujeres), así como los trabajadores más jóvenes.

Además, los que tenían peores factores de riesgo en su estilo de vida (tabaquismo, consumo de alcohol, inactividad física) y los que tenían un trabajo más estresante también eran más propensos a estar en la categoría de horas extraordinarias medias/altas.

"Para reducir el riesgo de recurrencia de la cardiopatía isquémica, en futuros estudios deberían evaluarse las intervenciones de prevención secundaria dirigidas a reducir el número de horas de trabajo -señala Trudel-. Las horas de trabajo prolongadas deberían evaluarse como parte del seguimiento clínico rutinario temprano y posterior para mejorar el pronóstico de los pacientes tras un infarto".

Referencia: J Am Coll Cardiol. 2021 Apr 6;77(13):1616-1625. doi: 10.1016/j.jacc.2021.02.012

Noticias relacionadas

16 Mar 2017 - Actualidad

Los pacientes infartados que dejan las estatinas tienen una tasa más elevada de reinfartos

Así se desprende de un estudio que incluyó a más de 105.000 pacientes de más de 65 años, y aquellos que no podían tolerar estos fármacos tenían hasta un 50% más de probabilidades de reinfarto.

28 May 2015 - Actualidad

Casi el 90% de los pacientes que pasan por rehabilitación tras infarto se reincorpora al trabajo

Expertos señalan la importancia de seguir estrategias terapéuticas para que los individuos afectados por una dolencia cardíaca retomen su vida cotidiana.

28 May 2014 - Actualidad

Tener depresión y no tratarla duplica la probabilidad de reinfarto

La FEC hace hincapié en la necesidad de tratar este trastorno en los pacientes que se han visto afectados por un episodio para así evitar que se produzca un segundo.

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?